Envuelve tus sándwiches, hamburguesas y patatas fritas de manera original

El empaquetado de sus sándwiches, hamburguesas y otros temtempiés no es solo una cuestión práctica. Es una vigorosa herramienta de marketing que le deja comunicar su negocio a bajo coste, y hay opciones de envases auténticos y editables que le asistirán a ganar visibilidad. Aquí tienes 5 ideas para envasar tus alimentos y recrear a tus clientes del servicio.

Si bien la calidad de los sándwiches y otros piscolabis que venda va a hacer indudablemente que sus clientes del servicio mucho más leales vuelvan, el envase que los circunda necesita una atención particular.

Es una manera de publicitar su marca, exponiendo el nombre de su compañía, un eslogan o un logo de manera directa en el envase. Hete aquí 5 ideas de envases prácticos y visualmente atractivos que le facilitarán marcar la diferencia de la rivalidad.

El anillo sandwich, práctico y ajustable

El anillo para bocadillos tiene múltiples virtudes: sosten el bocadillo firmemente a fin de que no se escape el relleno, el usuario puede sostener el bocadillo sin mancharse las manos colocándolas sobre el trozo de cartón, y puede usarse como reclamo promocional, si escoge poner en él su logo o el nombre de su compañía.

Es un envase atrayente, práctico y económico, perfecto para baguettes y bocadillos largos. Tiene el beneficio de ser ajustable para amoldarse a los distintos grosores de sus alimentos y está fabricado con cartón reciclable y compostable capaz para empleo alimenticio.

Su material sólido y permeable lo realiza bastante fuerte a los alimentos calientes y grasos, con lo que puede usarse tanto para bocadillos fríos para preparaciones calientes.

La caja para hamburguesas adaptada

Una aceptable hamburguesa, que no siempre se va a comer inmediatamente, debe preservarse en su envase. Para esto, lo destacado es emplear una hamburguesera fuerte que cierre bien.

No solo posibilita el transporte de la hamburguesa sin peligro de que se estropee por el sendero, sino además de esto la sostiene ardiente el suficiente tiempo para gozarla después.

Decantarse por una caja para hamburguesas personalizable le deja poner su marca en el envase, y todo cuanto debe llevar a cabo es seleccionar el tamaño conveniente para sus preparaciones (hamburguesa tradicional, hamburguesa de doble carne, etcétera.) y un material lo suficiente fuerte para no reblandecerse en contacto con los alimentos, las salsas y las grasas.

La bolsa de papel para bocadillos

Los envases de papel kraft o blanco son un tradicional de la comida para llevar, que de manera frecuente está en los bares o puestos de bocadillos de las calles primordiales.

Si bien tiene el beneficio de ser angosto y de manera fácil reciclable, es un envase abierto, lo que disminuye el tiempo de consumo (y la vida útil) de los artículos. Pese a ello, su muy, muy bajo precio juega a favor suyo.

Una bandeja de piscolabis para comer sobre la marcha

La bandeja de temtempiés puede ser una buenísima opción si sirve bocadillos con guarnición. Tiene espacio bastante para un bocadillo, una hamburguesa, pero asimismo una ensalada o patatas fritas.
El cliente lo empleará como plato pequeño, lo que lo realiza cómodo para la gente que meriendan en un banco o las que no tienen siempre una mesa para gozar de su tentempié. La bandeja es un envase para alimentos muy habitual en los festivales por su practicidad.

Entre sus puntos fuertes -aparte de que en ocasiones se puede ajustar- están su solidez (no hay peligro de que se doble) y su resistencia a las grasas y salsas al estar fabricado con cartón alimenticio. Este material no altera el gusto de los alimentos.

Cajas y conos para virutas

Para los dueños de establecimientos que sirven patatas fritas, pero asimismo churros o castañas, los conos de cartón son una aceptable opción. Dejan sostener la comida, comerla sobre la marcha y caminar con ella, sin óbices.

Es un tradicional que se muestra con apariencia de cucurucho, pero asimismo con apariencia de cajas de patatas fritas, como las que McDonald\’s da en sus sitios de comidas. Un formato familiar para los clientes del servicio, que no se van a sentir desorientados.

Si bien existen muchas maneras de acrecentar la visibilidad de sus piscolabis, jamás debe desatenderse el empaquetado de sus bocadillos. Un cliente desfilando por la localidad o degustando tu comida a la visión de sus colegas, manteniendo un envoltorio con tus colores, ¡indudablemente te va a hacer propaganda!