Confrontaciones de Póker Intrépidas

Un grupo de lasarteoriatarras cuya pasión sea Lasarte-Oria, por encima de siglas, colores y banderas. Voy a anteponer el municipio frente a todo y abrir el Ayuntamiento a los vecinos. G Emprendimiento. Por ejemplo, ya que estamos inmersos en Kooperatzen, un proyecto social para incentivar el emprendimiento ¿Por qué no construir y brindar locales a los vecinos para que exploten sus ideas?

El Ayuntamiento ha de ser también el nexo entre dueños de locales vacíos y personas que quieren llenarlos. G Fuerte inversión. Una inversión fuerte. Los lasarteoriatarras nos merecemos unas instalaciones deportivas en condiciones.

Más allá de las convencionales, modernas y que alberguen nuevas modalidades que están en auge y que cada vez los vecinos demandamos más, como crossfit, jumping y más modalidades marciales.

G Gestión ordenada. LasarteOria tiene que crecer y para ello necesita habitantes. Quiero impulsar promociones de viviendas cuando garanticemos un desarrollo laboral que incorpore a los lasarteoriatarras que hoy buscan empleo y a los nuevos vecinos.

Propongo una política y gestión ordenada y con cabeza. G Cambio. A diferencia de otros partidos políticos, las personas que decidan votar a Lasarte—Oria Puede no estarán votando solo a una persona ni a una lista con 17 nombres; estarán votando por un proyecto que tiene cabida para todas las personas que creen en la necesidad de un cambio del modelo político actual.

G Participación ciudadana. La Alcaldía debe pertenecer a la ciudadanía, aunque el puesto sea representado por una persona concreta.

Desde esa premisa, lo primero que hará Lasarte-Oria Puede es elaborar y aprobar un reglamento de participación ciudadana para dar voz y voto a todos y todas las lasarteoriatarras. G Asesoramiento. Mucho, siempre y cuando haya voluntad política. Pondremos en marcha una comisión de asesoramiento para la ciudadanía y para emprendedores y autónomos.

Apoyaremos a través de la fiscalidad a los comercios de nuestro municipio e incentivaremos y promoveremos la creación de PYMES. G Consulta. Renovar o construir un nuevo polideportivo, la decisión será por consulta popular; estudiar la construcción de un nuevo espacio deportivo para fútbol y rugby; incrementar el apoyo a las asociaciones deportivas y establecer la gratuidad del uso de instalaciones hasta los 16 años en horario de entrenamiento.

G Viviendas vacías. La vivienda es un derecho constitucional y dada la situación económica actual, Lasarte-Oria Puede, pondrá especial esfuerzo en incentivar el alquiler de viviendas vacías.

Promoveremos la construcción de nuevas viviendas cuando haya una necesidad real y una demanda justificada. es,quedenunciaquehace25añostrabajóenel PPsincontrato,sincotizaralaSeguridadSocialysinqueseleaplicaralaretencióndelIRPFcorrespondienteporlos4,4millonesdepesetas PSE VS PNV.

Nuestros políticos no son estrellas de cine, aunque a veces les gusta comportarse como tales. Y en la larga alfombra roja —larga, muy larga— que es su campaña electoral se hacen selfies con derecho a roce con sus simpatizantes.

Ellos tan distantes desde las alturas del poder —los que lo tocan o lo han tocado—, de pronto se muestran cercanos y hasta cariñosos, ya no haciendo carantoñas al bebé de turno, que era lo suyo en estas fechas, sino con una persona adulta, de esas que van a votar, a las que no conocen de nada y de pronto se encuentran en un mitin o en la misma calle.

Es tiempo de sonrisas y cercanía, y los selfies ayudan porque les permiten estar al lado del ciudadano de a pie sin tener si quiera que mirarles a la cara. Eso, lo de no ponerles cara a sus votantes, les ayudará mucho a la hora de subir más el IVA, recortar más ayudas sociales, ampliar el copago farmacéutico o privatizar otros tantos servicios públicos.

La información que fue dada a conocer por el diario catalán digital e-Notícies tuvo una amplia repercusión en todos los medios estatales. Foto: Ciutadans Mataró AbandonaCiudadanos trasleerseelprograma. COM Rulli sequedará BilduirrumpeenZerain ElLiverpoolinsisteconIñigoMartínez Vándalosdejanfueradeserviciolamitaddelasbicis L La responsabilidad también cuenta vozpopuli.

com El éxito en las urnas de Susana Díaz logró tapar, por un tiempo, el error que cometió adelantando las elecciones andaluzas por motivos personales o políticos, pero particulares, al fin y al cabo. Ahora, con tres votaciones perdidas para su investidura, amenaza con otras elecciones.

Todo este tiempo corre en contra de los andaluces: tiempo sin planes de promoción del empleo, sin renovación del gasto social, sin gestores a los que dirigirse Tiempo que parece extenderse como si nadie tuviera ninguna responsabilidad.

E El resultado de la ausencia de ideología lainformacion. com Copio el tuit a mi compañero Javier Vizcaíno: parece un titular de El Mundo Today una célebre web satírica pero no lo es. Me refiero a la noticia que hemos leído en La Información: una candidata de Ciudadanos se retira después de leer el programa y considerarlo de derechas.

Lo normal es que uno se lea el programa del partido por el que va en listas antes. Bueno, lo más normal, de hecho, es que uno conozca y coincida con la ideología del partido, pero cuando las agrupaciones presumen de carecer de ideologías pasan estas cosas.

N No podíamos pedir más libertaddigital. com En el proceso de disolución de UPyD, cruento como pocos, la guinda la pone Carlos Martínez Gorriarán, que va a hacerse cargo de la comunicación del partido después de la renuncia una más por desavenencias con Rosa Díez de Juan Luis Calbarro.

Que Gorriarán, que las ha liado de todas las formas y colores en Twitter, se haga cargo de la comunicación magenta, permite que nos hagamos una idea del tipo de huida hacia adelante y sin frenos que llevan a cabo los magenta y de lo que queda en UPyD. La encuesta semanal de nuestro periódico trata sobre la posibilidad de permanencia del Eibar en Primera.

Si desea participar en el sondeo, emita su voto en: www. He investigado en Internet y en redes sociales como Facebook, YouTube, Twitter, Qzone o Whatsapp, y nada. La curiosidad me atormenta, necesito saber la identidad del hipster tribu urbana que el domingo 10 de mayo, durante la segunda etapa del Giro, se coló en medio del pelotón a diez kilómetros de la meta, provocando una caída masiva de los txirrindularis.

Solo he conseguido algunos datos sueltos de nuestro personaje y no estoy muy seguro de su veracidad. Utilizaba una bicicleta fixie o fixed y antes de ejecutar su gran hazaña, habría tomado carrerilla por la acera, para saltar luego a la calzada y ocasionar el desastre. Nadie sabe de dónde vino, ni por dónde desapareció.

Las bicicletas fixies son máquinas muy rudimentarias, fabricadas en un taller artesanal, a partir del cuadro de una bicicleta vieja; son de piñón fijo fix gear , y carecen de freno.

Para pararlas hay que provocar un derrape trasero o trillar poco a poco con la suela en la rueda. No son aptas para grandes distancias, ni para importantes desniveles, ni para pueblos, solo para ciudades y, bien pensado, tampoco para ellas.

A estas alturas del artículo, sigo sin saber la identidad real del saboteador. Podía ser genovés como Colón, porque la etapa era de Albenga a Génova, pero claro también podría haber llegado de Madrid. Lo digo, porque el miércoles mis ojos tropezaron con la foto de Rajoy, Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre paseando en bici por la ribera del Manzanares.

Hay datos que avalan esa tesis y otros que no. Entre los primeros. la torpeza con que el presidente le daba a los pedales, incluso en un momento creí que se ayudaba con unos ruedines traseros.

Tampoco nadie sabe en realidad si Rajoy viene o va, como buen gallego. Entre los segundos, su bici no era fixie aunque él sea un político de piñón fijo.

Analizados los argumentos en pro y en contra, no creo que el espontáneo fuera Rajoy, a no ser que tenga planeado provocar el 24M una caída masiva del PP. En otras palabras, más allá del complicado balanceentreelejerciciodelosderechosfundamentales —como el derecho a huelga— y las limitaciones de los mismos que el juez esgrime, la suspensión cautelar de la huelga ni resuelve sobre el fondo y motivación Unahuelgaensuspenso LadecisióndelaAudienciaNacionalnoresuelvesobreelfondoymotivacióndelasreclamacionesdelaAFEyla RFEF,evidencialoserroresdelGobiernoalelaborareldecretoytrasladaríaelconflictoaliniciodelapróximaLiga de su convocatoria ni otorga otra cosa que un plazo a las partes —lo que posiblemente trasladará el conflicto al inicio de la próxima Liga— para llegar a un acuerdo sin que afecte de forma definitiva a las competiciones actualmente en curso.

Y como cuestionar el momento supone presuponer el conflicto, se puede entender que también cuestiona la elaboración del decreto, en la queelMinisteriodeCulturadeJoséIgnacio Werthavueltoaobviar,comoeniniciativas legislativasanteriores,asectoresesenciales afectados por las mismas y en el caso de la AFE y la RFEF, además, imprescindibles en el desarrollo de las competiciones de fútbol profesionalalasqueeldecretoserefiere.

Por muchoqueelfútbolprofesionalpuedaconsiderarse una actividad privilegiada, no es posibleignorar,comohahechoelGobierno Rajoy,quelaRFEF,pordelegacióndelaFIFA, posee una posición adquirida en el control, difusión,promociónyproteccióndelfútbol entodassuscategoríasyvertientes. Tampoco que las reclamaciones de la AFE —garantías salariales, fondo mutual, asignación al fútbol no profesional, reparto entre 1ª y 2ª Divisiónydenunciadelaalteracióndelrégimensancionador—noafectansoloalosescogidos del fútbol.

El baserritarra se reía de los fotógrafos que acudieron al caserío a retratar al animal quedíasdespuésibaapresidirlafiestadeSantoTomás. Sería aprincipiosdelos90yelañoanterioraunperiódicoseleocurrió sacarla en portada días antes de la fiesta. Al siguiente, ya eran dos los periódicos que se preocuparon de hacerlo.

Pero no bastaba con su imagen, tenía que tener un nombre. Hemos convertido a los animales en parte de nuestra vida y no solo nos acompañan, en muchos casos son como de la familia o más. El caso es que un grupo de personas usuarias del parque de Ametzagaina, enDonostia,sehamovilizadocontralapresenciadeunpequeñorebañodeovejasquehaintroducidoelAyuntamientopara cuidar el monte en lo que se conoce como ecopastoreo.

Los queprotestansondueñosdeperrosconlosquepaseanporla zona a sus anchas y a los que preocupa que la presencia de las pacíficas ovejas pueda alterar el ecosistema que se ha impuestoenelparqueporlavía de los hechos.

La cuestión es si es posible la convivencia de todas las partes o estamos ante un caso de apartheid animal.

G Animales POR E. Teléfono Suscripciones FaxRedacción FaxPublicidadyAdministración PresidentedelConsejodeAdministración: JuanCelaya. Secciones:MiguelCifuentes Gizartea , CarlosMarcos EdiciónyCierre , CarolinaAlonso Bertan , RamónSánchez Kirolak. com Correoelectrónico:redaccion noticiasdegipuzkoa.

No faltarán los temas ligados a la actualidad, como el novedoso ciclo de Criminología. yquizábuscadiluirenuntéparatodos lasexigenciasdeautogobiernoescocesas.

Sólo espero y deseo que el próximo alcalde de Donostia corrija todo este desastre y reoriente el edificio de la Pescadería hacia la actividad comercial. Y si no tiene criterio ni ideas para hacerlo, que se asesore con gente capaz de aquí o de fuera o de ambos.

Destinar el edificio de la Pescadería a actividades no comerciales sería algo así como colgar la Gioconda en una cuadra. AntonioAnza Agresiones sexistasenfiestas Un cartel llamaba a la juventud a tomar medidas preventivas para evitar las agresiones sexistas, teniendo en cuenta que las fiestas patronales en nuestros municipios comenzarán este próximo fin de semana en Legorreta y Beasain.

El problema nos afecta a toda la sociedad y requiere una seria reflexión. No basta con mostrar la repulsa a este tipo de actos cobardes. Las instituciones deben poner todos los recursos necesarios para garantizar la tranquilidad de nuestra juventud.

Protocolos de prevención y actuación por parte de la Ertzaintza y cuantas medidas sean necesarias para evitar actos delictivos contra la libertad sexual. Para analizar estos hechos tenemos gente experta en la materia. No resulta fácil extraer conclusiones, máxime cuando en los colegios e ikastolas desde niños comparten las mismas aulas y son aleccionados para una convivencia en común de respeto mutuo.

Reciben clases de sexualidad y tienen mayor información de todo lo relacionado con la vida sexual y sus consecuencias Sin embargo, podemos comprobar cómo todavía persiste el machismo en una parte importante de nuestros adolescentes y tienen un concepto erróneo de la libertad sexual. Respetando las normas de convivencia y la libertad sexual de las personas, haremos posible que avancemos en la convivencia entre distintos por encima de las razas-culturas y creencias que convivimos en el momento actual.

Ojalá vayamos reduciendo hasta desaparecer de las noticias este mal endémico de nuestra sociedad machista.

Iñaki Amundarain Arana Los textos dirigidos a esta sección no pueden exceder las 30 líneas y deben ir firmados. Debe adjuntarse fotocopia del DNI y número de teléfono.

NOTICIAS DE GIPUZKOA se reserva el derecho de publicarlos, así como el de resumirlos y extractarlos. No se devolverán originales. com CartasalaDirección Novedadeselectorales einterrogantes postelectorales U nas elecciones, las europeas, que suelen ser consideradas de segundo orden ya que en ellas los resultados electorales no se traducen en cambios palpables en la composición de los gobiernos en los ámbitos que nos resultan más próximos, como el municipal, el autonómico o incluso el estatal.

Son unas elecciones, sin embargo, que proporcionan una radiografía más exacta del cuerpo electoral ya que en ellas, más que en ninguna otra, el elector tiene la oportunidad de votar como le pide el cuerpo, sin sentirse constreñido por ningún otro factor corrector de sus impulsos electorales.

Ello explica las novedades, y también las sorpresas, que se produjeron en las elecciones europeas del pasado año, cuando hicieron su aparición una serie de factores nuevos, en un primer momento de forma embrionaria pero que progresivamente han venido consolidándose desde entonces. Cabe mencionar, a este respecto, la irrupción de nuevas formaciones políticas —Podemos y Ciudadanos serían su expresión más significativa— que en los últimos meses han conseguido hacerse un hueco en el mapa político y a las que todas las encuestas otorgan una importante presencia en el nuevo escenario que previsiblemente va a abrirse tras el intenso proceso electoral en curso.

Y cabe reseñar, asimismo, las grietas que a partir de las últimas elecciones europeas se han abierto en el sistema bipartidista que ha venido existiendo desde después de la transición aunque hay que puntualizar que en Euskadi, así como también en Cataluña y en menor medida en Galicia, esta cuestión presenta características distintivas.

Si bien las novedades no solo electorales que es preciso registrar durante los últimos meses tienen la suficiente entidad como para ser tenidas muy en cuenta, no por ello puede afirmarse que el proceso de cambios en el mapa político está cerrado.

Por el contrario, no es nada descartable que en una coyuntura tan fluida como la actual el desarrollo de los acontecimientos nos depare no solo más novedades sino también insospechadas sorpresas que a día de hoy no entran dentro de las previsiones de los analistas ni tampoco de las propias fuerzas políticas.

Hay que recordar a este respecto que nadie había previsto, por ceñirnos a las dos formaciones emergentes tras las elecciones europeas de hace un año, el extraordinario auge experimentado por Podemos durante el pasado otoño ni tampoco el relevo en este auge a partir de los primeros meses de este año por parte de Ciudadanos.

Está por ver, de todas formas, cuál va a ser la evolución de la situación a medida que vayan teniendo lugar las sucesivas citas con las urnas durante los próximos meses, en los que irá re dibujándose el nuevo mapa político que reemplace al que ha venido existiendo hasta la actualidad.

Pero conviene tener presente que en una coyuntura política como la actual, marcada como ninguna otra por la expectativa de cambios, el mapa político no se cierra con la presencia de las dos nuevas formaciones emergentes sino que probablemente va a seguir experimentando cambios que pueden dar lugar a situaciones imprevistas.

En cualquier caso, ello dependerá de la tendencia que marquen las próximas elecciones, bien intensificando o amortiguando los cambios apuntados durante los últimos meses o incluso introduciendo nuevos factores de cambio.

Sea como sea, lo cierto es que el intenso proceso electoral en el que estamos inmersos a lo largo de este año y que en nuestro caso no finalizará hasta después de las elecciones al Parlamento Vasco en el siguiente otoño nos va a deparar novedades importantes en cuanto a la configuración de nuestro sistema de partidos.

Y como consecuencia directa de ello, se van a abrir también nuevos interrogantes que hasta ahora no se habían planteado. El primero de ellos, relativo a la forma de articular las mayorías suficientes para poder garantizar la estabilidad institucional de los gobiernos surgidos de las elecciones, tanto en el ámbito municipal como autonómico o estatal; cuestión que va a resultar tan decisiva en las próximas citas con las urnas como puedan serlo los propios resultados electorales.

Conviene ir haciéndose a la idea de que, a diferencia de lo que venía ocurriendo hasta ahora, en las elecciones que van a tener lugar próximamente no va a bastar con hacer recuento de los votos conseguidos por cada formación política para saber cuál va a ser la composición del gobierno tras las elecciones.

Si bien la aritmética electoral, plasmada en la suma de votos obtenida y la diferencia con los rivales en la competición electoral, siempre es un dato ineludible, lo realmente determinante van a ser los acuerdos o desacuerdos entre las distintas formaciones políticas para lograr articular mayorías suficientes que permitan desarrollar los programas de gobierno acordados.

Uno de los problemas colaterales derivados de la nueva situación, en la que como consecuencia de la mayor pluralidad de fuerzas políticas va a haber mayores dificultades para articular mayorías suficientes, es la tentación de conseguir estas mayorías de cualquier forma, al margen de bases programáticas mínimamente coherentes.

Se trata de un riesgo que siempre se da en la vida polítiMásquepalabras Nosevan POR JavierVizcaíno F ue un acto verdaderamente pintoresco el del miércoles en el acantonamiento verde oliva de Sansomendi. Una expresentadora de telediario devenida en reina por vía inguinal se llegó a cantar los prodigios de la Guardia Civil durante sus años —todos esos— en el territorio comanche del norte.

Se presentó la doña de blanco y sin peineta ni mantilla, detalle que a la prensa cortesana y lamedora le pareció, hay que joderse, una revolución del protocolo. Como si no cantara suficientemente a naftalina la concentración de tricornios acharolados, charreteras, pecheras atiborradas de medallas y otras quincallas que lucían los beneméritos o los trajes de cuervo siniestro que vestían las autoridades civiles.

Entre ellas, el virrey Urquijo, para qué les cuento más. Por aquello de la elegancia social del regalo o por tradición medieval, la antigua compañera de Alfredo Urdaci trajo como prenda para el cuartel vitoriano una bandera española tan primorosamente bordada, que había costado Imaginen el rebote de los picolos de a pie, que no reciben ni para mediasuelas de sus botorras, ante semejante derroche en el trapo rojigualda.

Bien es cierto que allá ellos si tragan con la ofensa. La guinda del evento se la había reservado el singular ministro que atiende por Jorge Fernández y Díaz. Y todo esto tuvo lugar, puedo asegurárselo, una soleada jornada de primavera del siglo XXI.

G Tribunaabierta Haceunañoporestasfechas tambiénestábamosenunperiodo electoral,entoncesalaesperadela celebracióndelaselecciones europeasqueibanatenerlugar, comoahora,enlaúltima semanademayo.

POR Andoni PérezAyala. Noticias de Gipuzkoa — Viernes, 15 de mayo de IRITZIA 19 Elmapapolíticonosecierra conlapresenciadenuevas formacionesemergentessino queprobablementevaaseguir experimentandocambios Seríaungraveerrorpensarquela estabilidadinstitucionalla proporcionanlasoperacionesde merasumaaritméticadepartidos ca pero que se acrecienta en coyunturas como la actual, marcada por la recomposición del pluralismo político.

Sería un grave error pensar que la estabilidad institucional la proporcionan las operaciones de mera suma aritmética de partidos —nuevos o viejos— para ocupar el gobierno; por el contrario, son necesarias las operaciones de algebra política para poder despejar mediante propuestas programáticas coherentes las incógnitas que nos plantean los difíciles problemas a los que hay que hacer frente.

Si bien todo lo que se viene diciendo sobre las novedades que han surgido en el último año tiene validez general, también hay que decir que en Euskadi tanto las novedades electorales como los acuerdos poselectorales presentan rasgos distintivos que es preciso tener en cuenta.

Así, es probable que la incidencia de las novedades electorales que venimos reseñando sea menor que en otros lugares debido a que aquí el mapa político, más plural, no es encajable en el modelo bipartidista, que sí es el dominante a escala estatal y que es el que va a verse afectado por la irrupción de las nuevas formaciones emergentes.

Ello hace que los efectos derivaPOR Nicola Lococo D e inmediato, la alarma se encendió en mi conciencia inundando la mente de interrogantes: ¿Cuántos minutos tiene el día? Es preciso echar cuentas… Supongamos que la cuantía media de un robo medio un tirón, sustracción de la cartera, el coche al ciudadano medio pequeño comerciante, obrero, oficinista por un ladrón medio ratero fuera de 3.

Ello arroja la cifra de Como el día tiene 24 horas, los ladrones pueden llevarse tranquilamente un montante cercano a 1.

Dado que un mes tiene 30 días, la nómina de nuestros ladrones viene a sumar una cantidad algo más bonita: 36 millones de euros al mes. Pero seamos generosos con los cálculos y redondeemos de nuevo al alza dejándolo en 40 millones de euros, una cifra que ya se aproxima a la que el extesorero del PP tenía en Suiza.

Como quiera que nuestro calendario tiene doce meses al año, los ladrones de toda España robándonos a todos todo el tiempo, en nuestras casas, en nuestras calles, en nuestros comercios, en los transportes públicos, bajo la forma del tirón, el butrón, el carterismo, el allanamiento de morada, la intimidación… Resulta que sólo se llevan millones de euros, para que no se diga.

Echo las cuentas una y otra vez y las cuentas no me salen ni con calculadora, acaso porque soy de letras. Seguramente estoy equivocado. No puede ser. Confieso desconocer el montante total del presupuesto del Estado dedicado a velar por nuestra seguridad, sumado al mantenimiento de los centros penitenciarios que están a rebosar.

Pero supongo que rebasará con creces los millones de euros al año, por lo que no sería descabellado, una vez echadas las cuentas y detraídos los motivos relacionados con otra serie de delitos que continuarían precisando de la existencia de policía y cárcel, especular con la posibilidad de incorporar a cargo del erario público a todos los ladrones que actuaran en España en la plantilla de nuestras instituciones, con todos sus derechos laborales como vacaciones pagadas, máxima cotización en la Seguridad Social, dietas de desplazamiento, privilegios varios… Por descontado, con grandes ventajas penales como la defensa de la fiscalía, el indulto o la inmunidad y, para mayor garantía suya, que al final es la nuestra, con derecho a legislar en su provecho y beneficio.

Con esta idea en la cabeza, me acosté dispuesto a la mañana siguiente a remitir un proyecto de propuesta ciudadana a las formaciones políticas de confianza, como son el PP y el PSOE. Cuando, ¡de repente! Eché de nuevo las cuentas… Primero contabilicé los huecos institucionales con sueldo que podríamos habilitar para hallar acomodo a tanto ladrón suelto, entiéndase concejales con cartera, alcaldes, diputados, senadores, parlamentarios autonómicos… Después contabilicé sus sueldos, subvenciones, primas, dietas, descuentos, etc.

Y aquí dejé de hacer cuentas. G Echandocuentas Ellapitzero Andalucía POR XabierLapitz E staba cantado. Ya podía ponerse Susana Díaz haciendo el pino que su investidura era imposible hasta pasado el M.

Y después, pues ya se verá, según, acaso, quizás El Parlamento andaluz es rehén de la campaña y los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, se comportan exactamente como lo hace el PP: al enemigo, ni agua; y en elecciones, polvorones.

Pero al fin y al cabo, fue la propia Susana Díaz la que anticipó, también con cálculo electoral y poca responsabilidad institucional, los comicios. G ONDAVASCA Colaboración dos de este hecho, que también van a sentirse aquí, vayan a quedar sin embargo más diluidos que en otros lugares como consecuencia de la distinta estructura —no bipartidista— del sistema de partidos.

Por otra parte, y en relación con los interrogantes que plantea la consecución de acuerdos poselectorales con vistas a la formación de mayorías que garanticen la estabilidad de los gobiernos, es preciso constatar que también en este terreno se da una situación que en Euskadi presenta características distintivas.

Cabe reseñar, al respecto, la experiencia acumulada de gobiernos de coalición de distinto signo, en particular autonómicos, que se han sucedido en Ajuria Enea, en contraste con la ausencia de experiencias similares salvo algún caso excepcional en otros lugares.

En este sentido, puede decirse que existe un terreno más abonado para poder realizar acuerdos poselectorales, que previsiblemente van a resultar más necesarios que en otras ocasiones a la vista del nuevo mapa político que viene gestándose en este ciclo electoral.

En esta ocasión, más que las novedades electorales que probablemente van a seguir produciéndose y de diverso signo , lo realmente decisivo van a ser las respuestas que se den a los interrogantes poselectorales, en especial los relacionados con la articulación de las mayorías políticas que hagan posible lo que ahora se conoce como gobernanza.

Aunque también podría ocurrir, y las coyunturas de cambio como la actual suelen ser propicias para ello, que las respuestas que se den o la falta de ellas contribuyan a añadir nuevos problemas que dificulten las cosas más aún.

Gizartea Los Dehecho,elmespasado Lanbide volvió a registrar un récord en la cifra de perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos, que alcanza las Elnúmerodepersonasquealcierre de abril recibían una RGI es el más alto desde que se estableció esta ayuda y supone que hay personas más cobrando la renta que a finales de La razón del aumento de personas que cobran la RGI coincidiendoconeldescensodeldesempleo puede estar en que algunos trabajos creadosseanprecariosoatiempoparcial,completandolaRGIlosingresos que entran en el hogar; y en que muchos parados están agotando sus prestacionesyaccedenalaayudapara cubrir las necesidades básicas de la unidad familiar.

También hay que tenerencuentaqueestaayudasocial mejora el nivel de vida de muchos pensionistas con bajos ingresos. De hecho,delos ORIGEN ESTATAL Según los datos de Lanbide,dosdecadatresperceptores delaRGIenabrildeesteaño—untotal de Entre los extranjeros que perciben la RGI —algo más de Lessiguenlosoriginarios del Magreb —6.

DelÁfricasubsahariana hay 4. Como originarias de países de la Unión Europea figuran 2. Tanto el peso como las procedenciasdelosperceptoresextranjerosde la RGI registran algunas variaciones en función de los territorios históricos y es en Araba donde la diferencia entre inmigrantes y autóctonos es menor: de los 9.

Encuantoalospaísesdeorigen,los datos correspondientes al cierre de indicanqueMarruecoseselque máspersonasaporta—3. De Bolivia proceden 1. Aunque entre los Este año el Gobierno Vasco tiene previsto destinar ,5 millones de euros al pago de la RGI y otros 82,5 a la Prestación Complementaria de Vivienda PCV , una ayuda que ahora cobran En todos estos casos la PCV complementa la RGIyestádirigidaafinanciarelalquilerdevivienda.

Esacifrademillones de euros para las dos principales ayudas sociales de la CAV puede variar en función de las necesidades, ya que al tratarse de un derecho subjetivoreconocidoporley,todoslosciudadanos que cumplan las condiciones exigidas tienen derecho a percibir las prestaciones y la partida para cubrirlas deberá actualizarse.

G Desmanteladaunabandaquecobró Según informó el DepartamentovascodeSeguridad,la operación se realizó ayer por la mañana y se registraron cuatro inmuebles. Todos los detenidos tienenvinculacionesfamiliaresysonde origen paquistaní.

Laoperaciónhapermitidocompletar otra anterior que se inició en enero y que tenía como finalidad desmantelarunaorganizacióndedicada al cobro fraudulento de la RGI en Araba. Fue Lanbide, el Servicio Vasco de Empleo, el que dio la voz de alarma en enero tras detectar una serie de irregularidades en la documentación presentada por algunos beneficiarios de la RGI, en concreto, datos sospechosos en los certificados de empadronamiento.

A raíz de la denuncia, el Servicio de Investigación Criminal de la Ertzaintza en Araba puso en marcha una investigación que permitió la detención en febrero de uno de los supuestos integrantes de la trama. A partir de ahí, la Ertzaintza comprobó que las falsificaciones no se limitaban a los certificados de empadronamiento,conlosquesimulaban tener una residencia mínima de tres años,exigibleparaelcobrodelaRGI, sinoqueincluíanelconjuntodedocumentos necesarios para las solicitudes y el cobro de esta ayuda social.

Elentramadosecompletabaconun sofisticado sistema de alquileres y subalquileresdeviviendasparahacer más complejas las verificaciones de los datos falsos.

Según las estadísticas de Lanbide, la mayoría de los nuevos perceptores de RGI son originarios del Estado español. Noticias de Gipuzkoa — Viernes, 15 de mayo de GIZARTEA 21 Lamitaddelasbicisdealquilerde Donostia,eneltallerporvandalismo 2 C.

Alonso f Iker Azurmendi DONOSTIA— Más de una docena de menores de edad han sido identificados por la Guardia Municipal de Donostiacomopresuntosautoresde la ola de vandalismo contra las bicicletasdealquilerpúblicodeDbizi,que afectaalservicioenlasúltimassemanas.

Enlaactualidad,unos80vehículos se encuentran en el dique seco y deben ser reparados en el taller después de que hayan sido utilizados y posteriormenteabandonados,conlos sistemasdeanclajerotos,endistintos puntos de la ciudad. Además de los vehículos —dotados demotoreléctrico—queseencuentran eneltallerdereparación,otras26bicicletas han desaparecido.

En total, el serviciodisponehabitualmentede bicicletas, una cifra que está ahora mermada a consecuencia de la oleadadegamberrismo. Trasladesaparición y rotura de decenas de ellas, la empresa Bonopark, responsable del servicio municipal, ha tenido que enviar una carta a los socios de Dbizi para excusarse por la situación.

Las denuncias presentadas han llevado a que la Guardia Municipal intensifique las investigaciones y ha dado con algunos presuntos autores delasroturas. Sinembargo,comoson menoresdeedad,nopuedenserdetenidosyelprocedimientoquesesigue con ellos es diferente al habitual.

Además de por las investigaciones policiales,laempresahatenidoconocimiento de cómo actúan los menores infractores, ya que socios del servicio han comunicado a la empresa porte, por lo que los investigadores sospechan que las actuaciones vandálicas pueden ser responsabilidad de estudiantes de la zona.

El concejal de Movilidad, Jon Albizu, manifestó que las roturas deben ser reparadas con cargo a la empresa y añadió que están buscando sistemas más fuertes para el anclaje de las bicicletas a sus bases, con el fin de dificultar que los autores de las sustracciones puedan retirarlas y dejarlas fuera de servicio.

G Másdeunadocenademenoreshansidoidentificadosporprovocarlosdesperfectos Un usuario de Dbizi retira una bicicleta, ayer, de los aparcamientos de Alderdi Eder.

quealgunoschavales,aplena luz del día, esperaban a que dejasen las bicicletas para arrancarlas de sus postes y circular con ellas sin el carnet de socio correspondiente. Sin embargo, la responsable aseguró que los niveles sufridos en la capital guipuzcoana exceden lo razonable.

Además, se da la circunstancia de que los desperfectos y sustracciones se producen cuando no hay colegio, mientras que en días de clase se suspenden los efectos del gamberrismo.

En concreto, tanto en la Semana de Pascua como en el puente del 1 de mayo, las bicicletas afectadas fueron numerosas. Dos de ellos, sin embargo, aseguran tener heridas de carácter leve en la cara y el hombro y un tercero un cuadro de ansiedad.

Segúnesta versión, un agente fue a multar al entrenadoryestelearrebató lalibretademultas. Elclubapoyasuversióncon las marcas de neumáticos del coche ylapresenciadevariostestigos. Afortunadamente, la Ertzaintza ha recuperado todo el material robado, salvo el dinero, y ha detenido a un joven de 20 años acusado de este robo, mientras que ha identificado e imputado a un segundo hombre por el mismo delito.

Elrobotuvolugarsobrelas Los hospitaleros habían salido a dar una vuelta —el albergueseabrealas Una vez dentro, comprobaron quelahabitaciónestabatotalmente revuelta y se habían llevado un ordenador portátil, un móvil, una tableta,unosprismáticos,unabolsa de caramelos, una coca cola y dos botellas de agua, además del donativo que habían dejado el día anteriorlosperegrinosquehabían dormido en el albergue de Santa Ana: 65 euros en total.

No obstante, a esa misma hora, la Ertzaintza era alertada de que alguienhabíadejadounagranbolsa de plástico con todo el material robadoenlapartetraseradelaiglesia de Donibane.

Cuando llegaron allá, los agentes hallaron todo el material robado en el albergue de peregrinos. Una hora más tarde, interceptabanaunodelospresuntos ladrones en las cercanías del polideportivo de Lezo.

El arrestado,quecuentaconnuevedetenciones, pasó a disposición judicial. A pesar del robo, el albergue recuperó la normalidad esa misma tarde, acogiendo a los peregrinos que eligen la ruta de la costa para llegar a Santiago.

Una ruta que cada vez tiene más adeptos, como demuestran los datos. LaErtzaintzaencontróel mismodíalosartículos robadosydetuvoaun jovende20años. Asídecontundente se muestra el estudiante Asier Pérez,trashabersevistoobligado,junto con sus más de veinte amigos, a abandonar su local de la Parte Vieja porlascondicionesquelaordenanza de locales de Donostia contempla.

El fenómeno de los locales alquilados por jóvenes para disfrute colectivo de los mismos en su tiempo libre es un fenómeno social emergente en nuestroentorno. Lanecesidaddedisponer de espacios alternativos de socializacióndondepoderverpelículas,jugaralaPlayoreunirseantesde salir de fiesta ha propiciado la proliferación de estos sitios.

Para regular la situación, el Ayuntamiento de Donostiaaprobóelpasado15deabril una ordenanza municipal reguladora de los locales de la ciudad destinados a espacios de ocio y reunión de jóvenes.

Peroelcumplimientodesus normaspreocupaalosjóvenesusuariosquetienendudassobrecómoles afectará. Tanto es así que el Ayuntamiento establece un procedimiento administrativo en el que los usuarios tienen que presentar una comunicaciónpreviadeactividadclasificada,queayudaasuvezacrearun registro municipal de los locales de ocio.

Entre las condiciones que la ordenanza contempla, destacan que elaccesoallocaldebeserdirectodesde la vía pública —independiente del portal—, que la altura debe ser menor de2,5metrosyqueellocaldebetener unalumbradodeemergenciayunsistema de ventilación y detección de incendios, entre otros requisitos.

Estas cuestiones están afectando a muchos de los jóvenes donostiarras que tienen locales en la ciudad, que desde entonces andan con la mosca detrás de la oreja. El estudiante Asier Pérez y sus veinte compañeros del local de la Parte Vieja se vieron obligados hace dos semanas a abandonarlotrasconocerlascondicionesque se exigen para poder ocuparlo.

Según relata la publicación, Tadjin, que ha puesto denuncia ante el juzgado de Tolosa y la Policía municipal, ha pedido a través de SOS Racismo ayuda para que los testigos que vieran la agresión puedan declarar sobre lo ocurrido.

Ante esta situación, el Ayuntamiento de Tolosa ha manifestado que no van a permitir ningún tipo de agresión xenófoba, al tiempo que recalca que la diversidad la debe construir la sociedad entre todos y desde el respeto.

Noticias de Gipuzkoa — Viernes, 15 de mayo de GIZARTEA 23 mos desde un portal. Pérez y sus amigos se plantearon hacer algunos cambios. Porello,antesderecibiralgunasancióndecidierondejarlabajera, pese a que durante los dos años que la ocuparon, aseguran que no tuvieron ningún problema.

Todolocontrariosucedeconellocal en Gros de Lorena Casais y sus amigos,quetrashaberrealizadotodoslos cambios necesarios, no saben si podráncontinuarconéldebidoaque su acceso es por un portal. La problemática afecta también a otros jóvenes de Gipuzkoa.

En localidadescomoOñatiyHernaniseestán llevando a cabo procesos para crear ordenanzas,mientrasqueenBeasain, Urretxu,Legazpi,AstigarragayUrnieta ya están en vigor. La cuadrilla de Imanol Saiz, de Errenteria, deja en manos del azar el futuro de su punto de encuentro.

El grupo se muestra pasivo ante la ordenanza deErrenteria. Losafectadossonconscientesdeque lasmedidasreguladorasqueseestán tomando mejorarán la seguridad de estos sitios, pero de la misma manerahancausadoelcaosentremuchos de ellos. Las sanciones son una cuestiónquemuchosintentanevitar,aunque su mayor temor es quedarse sin su habitual punto de encuentro.

El Ayuntamiento de Donostia anunció ayer una línea de subvenciones de hasta 1. La comisión de gobierno aprobará hoy para todo el año una partida de Las subvenciones son de 1. Para conseguir la subvención, el propietario del local deberá, en primer lugar, hacer las obras oportunas para la adaptación a la ordenanza y, posteriormente, deberá presentar una comunicación al Ayuntamiento.

De esta manera, la Administración podrá comprobar si, tras los cambios realizados, el local cumple las condiciones establecidas en la normativa.

Elimputado,queestafó Las actividades organizadas para este verano darán comienzo el 3 de junio y se extenderán hasta el 4 de septiembre, con un reposo de quince días que coincide con la Semana Grande. Un total de 21 de esos cursos se impartirán en euskera y 17, en inglés.

La acompañaron la vicerrectora, Ana Arrieta, la consejera de Educación del Gobierno Vasco, Cristina Uriarte, y el director de Irizar, Roberto Iñiguez de Onsoño.

La lucha contra la corrupción política: herramientas del Estado y de la ciudadanía es el epígrafe de uno de los seminarios programados en este nuevo ciclo de Criminología, que se celebrará del 15 al 17 de junio, para prevenir y evitar esta lacra social.

Asimismo, el ciclo también incluirá temas como pueden ser los abusos sexuales en la Iglesia, la problemática de los testimonios de los niños víctimas en los procedimientos judiciales, o la prevención del suicidio. Aprender para enseñar es el ciclo de cursos más extenso, que cuenta con 30 actividades enfocadas a la actualización de conocimientos del mundo educativo.

Se ha diseñado de forma conjunta con el Departamento de Educación del Gobierno Vasco. En él, se tratarán asuntos como la evaluación por competencias, la competencia digital, los problemas de las nuevas formas de comunicación cómo educar en tiempos de Whatsapp , o el bertsolarismo.

Como en años anteriores, los Cursos además de impartirse en el Palacio de Miramar, se trasladarán asimismo a Vitoria, Tolosa, Bermeo y Bilbao, como por ejemplo el congreso ICOT Thinking For Constructive Communities.

En colaboración con Irizar, se ha organizado el ciclo de seis cursos El viaje de la vida, inconfundible por su carácter abierto a la ciudadanía. Girará en torno a materias como las emociones; la ética, como la mayor creación de la inteligencia humana o los miedos, si son normales o son excesivos, entre otros.

Además de estos ciclos, también se impartiránlosdemáscursosclásicos, como el seminario sobre Europa, la saludylainvestigaciónbiomédica,el medioambiente o la economía. El cupo se reabrirá a partir del 1 de junio. La bertsolari Maialen Lujambio será quien imparta la lección inaugural dentro del acto que tendrá lugar el 17 de junio en el Palacio de Miramar de Donostia y que estará presidido por el lehendakari, Iñigo Urkullu.

El cuposereabriráel1dejunio,aliniciodelosCursos. CICLOS G Criminología. Seabordarán temascomolosabusossexuales enlaIglesia,losniñosvíctimasen procesosjudiciales,laprevención delsuicidio,losasesinosenserie,la rehabilitacióndedelincuentesviolentosyelbullying.

G Educación. Entre otras muchas materias se hablará de cómo educar en tiempos de Whatsapp, los problemas de atención, cómo aprender a escribir microrrelatos y artículos de investigación, y cómo educar en los conflictos. Roberto Iñiguez de Onsoño, Cristina Uriarte, Ana Arrieta y Carmen Agoués, ayer en el Palacio de Miramar.

Esta edición, la 34ª, es la más ambiciosa y Agouéslaafrontaconunameta:mantener la variedad y la calidad conseguidas por su antecesor. José Luis De la Cuesta también ostentaba un cargo académico, con lo cual tuvo que elegir. Yo trabajo en la Facultad de Derecho de Donostia, y aunque no he asumido cargosdegestiónimportantes,síque heestadosiemprecomocoordinadoradegradooenladireccióndelmáster de abogacía.

He tenido relación con una gestión más pequeña. Además, conozco bien la Universidad, porquellevo25añosenella,ysupongoquetambiénporesomellamaron.

Supongo que ese perfil les pudo interesar en la medida en que conozcoelderechoaplicableyelrégimenjurídicodelasadministraciones públicas. Aunquesetratadeunafundación, depende exclusivamente de laUPV.

Poresosupongoquemi bagaje les ha podido influir a la hora de elegir. Siempre me había fijado en los CursosdeVeranoporquehesidounaasistente ytambiénhe participadocomo ponente en bastantes de ellos. Pero nuncamehabíaimaginadocómoera el día a día.

Entonces tuve que informarme muy bien antes de tomar la decisión. Me encanta mi labor como docenteeinvestigadora,perotambién pensé que había llegado el momento de asumir responsabilidades de gestiónynosiemprederivarlasenotros.

Todoelmundometransmitióqueera elcargomásamablequepodíahaber dentrodelapropiauniversidad,ycreo que tienen razón. Me he encontrado conunequipoyunagentemaravillosa y muy rodada. Me han recibido muy bien y me siento como en casa. Desde fuera parece sencillo, pero organizar actividades y cerrar un programa con cada director, presupuestarlos y difundirlos,noesfácil.

Alfinalrequieremuchísimo esfuerzo para el que estamos totalmentededicados. Apartirdeseptiembrehabráunmomentoenelque se relaje, pero ahora mismo no hay esa posibilidad. Además, el día a día delosCursosdeVeranotienequeser terrible,porquehaydíasquetenemos hasta siete actividades.

Este veranovaaserdeaprendizajeyhabrá momentos en los que estemos muy saturados, pero aprenderemos. Además,DelaCuestaestásiendounreferente fundamental. Nos acompaña todos los lunes en las reuniones del equipo actual, y nos asesora.

Esustedlaprimeramujerquetoma elmandodelosCursosdeVerano Creo que las mujeres tenemos nuestro propio perfil y podemos aportar un valor añadido. Tenemos una sensibilidad distinta y una forma de relacionarnos diferente.

Mi experiencia está siendo muy buena, y no sé si es por ser mujer, por ser madre o profesora, pero he tenido que bregar con muchos ámbitos distintos. Desde mi posición de mujer, puedo ver las cosas desde una perspectiva distinta y creo que mi condición puede aportar un valor añadido a los cursos, o por lo menos una sensibilidad especial.

Va a asumir el cargo en el momento de más éxito de los Cursos de la UPV. El año pasado fueron 8. Vemos que ha ido creciendo muchísimo a todos los niveles y la propia infraestructura se ha tenido que ampliar.

Ahora lo que queremos es consolidar lo que hemos conseguido y mantener esa calidad. Si vemos la memoria del año pasado, vemos que sale una nota altísima por parte de los participantes. No es tanto el número de personas que viene, sino la heterogeneidad de los cursos y de la temática.

Queremos que la gente no solo venga aquí a escuchar, sino muchas veces también a participar, y a intercambiar experiencias. Urkullu inauguró ayer la jornada Del mito de la enfermedad mental a la patología como oportunidad organizada por la Fundación Izan con motivo del 30 aniversario de Proyecto Hombre en un acto en el que participaron también el obispo de Donostia, José Ignacio Munilla, el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano, y el alcalde de la capital guipuzcoana, Juan Karlos Izagirre.

El lehendakari señaló que Proyecto Hombre, que en la actualidad atiende a personas con problemas de adición en el País Vasco, es un ejemplo en la atención a familiares y allegados.

El médico Julián Bereziartua recibió el galardón Elhuyar al Mérito. La entrega de premios se celebró en el Photomuseum de Zarautz y contó con la presencia de la consejera vasca de Educación, Cristina Urirate, entre otros.

El evento se desarrolló bajo el lema Ilumina tu trabajo en euskara con motivo del Año Internacional de la Luz. En la categoría artículos de divulgación originales Gorka Azkune recibió el premio al mejor artículo de divulgación general; mientras que el mejor artículo de divulgación basado en la tesis del autor fue el presentado por Ostaizka Aizpurua.

La beca de creación Ciencia en sociedad quedó vacante en esta convocatoria. Por otro lado, el Patronato de la Fundación Elhuyar concedió el Premio Elhuyar al Mérito al médico azpeitiarra Julian Bereziartua.

Finalmente, el Premio de Periodismo Científico ha sido para el trabajo Minimalismoa laborategian de Amaia Portugal, publicado en el periódico Berria. Los premiados, ayer, en el Photomuseum de Zarautz. Iñigo Urkullu y José Ignacio Munilla en el 30 aniversario de Proyecto Hombre, celebrado ayer en Donostia.

Foto: Efe. Entre enero y el 12 mayo han sido medicados pacientes con las nuevas terapias. G Mayor deterioro del hígado. Los casos más graves de hepatitis C son los calificados como F4 por lo que la mayor parte de las personas a las que se están ofreciendo estos tratamientos antivirales se encuentran en esta fase de la enfermedad.

Después de realizar concentraciones en hospitales de los tres territorios, esta vez, y a diez días vista de las elecciones, alzaban la voz en la Cámara de Gasteiz, arropados por los portavoces parlamentarios del PP, —el partido que ha ejecutado los mayores recortes sanitarios de los últimos tiempos y ha sido objeto de sonoras protestas por parte de otros afectados de hepatitis C del Estado español—, el PSE, EH Bildu y UPyD.

Además, anunció que de los 2. El departamento de Salud ha cifrado en lo que va de año el coste medio por paciente en Cada tratamiento dura alrededor de 12 semanas con una media de seis consultas por paciente. El consejero puso como ejemplo el caso de las personas que deben ser operadas pero que —en función de la gravedad y urgencia de cada caso— han de someterse a una lista de espera.

Foto: Guerrero siendoutilizadoconfineselectoralistas,recordóqueloscomiciosmunicipales y forales se celebran dentro de diez días. Politika Díazamenazayaconnuevaselecciones La socialista Susana Díaz, con gesto contrariado tras ser rechazada ayer su investidura como presidenta de la Junta de Andalucía por tercera vez por parte de la oposición.

Tenemoslamanotendida,hemospresentadoelprograma más ambicioso en la lucha contra la corrupción y contra los desahucios mientras otros partidos están en los tacticismos; y no voy a permitir que Andalucía sea un cromo de nadie.

Lareacción, con tono enérgico y elevando el diapasón del reproche, corresponde aunaSusanaDíazquecomienzayaa pronunciarse en clave de reeditar la cita con las urnas aunque exista la confianzaenque,unavezsesobrepase el Rubicón del M, Podemos y Ciudadanos facilitarán su investiduracomopresidentaconsuabstención.

Ahorabien,demomento,yporterceravezennuevedías,laoposiciónal unísono se pronunció ayer en contra y, al revés que en las dos ocasiones precedentes, el presidente del Parlamentoandaluz,JuanPabloDurán,no puso fecha a la reanudación del pleno.

Lossocialistassostienenquesino hayacuerdocerrado,lanuevasesión debecelebrarsedespuésdelasmunicipales,asabiendasdequesialosdos mesesdelaprimeravotación,quefue el 5 de mayo, Díaz no resulta elegida, deberá de nuevo convocar a los ciudadanos ante las urnas, aunque ello no se concretaría hasta septiembre.

La lógica invita a pensar que todo se resolveráelpróximomesypeseaque la presidenta en funciones es quien más inquieta se muestra, entre otras cosas porque este revuelo está cercenando sus opciones de pugnar con Pedro Sánchez en las hipotéticas primarias de su formación a las generales,enelPSOEmanejansondeospropios donde la repetición de las elecciones andaluzas le acercarían a la mayoríaabsolutaqueperseguíacuando rompió su pacto de gobierno con IU, en detrimento de un PP que agravaría su caída en escaños.

Entre tanto,laCámaraandaluzapuedeconvocar nuevas votaciones hasta el 5 de julio como fecha tope. Unaminaqueprovocóunode losmayoresdesastresmedioambientalesenAndalucíaenporlarotura de una balsa de residuos que liberó 4,5 millones de hectómetros cúbicos de lodos tóxicos en el entorno de Doñana.

Elcoordinadorterritorial de en primera persona las negociaciones para desbloquear esta situación de atoramiento. Reclama las dos mismas condiciones que cuando empezó el proceso de investidura: no trabajar con bancos que desahucien sin alternativa para los afectados y reducción de altos cargos.

El PSOE propone trabajar sobre estos dos asuntos tras la investidura, pero el partido que lidera Teresa Rodríguez sostiene que deben oficializarse estas exigencias previamente. G Ciudadanos. Exige la firma previa de un pacto anticorrupción que estaba previsto para la primera semana de investidura, pero el PSOE reaccionó al doble voto negativo de Ciudadanos en las primeras sesiones posponiendo la escenificación de la rúbrica.

Suspendió las negociaciones hasta que se aclare la adjudicación de la mina de Aznalcóllar. El PP quiere un pacto para que gobierne la lista más votada con el objetivo de apuntalar los ayuntamientos de las capitales y las principales ciudades andaluzas donde gobierna.

A esto suman sus medidas distribuidas en cuatro bloques: reforma fiscal; pacto por el empleo; transparencia, regeneración democrática y lucha contra la corrupción; y servicios públicos y políticas sociales. Las demandas se centran en políticas contra la corrupción y de bienestar social, concretamente en relación a los desahucios.

Laincógnitaqueseciernesobreuna posible moviola del pasado 22 del marzo atañe a si ésta serviría para entregar todo el poder a Díaz o le pasará factura por ser causante de la inestabilidad existente. Las fuerzas emergentes deben cuidarse también de lo que sucede ya que el votante, al contemplar un Parlamento parado y noenrodaje,puedenseñalarlesdirectamente y volver a abrazar el bipartidismo, no solo en Andalucía sino en todo el Estado español.

La policía catalana está convencida de que agentes de la Policía Nacional contactaban con al menos uno de los miembros yihadistas a través de escuchas telefónicas. Tras meses investigando a la célula y convencerse de la peligrosidad, los responsables del cuerpo catalán pusieron en conocimiento de la autoridad judicial el caso.

Los Mossos acreditaron que alguno de los investigados mantenía relación con algún ciudadano español, no yihadista ni musulmán, que identificaron como un alto oficial del Cuerpo Nacional de Policía.

Elmagistradoqueinvestigasuaccidentedetráficoseabstienedelacausaypidequeseajuzgadaporotro MADRID — El titular del Juzgado de Instrucción 14 de Madrid ha solicitado a la Audiencia Provincial abstenerse en la causa del incidente de tráfico protagonizado por la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, al entender que ya la instruyó y la archivó, por lo que debe ser otro magistrado el que celebre el juicio.

Según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid TSJM , la Audiencia Provincial decidirá ahora si acepta la petición del magistrado Carlos Valle, lo que implicaría que el juicio de faltas contra Aguirre lo celebraría el Juzgado de Instrucción 41 de Madrid —sustituto natural del 14— o si lo desestima y ordena que sea Valle el que lo celebre.

Sea cual sea la postura de la Audiencia, lo que queda claro es que el juicio a la candidata del PP al Ayuntamiento de la capital española no se celebrará hasta después de las elecciones del próximo domingo día Carlos Valle dictaminó inicialmente que el incidente de tráfico ocurrido el 3 de abril de en la Gran Vía madrileña se tramitara como un juicio de faltas, pero la Audiencia Provincial estimó un recurso de una acusación popular y le devolvió el caso al estimar que los hechos pudieran constituir un delito de desobediencia.

JUICIO DE FALTAS Tras practicarse nuevas diligencias, el juez decretó el archivo de las actuaciones el pasado enero, pero recientemente la Audiencia Provincial estimó un recurso de la Fiscalía y ordenó que el incidente fuera tramitado como un juicio de faltas, revocando así la decisión de Valle de archivarlo.

Una vez recibido este último mandato, el titular del Juzgado de Instrucción 14 dictó una providencia, fechada ayer, en la que comunica a la Audiencia Provincial que, de conformidad a lo previsto en el artículo Foto: Efe del Poder Judicial LOPJ , se abstiene de la causa al haber instruido la totalidad de los autos, formado criterio e incluso archivado el caso.

El artículo En adelante simbolizaremos esta opción de ruptura con una R. Podemos colocar los tres proyectos alineadamente, según el girado de mayor a menor discontinuidad con el pasado que pretendían, de este modo: R, r, C. Con respecto a ellos caben seis ordenaciones distintas de preferencias, según se muestra en la tabla 1.

Tabla 1. Para leer las figuras, entiéndase que la columna III, por ejemplo, significa que para las personas de ese grupo la primera preferencia es r, la segunda preferencia es R y la tercera preferencia es C, posiciones ordinales que se representan en la curva situada debajo de la columna con una forma convexa hacia arriba.

Es decir, que prefieren la reforma a la ruptura y ésta a la continuidad. Las demás columnas y curvas indican las otras ordenaciones de preferencias posibles. Estas varias ordenaciones se dan tanto entre el conjunto de los ciudadanos como entre las minorías políticas organizadas.

A grandes rasgos, corresponden a los siguientes grupos y sus simpatizantes: I Oposición revolucionaria, que incluye a algunos anarquistas, marxistas revolucionarios y nacionalistas radicales.

Entre las opciones presentadas, prefieren la ruptura, pero antes que una reforma que satisfaría sólo a medias las reivindicaciones populares e hipotecaría las posibilidades de ruptura durante muchos años, preferirían preservar la militancia revolucionaria y seguir luchando contra la continuidad.

II Oposición democrática, agrupada desde marzo de en Coordinación Democrática y más tarde en la Plataforma de Organismos Democráticos, compuesta básicamente por comunistas, socialistas, nacionalistas vascos, catalanes y gallegos, y algunos liberales y democristianos.

Prefieren la ruptura, pero antes aceptarían la reforma, que puede abrir contradicciones internas entre los franquistas y permitir un avance gradual y algo más lento hacia la consecución de algunos objetivos antifranquistas, que la continuidad. Algunos antiguos miembros de la oposición revolucionaria pueden incorporarse a este grupo tras experiencias maximalistas con resultados negativos, como ya había sucedido con los comunistas con posterioridad a la guerra civil.

III Reformistas, agrupados desde julio de en torno al Gobierno presidido por Adolfo Suárez y más tarde en el partido gubernamental Unión del Centro Democrático UCD.

Desean el cambio de régimen, pero mejor si puede hacerse por medios legales, preservando algunos elementos de continuidad y beneficiándose de las ventajas que les proporcionan sus posiciones de poder.

Algunos miembros de la oposición moderada pueden adoptar también esta ordenación de preferencias por haber llegado al convencimiento de que la ruptura es imposible o demasiado costosa y porque desean librarse de la dictadura como sea, cual es el caso de algunos democristianos y liberales incorporados a UCD.

IV Aperturistas, que forman parte del Gobierno presidido por Carlos Arias, con Manuel Fraga de ministro del Interior, en los seis primeros meses de , más tarde agrupados en el partido Alianza Popular AP. Quieren una reforma legal, pero ante el peligro de una ruptura preferirían defenderse haciendo causa común con el continuismo franquista.

Algunos franquistas también pueden tomar esta opción porque llegan a la conclusión de que la continuidad sin Franco es imposible y temen la ruptura más que otra cosa.

V Continuistas, en los que se incluye una gran parte del personal político y funcionarial franquista, entre cuyos lugares principales de toma de decisiones están las Cortes orgánicas y la cúpula de las Fuerzas Armadas.

Prefieren la continuidad, pero antes aceptarían la reforma, que permitiría conservar algunas posiciones del pasado, que la temida ruptura. VI Involucionistas o ultras, activos en algunas instituciones franquistas, como el Consejo Nacional del Movimiento, el Sindicato vertical y las organizaciones falangistas, y en movimientos como la Confederación de combatientes.

Aspiran a la continuidad, pero ante una reforma democratizante que diluyera la vigencia de los principios ideológicos franquistas, preferirían volver a la confrontación abierta con «rojos y separatistas» para poder seguir aspirando a instaurar una nueva dictadura. Algunas personas, como ya hemos insinuado, pueden cambiar su adscripción a un grupo o a otro en el curso del proceso de transición.

Además, aunque a efectos de análisis consideraremos en muchos casos que un grupo definido tiene una única voluntad y un solo criterio de elección política, algunas organizaciones colectivas, como los partidos o incluso los gobiernos, pueden incluir entre sus miembros a personas con diferentes ordenaciones de preferencias en el caso de un partido, por ejemplo, suele ser posible encontrar militantes con preferencias correspondientes a grupos más próximos a los extremos que las de los políticos profesionales con motivaciones de carrera política.

Hechas estas salvedades, obsérvese que los grupos de opinión II a V mantienen unas ordenaciones de preferencias coherentes con la gradación del eje R, r, C antes presentada, por lo que les llamaremos grupos gradualistas. En cambio, los grupos de opinión I y VI prefieren las dos opciones extremas a la intermedia, por lo que les llamaremos grupos maximalistas.

Las opiniones de estos últimos grupos pueden adoptar expresiones más o menos rimbombantes, del tipo «antes morir de pie que vivir de rodillas», como decían algunos líderes comunistas durante la guerra civil, o, con cierta dosis añadida de cursilería, «antes morir con honra que vivir con vilipendio», según una expresión usual en algunas revistas de extrema derecha de los años setenta.

Es posible que el parecido, probablemente inconsciente, entre ambas formulaciones verbales se explique por una común y antigua herencia cultural hispánica, sintetizable en el lema derrotista atribuido a Felipe II: «Más vale honra sin barcos que barcos sin honra.

Obviamente, tanto en un caso como en el otro se detesta más que nada morir de rodillas o con vilipendio y se prefiere en primer lugar vivir de pie o con honra, pero, por contraste con la magnificiencia atribuida a este principal objetivo, se desprecia al tercer lugar la alternativa que implica humillación y mediocridad.

Comprensiblemente, los que podrían ser alternativos lemas definitorios de los miembros de los grupos gradualistas, como el «mal menor» o «más vale pájaro en mano que ciento volando», son juzgados por las personas con preferencias maximalistas como una expresión de miseria moral.

En unos casos —las columnas II a V— hay neutralidad o aversión al riesgo, que suele ser producto de la prudencia o el miedo, y en los otros —las columnas de los extre mos-, audacia, gusto por «vivir peligrosamente» y apuesta contra la conformidad.

De acuerdo con algunas proposiciones de la teoría de la votación, antes esbozadas, sólo entre los individuos y grupos con ordenaciones de preferencias cuyas representaciones gráficas son lineales o cóncavas hacia abajo curvas con una sola cumbre o un solo máximo hay posibilidad de encontrar una alternativa preferida por todos, mientras que los que se identifican con ordenaciones cuyas representaciones gráficas son convexas hacia abajo curvas con varias cumbres o máximos o en forma de U no pueden llegar a una convergencia con la opinión mayoritaria.

La explicación gráfica de lo dicho es que una opción puede convertirse en triunfante o en un equilibrio estable si a la izquierda de la misma la mayoría de las curvas suben y a la derecha de la misma la mayoría de las curvas bajan, mientras que con las curvas de los grupos maximalistas sucede que bajan en el tramo izquierdo y suben en?

el- derecho. Es de prever, por tanto, la exclusión de los grupos maximalistas del eventual consenso entre los demás grupos en torno a una opción. Paradójicamente, los grupos maximalistas excluidos pueden influir decisivamente en el resultado final, sobre todo por el impacto que tienen sus opiniones en las ordenaciones de preferencias de los demás.

Dicho de otro modo, la consecución de un equilibrio estable o de la inestabilidad depende en menor medida del número de partidarios de los grupos situados en los extremos que de lo simpatizantes, comprensivos, reactivos o irritados con ellos que se muestren los demás.

Para comprobarlo, imaginemos dos hipotéticas distribuciones porcentuales de la población entre los distintos grupos de opinión distintas ordenaciones de preferencias. Supongamos por ejemplo las siguientes, tomadas como mera ilustración:. Supongamos que se presentan a elección las tres opciones R, ry C concediendo igual peso a cada individuo en la decisión colectiva.

Si presentamos la elección de modo que cada persona que participa en la decisión tenga que escoger una de las tres opciones, lógicamente cada una elegirá según su primera preferencia. R será, pues, la opción vencedora, ya que obtendrá mayor número de preferencias que cualquiera de las otras dos opciones.

Sometamos ahora a elección las tres opciones R, r y C, pero no presentándolas simultáneamente como en el ejercicio anterior, sino de dos en dos; es decir, mediante elecciones sucesivas entre R y r, entre r y C y entre R y C. Empecemos por la hipótesis A. En la elección entre R y r, las personas identificadas con las columnas I, II y VI eligen R, ya que esta opción está situada por delante de la opción r en sus ordenaciones de preferencias, mientras que las personas identificadas con las columnas III, IV y V eligen r porque esta opción está situada por delante de R en sus ordenacio nes véase la tabla 1.

Por tanto, la elección colectiva entre R y r, si cada persona cuenta por uno y nadie por más de uno, es R. En la elección entre r y C, las personas identificadas con las columnas II, III y IV eligen r, ya que esta opción está situada por delante de la opción C en sus ordenaciones de preferencias, mientras que las personas identificadas con las columnas I, V y VI eligen C véase de nuevo la tabla 1.

Por tanto, la elección colectiva entre r y C, si todos los individuos intervienen con igual peso en la decisión, es r. Finalmente, en la elección entre R y C, las personas identificadas con las columnas I, II y III eligen R, ya que esta opción está situada por delante de la opción C en sus ordenaciones de preferencias, mientras que las personas identificadas con las columnas IV, V y VI eligen C véase una vez más la tabla 1.

Por tanto, entre R y C, la elección colectiva con participación igualitaria es C. Vemos, pues, que con la hipótesis A de distribución de grupos de opinión se produce un ciclo. Entre R y r, se elige colectivamente R; entre r y C, se elige r; lógicamente, cabría esperar a la vista de lo anterior que R fuera preferida a C, pero en la elección entre R y C, se elige C.

La ruptura es preferida a la reforma, ésta es preferida a la continuidad, ésta es preferida a la ruptura, ésta es preferida a la reforma, etcétera. A pesar de que una de las opciones cuenta con mayor número de partidarios que las demás, cada una de ellas puede ser derrotada por otra, de modo que obtenemos una elección colectiva intransitiva.

Sucede como en el juego infantil en el que las tijeras cortan el papel, el papel envuelve la piedra y la piedra rompe las tijeras. Esto significa, entre otras cosas más bien sorprendentes, que en una sociedad en la que son amplia mayoría las personas que tienen preferencias gradualistas y sólo una minoría es maximalista es decir, en la que una amplia mayoría se identifica con las columnas II a V frente a la minoría de las columnas I y VI , se producen continuas alteraciones de la decisión colectiva, cambios de rumbo y una inestabilidad general que imposibilita la consolidación de cualquiera de las opciones y puede conducir a un general enfrentamiento civil.

Comparemos ahora este resultado con el que se obtiene cuando en el colectivo en cuestión existe una distribución de ordenaciones de preferencias ligeramente diferentes, como la de la hipótesis B.

Sometamos de nuevo a elección las tres opciones, R, r y C, de dos en dos. Por tanto, la elección colectiva entre R y r es R. La elección colectiva entre r y C es r. La elección colectiva entre R y C es R. La ruptura es preferida a la reforma, ésta es preferida a la continuidad, y, transitivamente, la ruptura es preferida a la continuidad.

Cabe, pues, en esta hipótesis el triunfo y la estabilización de una de las opciones. La diferencia decisiva entre la solución dominante obtenida en la hipótesis B y el ciclo obtenido en la hipótesis A se sitúa en el re sultado de la elección entre R y C. Sin embargo, entre ambas hipótesis no ha cambiado el número total de partidarios de R columnas I y II ni el número total de partidarios de C columnas V y VI.

Ni tan sólo ha cambiado el número total de partidarios de la alternativa irrelevante, r columnas III y IV.

Sólo se han alterado las proporciones entre las personas partidarias de R, con disminución del número de personas con preferencias maximalistas, y el número relativo de personas partidarias de r con distintas preferencias en segundo y tercer lugar.

La elección colectiva, bien produciendo un ciclo o bien decidiéndose por R, depende, pues, de las segundas y terceras preferencias de algunas personas, incluidas las partidarias de una opción irrelevante para la elección decisiva.

Como hemos dicho antes, los cambios no se deben, pues, a las primeras preferencias sino a diferentes grados de impacto de las posiciones maximalistas sobre personas con preferencias gradualistas o, dicho con otras palabras, a diferentes capacidades de provocación de los grupos situados en los extremos.

Hasta aquí se han imaginado sólo cambios muy leves entre una y otra distribución de la población en los diferentes grupos de opinión. Pero parecidas paradojas podrían encontrarse, por supuesto, con cambios más notables, incluyendo aquellos que produjeran un triunfo de la reforma o de la continuidad.

Nuestra interpretación del cambio político en España se apoya en la hipótesis de que las diferencias entre las estructuras de opinión de los años treinta y las de los años setenta incluían tendencias como las anteriormente cuantificadas a título de simple ilustración, las cuales permitían evitar un ciclo y conseguir una elección colectiva transitiva entre las opciones planteadas.

Con respecto a los años treinta, tal vez cabría conceptualizar las opciones antes presentadas, R, r y C, como la República preferida por los revolucionarios y los republicanos, la aceptación de la República como forma de gobierno pero con el deseo de otra Constitución, según defendían los centristas o «tercera vía», y la oposición al régimen de los monárquicos y los fascistas.

Es difícil cuantificar la proporción de cada grupo, pero parece verosímil y acorde con las fuentes utilizables para aproximarse a una estimación de este tipo que, con relación a la situación del último cuarto del siglo, se cumplían los limitados supuestos de nuestro anterior ejemplo numérico: peso relativamente alto de los maximalistas de izquierda, gran debilidad del liberalismo reformista o «burgués».

Con respecto a la segunda mitad de los años setenta, hay algunos sondeos que podrían ser interpretados según las categorías aquí esbozadas. Este tipo de distribución de las opiniones políticas nos permitirá mostrar como, a partir de , se construye un consenso relativamente amplio en torno a la adopción de unas nuevas reglas básicas de decisión colectiva de tipo democrático sin necesidad de suponer expresamente que al inicio del proceso la proporción de demócratas fuera mucho más amplia que en épocas anteriores ni siquiera mayoritaria en la sociedad.

De este modo podrán explicarse también los cambios de mayoría a favor de una u otra opción en distintas fases del proceso de transición. El modelo presentado apunta asimismo a la exclusión de los grupos maximalistas, que de hecho no aceptan la legitimidad del nuevo régimen posfranquista y son juzgados a menudo, mediante expresiones como «los extremos se tocan» y acusaciones de mutua complicidad o infiltración, como elementos desestabilizadores del equilibrio alcanzado de un modo consensual.

Pero, como hemos dicho, la exclusión no significa que las tomas de posición de estos grupos no influyan en el proceso, sino todo lo contrario, ya que los miembros de cada uno de los grupos de opinión adoptan precisamente sus ordenaciones de preferencias bajo la influencia de la amenaza o la presión de los demás.

Lo que ocurre es que, como atestiguan sobradamente los documentos, testimonios y recuerdos disponibles, la obsesión de la gran mayoría de la población y de los dirigentes sociales y políticos en la segunda mitad de los años setenta era, a diferencia de épocas históricas anteriores, evitar una nueva guerra civil.

Esta obsesión, expresada como rechazo de la «guerra fratricida», con el lema de la «reconciliación nacional», o indirectamente mediante la valoración de que «todos perdimos la guerra», es un resultado tal vez paradójico de que hubiese tenido lugar una guerra civil efectiva, en , y de que fuera recordada como un episodio altamente sangriento y cruel.

Es, pues, la existencia del enfrentamiento civil y su memoria lo que determina conductas que buscan evitar su repetición. Podemos decir, así, que en la transición española iniciada en miembros de varios grupos de opinión adaptan sus ordenaciones de preferencias sin renunciar a las que sitúan en primer lugar, pero cediendo en las segundas y terceras de modo que la interacción mutua eluda la producción de un ciclo y dé lugar a un equilibrio estable.

Así, por ejemplo, cuentan con amplio apoyo los reformistas del franquismo que estarían dispuestos a aceptar una ruptura pactada con la oposición democrática como mal menor ante el temor de un mayor protagonismo de la oposición revolucionaria, evocado con terror por los recuerdos de julio y agosto de Análogamente, los simpatizantes de la oposición democrática aceptan que ésta esté dispuesta a negociar y pactar la reforma con reformistas y aperturistas, con las concesiones consiguientes, por temor a una involución ultra, ahuyentada como una pesadilla por las huellas del final de la guerra y la posguerra, etc.

En el fondo, lo que sostenemos es algo más bien obvio si se observa el proceso retrospectivamente; es decir, que la estructura de preferencias de la sociedad española en los años setenta permitía una decisión estable a favor de alguna de las opciones políticas planteadas: ruptura, reforma y continuidad.

Pero el tipo de explicación presentado permite poner el énfasis, más que en los factores de tipo socio-económico, en las conductas estratégicas y de mutua adaptación. Lo que no parece que estuviera escrito en la distribución de preferencias de los españoles ni en ninguna otra parte, fuera ésta una estructura supuestamente determinante o un imaginario rasgo permanente de personalidad, es que fuera a ser alcanzado con seguridad un resultado estable ni cuál iba a ser éste, y de ahí la general sorpresa y admiración que el resultado final despertó.

En la práctica, el proceso de elección no fue muy distinto del presentado en el modelo mediante la comparación sucesiva de las opciones de dos en dos. En una primera fase -los seis primeros meses de — lo que en el fondo se planteó fue una elección entre reforma y ruptura.

Un Gobierno de aperturistas, presidido por Carlos Arias, trató de impulsar su proyecto de reforma frente a los rupturistas, pactando con los continuistas y algunos ultras en la Comisión mixta GobiernoConsejo Nacional del Movimiento creada al efecto.

Manuel Fraga, ministro del Interior de ese gobierno, explícito los términos de la elección cuando dijo que «gobernar es resistir a la ruptura» y cuando presentó el referéndum sobre la reforma que estaba previsto celebrar en octubre de en los siguientes términos: «El que vote no en el referéndum, votará por la ruptura; el que vote positivamente, por la reforma; y el que se abstenga [es decir, la alternativa irrelevante], por el inmovilismo.

Lo que se planteó en una segunda fase -los siguientes seis meses de — fue una elección entre reforma y continuidad. El Gobierno presidido por Adolfo Suárez logró celebrar en diciembre un referéndum sobre la reforma política en el que el voto afirmativo fue lógicamente defendido por los partidarios de la reforma, pero, a diferencia de lo anunciado en su proyecto de referéndum por el Gobierno anterior, el voto negativo fue defendido por los continuistas, mientras la oposición democrática partidaria de la ruptura que en este momento era la alternativa irrelevante promovía la abstención.

La victoria del sí en el referéndum significó claramente un triunfo de la reforma frente a la continuidad en esta fase de la elección. Finalmente, en una tercera fase se planteó una elección entre ruptura y continuidad. Ello se debe a que la misma aprobación y aplicación de la Ley para la reforma política como resultado de la elección en la fase anterior volvió irrelevantes los planteamientos basados en la consecución de la reforma.

Y, aunque en las eleccio nes generales de junio de el sistema electoral deformó los resultados en favor de los reformistas, como veremos, el posterior acuerdo parlamentario entre éstos y la oposición democrática, a costa de los continuistas, permitió llevar a cabo el objetivo de la ruptura: un proceso constituyente y la aprobación mayoritaria en referéndum de una nueva Constitución.

La participaciรณn en una acciรณn polรญtica no depende de si la gente estรก convencidamente a favor o en contra de los objetivos que la acciรณn pretende alcanzar o de lo legรญtimos que los considere.

Dicho de otro modo, la amplitud de una acciรณn no depende de la opiniรณn que se forme en un determinado momento, o al menos no solamente de ella, sino ademรกs de los incentivos positivos y de la disuasiรณn negativa del acto mismo de participar.

Bรกsicamente, el compromiso de cada individuo en la acciรณn, fuente de la mayor o menor amplitud de un movimiento, depende de sus previsiones de que la acciรณn colectiva vaya a ser eficaz para el objetivo que se propone y de la probabilidad de sufrir represalias o perjuicios por haber participado en la misma por ejemplo, en el caso de una dictadura, despido laboral, sanciรณn acadรฉmica, detenciรณn policial, imposiciรณn de una multa, retirada del pasaporte, penas de prisiรณn u otras.

Con otras palabras mรกs resonantes, la amplitud de la acciรณn colectiva depende de la. fe y del miedo. Pero lo paradรณjico es que estas expectativas y probabilidades individuales dependen a su vez en gran medida de lo que hagan los demรกs. Con un enunciado mรกs preciso, la participaciรณn de un individuo se decide en gran parte en funciรณn de cuรกntos vayan a participar en la acciรณn, de modo que la decisiรณn de cada uno es a la vez causa y consecuencia de la decisiรณn de los demรกs.

Supongamos que, a la salida de un local de espectรกculos, algunas personas tratan de cruzar una calle con mucho trรกfico sin hacer caso del paso de peatones ni del semรกforo.

Si estas personas son pocas, dudarรกn, se mirarรกn unas a las otras y sรณlo un grupo de los mรกs aguerridos asumirá la iniciativa de empezar a andar por la calzada; al hacerlo, otros considerarán que aquellos transeúntes ya son suficientes para disuadir a los conductores y alejar el peligro y les seguirán; cuantos más lo hagan, más perderán el miedo y se sentirán animados a imitarles, hasta que al final la muchedumbre imponga su peso y la circulación quede paralizada.

Si, en cambio, al principio sólo una o dos personas se atreven a cruzar, es fácil que no consigan detener a los automóviles y tengan que volver atrás. Algo parecido sucede en ciertas reuniones formales cuando, al final de la conferencia o el parlamento de honor, no hay costumbre o norma clara sobre si es o no cortés aplaudir.

Si, tras unos momentos de silencio, sólo uno o dos empiezan a batir palmas, es posible que se queden solos en su acción y hagan el ridículo, pero si de entrada empieza un grupo algo más numeroso, es casi seguro que se conseguirá una unánime ovación.

De ahí la funcionalidad de la claque en los teatros, un artilugio capaz de arrancar con poco esfuerzo una acción masiva de reconocimiento que, sin él, habría más a menudo el riesgo de que no tuviera lugar.

Este es también el mecanismo de la circulación de rumores. Independientemente de su veracidad o falsedad, un rumor alcanza una gran difusión si, en los primeros días u horas, un número suficiente de personas lo considera creíble o suficientemente bien hallado para transmitirlo a otras; si, por el contrario, el rumor, aun siendo verdadero, no es creído por los primeros que lo escuchan, con toda probabilidad agonizará.

Estas interacciones humanas pueden ser analizadas mediante el enunciado formal de que ciertas actividades son autosuficientes a partir de un cierto nivel mínimo. Un concepto como el de masa crítica, extraído de la ingeniería nuclear, y equivalente a la masa que provoca una reacción en cadena, es también aplicable a ciertos comportamientos humanos en los que se produce este fenómeno de «decantamiento», aunque sabiendo que la masa crítica puede ser diferente para uno u otro individuo.

Es fácil observar que, en una fiesta en la que la gente se reúne en corros en una sala, algunos se sienten incitados a elevar su volumen de voz en cuanto empiezan a oír las voces del corro de al lado; con ello no hacen sino aumentar el nivel de sonido de la sala, de modo que, a ese nuevo nivel, otras personas que habían continuado conversando en un tono normal empiezan a tener dificultades de oído y se ponen a hablar también en voz alta, hasta que toda la reunión se convierte en un gran griterío.

Los fenómenos de «decantamiento» son muy importantes en los procesos de transición. Los partidarios o defensores de una dictadura -como los franquistas de los años sesenta y setenta— pueden protagonizar cambios de chaqueta con afluencia aceleradamente creciente cuando empiezan a disminuir las probabilidades de continuidad de aquel régimen.

Algunos factores ajenos a la firmeza de las convicciones ideológicas de la gran mayoría de los autoritarios, como las protestas populares, la diplomacia de otros países o la avanzada edad del dictador, pueden incitar a un sector del personal político de la dictadura a iniciar una «apertura» o simplemente a atenuar el control de la población y la represión de los disidentes, lo cual a su vez estimula la participación popular en las protestas y las presiones extranjeras.

Disminuyen así las probabilidades de perduración de la dictadura, por lo que nuevos sectores de autoritarios pueden sentirse incentivados a defender una liberalización del régimen y a establecer contactos con la oposición.

Mediante procesos dinámicos de este tipo, un número significativo de personas puede cambiar su adscripción política e ideológica y realizar movimientos tránsfugas o, dicho en términos de la tabla 1 mostrada en el capítulo anterior, las proporciones de personas de cada una de las columnas numeradas de I a VI pueden alterarse en el curso de la transición.

Aceptemos que para cada persona existe un número, al que podemos llamar k, que cuantifica el nivel de participación mínima que le induce a participar en una acción por ejemplo, el aperturismo de la dictadura o, análogamente para las personas de opiniones democráticas, los movimientos antidictatoriales de la oposición.

En la figura 1 se representa con una línea horizontal el valor o utilidad que tiene para esa persona la abstención, medible por ejemplo en tiempo libre, como una constante línea AA.

La utilidad de la participación, en cambio, depende directamente de la va loración subjetiva de la bondad del fin por el que se lucha y de la probabilidad de conseguir ese fin, así como depende inversamente del número de personas que están en contra y del riesgo que se corre participando, por lo que su representación gráfica tiene al principio una forma creciente en función del número de personas que participan primer tramo de la línea PP.

De este modo, en un régimen dictatorial, algunas personas favorables a la democracia pueden considerar que una participación esperada por debajo del nivel k será insuficiente para sensibilizar a los gobernantes y conseguir algún éxito mientras que los riesgos de los participantes serán demasiado altos, ya que, dado su escaso número, podrán ser fácilmente identificados y aislados; entonces, la utilidad.

Figura 1 El eje horizontal mide el número de personas que participan en una acción y el eje vertical mide la utilidad individual de la participación.

La linea AA expresa la utilidad de la abstención y la línea PP, la utilidad de la participación, la cual varía con el número de personas que toman parte en la acción. El punto k es el nivel mínimo de participación a partir del cual a un individuo le sale a cuenta participar, y el punto m es el nivel máximo de participación a partir del cual deja de valer la pena participar.

La superficie rayada es la utilidad total que cabe conseguir mediante la participación. Figura 2 El eje horizontal mide el número de personas que se espera que participen y el eje vertical el número de personas que considera suficiente esa participación esperada para participar ellos también.

de la participación es inferior a la de la abstención. Por encima de k, en cambio, hay una apreciación subjetiva de que participar vale la pena, ya que la amplitud esperable del movimiento puede disuadir o debilitar la represión y aproximarse a la consecución de su objetivo; en esa situación, la utilidad de la participación es superior a la de la abstención.

Es posible también que algunos consideren que, a partir de otro nivel muy alto de participación, ya hay suficiente gente para que el resultado empiece a estar cantado, de modo que la curva de utilidad de la participación se hace decreciente y, a partir de un cierto punto por ejemplo m en la figura 1 , el individuo considera que ya no hace falta perder tiempo, esfuerzo ni energías en la acción.

Dónde se sitúa k y, si existe, m depende de cada individuo. El eje horizontal de la figura mide el número de personas que se espera que participen en la acción y el eje vertical indica el número de personas que consideran «suficiente» esa participación esperada para hacerlo ellos también.

Este número puede ser un valor absoluto —por ejemplo, diez personas bastan para atreverse a cruzar la calle y mil manifestantes son suficientes para que un individuo decida unirse a un cortejo callejero- o un valor relativo, medible por ejemplo por la proporción de asistentes a una conferencia que aplauden o el porcentaje de personas que participan en una huelga o asamblea de fábrica o de facultad.

Por ello la curva acampanada está algo deformada en los extremos. Si trazamos ahora una curva que sea la representación acumulativa de esta distribución, obtenemos un perfil como el de la figura 3, que nos indica el número de personas que efectivamente partici paran en la acción, en el eje vertical, según el número de personas que se espera que participen, medido en el eje horizontal.

La curva crece, pues, hacia la derecha, o al menos no decrece. La curva tiene, pues, una forma parecida a una S. Una relación de este tipo parece expresar con cierta penetración la inestabilidad de las movilizaciones antifranquistas durante muchos años.

Primero, la sensación que experimentaron muchos militantes de la oposición de encontrarse en un continuo tejer y destejer o dando una y otra vez «un paso adelante y dos atrás», según la referencia literaria que se quiera elegir. Después, la bola de nieve que provocó un crecimiento continuo de las movilizaciones, con la sorprendente incorporación a las mismas de personas que antes nunca habían participado en nada y que en algunos casos incluso tomaban la delantera, hasta hacer el empuje poco menos que imparable.

Figura 3 El eje horizontal mide el número de personas que se espera que participen, y el eje vertical indica el número de personas que participarán. Es cómo si durante mucho tiempo un pequeño grupo de personas hubiera estado empujando sin éxito la piedra de Sísifo, que caía rodando una y otra vez hacia atrás, hasta que en un cierto momento hubieran llegado a la cumbre y, tras un leve empellón, la roca se hubiera precipitado hacia abajo por el otro lado de la montaña, fuera ya del control de los esforzados empujadores iniciales, provocando un alud.

Hay, en efecto, dos únicos puntos de equilibrio en este esquema de participación. Imaginemos que la movilización consiste en una acción de protesta que se convoca periódicamente en un mismo lugar, sea por ejemplo una concentración reivindicativa de mejoras urbanísticas de los vecinos de un barrio, una reunión periódica de una asociación cultural o un colegio profesional, una asamblea de estudiantes de una facultad que se pretende celebrar cada semana o una concentración anual con motivo del Primero de Mayo en una localidad.

Obsérvese de nuevo la figura 3. Si se espera una participación de un número de personas que, para facilitar la exposición, podemos cifrar en 30 sea éste un porcentaje o bien un número absoluto , porque ése fuera, por ejemplo, el nivel alcanzado la vez anterior, participarán sólo 20, de modo que algunos quedarán decepcionados porque esperaban mayor asistencia y considerarán que para ellos la cifra realmente alcanzada no es suficiente.

En la siguiente ocasión, los decepcionados de la primera experiencia dejarán de asistir, de modo que la asistencia descenderá y habrá nuevos decepcionados, hasta que, al final, sólo en torno a una docena participarán en la acción.

Si suponemos, por el contrario, que se espera una participación de 60, habrá una participación efectiva de 80, tras la cual todos los asistentes estarán satisfechos de haber participado y algunos de los que no lo han hecho, al conocer el éxito de la acción, lamentarán no haberse sumado a la misma.

En la ocasión siguiente, asistirán también estos últimos, y así sucesivamente, hasta alcanzar la cifra máxima de Una participación por debajo de la masa crítica genera decepción y desmovilización, como en el levantamiento de la piedra de Sísifo, mientras que una participación por encima de aquel nivel produce atracción y movilización creciente, como una bola de Hay, pues, un equilibrio de baja participación, en la intersección de la curva con la línea de 45° abajo a la izquierda, y otro equilibrio de alta participación, en la otra intersección arriba a la derecha.

En el primer caso sólo participan los incondicionales y algunos pocos más y en el segundo, la casi totalidad. Cualquier otro punto de la curva genera una dinámica de decantamiento que conduce a alguno de los dos puntos de equilibrio mencionados, donde se estabiliza.

También puede ocurrir que la curva de participación en un colectivo tenga una forma como la de la curva A en la figura 4.

En tal caso no cabe esperar que vaya a haber movilizaciones, ya que, aunque éstas se convoquen, el número de gente que asistirá a la acción convocada será siempre inferior al número esperado la curva está siempre por debajo de la línea de 45° y la decepción consiguiente disuadirá en el futuro a los posibles asistentes.

Esta situación de pasividad no necesariamente indica, sin embargo, que en la población predomine un sentimiento de legitimidad de la situación establecida, en este caso una adhesión a la dictadura, o una aversión manifiesta a los convocantes de la acción, que pueden ser, por ejemplo, portavoces de una alternativa democrática vista con cierta simpatía.

Por ello puede ocurrir que una influencia exterior al colectivo que dé lugar a la formación de un reducido núcleo de activistas, o incluso la llegada de un puñado de ellos desde otra localidad, empresa o escuela, incondicionalmente dispuestos a movilizarse aún sin tener expectativas de que su convocatoria vaya a tener mucho éxito de participación, haga ascender la curva hasta una de tipo B, cuyo nivel más bajo incluye a los incondicionales, i.

Con ello se obtendrá, en el peor de los casos, un equilibrio i7 en el que un pequeño número de simpatizantes se une a los activistas en las acciones. Alternativamente, puede suceder que tenga lugar una movilización masiva y ampliamente mayoritaria, superior incluso a las más optimistas expectativas de los convocantes, al nivel r.

Este éxito aparentemente inexplicable puede ser contemplado como un premio de la providencia a la tozudez y la perseverancia, pero también cabe interpretar con menos trascendencia que la minoría intrépida desempeña, en ciertas circunstancias, un papel multiplicador parecido al de ciertos factores económicos en la producción.

Sin embargo, aun si se hubiera alcanzado este segundo equili brio, la introducción de represalias, en forma, por ejemplo, de despido de los activistas del lugar de trabajo o estudio en que tenía lugar la acción o de detención policial de los mismos, puede devolver la situación a la curva A.

De nuevo el colectivo se sumirá entonces en la pasividad. Puede ser interesante plantearse cuáles son las características y cómo surge este tipo de personas que hemos calificado de incondicionales o intrépidos. O, dicho de otro modo, cuáles fueron los orígenes de los militantes antifranquistas, algunos de los cuales hicieron de la actividad política de oposición algo así como un deber que dejaban de poner en duda y su más incondicionada dedicación, con una entrega revestida a menudo de tonos místicos, y que cabría definir más fría y genéricamente como emprendedores políticos.

En algunos casos los militantes antifranquistas eran antiguos políticos del bando republicano, derrotados en la guerra civil, que habían sufrido cárcel o exilio y a los que las circunstancias habían mantenido en el activismo político de un modo prácticamente irreversible.

En muchos otros casos, sin embargo, se trataba de personas bastante insensibles al riesgo, que valoraban poco los costes de oportunidad del presente y estaban orientadas al futuro, es decir que contemplaban una lejana consecución de sus objetivos políticos aplicándoles una tasa de descuento muy baja o incluso negativa.

Es lógico que este tipo de personas abunde más entre los jóvenes, ya que son precisamente los jóvenes quienes poseen un mayor volumen de lo que podría llamarse capital en tiempo futuro, apto tanto para disminuir el valor relativo de las represalias a las que se arriesgan como para aceptar que se sitúe en tiempo remoto la recompensa por su acción.

Si se nos permite la comparación, tal vez algo irreverente, la explicación de por qué son los jóvenes los que tienen mayor capacidad de militancia política en situaciones adversas es tan simple como la explicación de por qué las personas con dinero tienen mayor capacidad de apostar en los juegos de azar.

De hecho es pro bábilísticamente irracional jugar como era irracional «jugársela» en la oposición , ya que sólo unos pocos obtienen premios que compensen el gasto y la mayoría siempre sale perdiendo de otro modo, el juego no sería un negocio. Pero siempre hay alguna esperanza, más valorada si se desprecia el riesgo, y además el propio juego arriesgado proporciona un cierto placer.

Así, pese a los inconvenientes y privaciones de una vida de activista, la acción en sí misma puede ser vivida subjetivamente como gratificante si comporta independencia personal, cierta posibilidad de invención e iniciativa, confraternización estrecha con otras personas. con gustos similares y otras cualidades más difíciles de hallar en una actividad más conformista y rutinaria.

La diferencia entre los dos tipos de personas, los que participan o apuestan incondicionalmente y los prudentes, reside en que, para un rico, perder mucho dinero es relativamente menos grave que para un pobre, ya que aquél, aun tras la pérdida, puede mantener sustancialmente su nivel de vida anterior, mientras que para éste una gran pérdida puede significar verse arrojado a la penuria o la indigencia.

Análogamente, una persona joven o, lo que es lo mismo, rica en años, puede arriesgar mejor una temporada sin trabajo, de clandestinidad o incluso de cárcel, porque tendrá tiempo luego de rehacer su vida más fácilmente que una persona más cercana a la vejez o la muerte.

Asimismo, es más fácil que un joven se sienta confortado con la expectativa de alcanzar un objetivo político al cabo de quince o veinte años a contar a partir del momento en que realiza la acción, porque puede esperar que entonces seguirá vivo y en condiciones de disfrutar el logro, mientras que un viejo puede calcular que las esperanzas situadas en un futuro lejano difícilmente le podrán ya beneficiar.

Por eso las personas de mayor edad tienen mayor aversión al riesgo y sitúan sus preferencias en objetivos a corto plazo y probables de conseguir. La formación e incremento de este tipo de personas del grupo i puede darse por dos vías distintas. necesariamente solidario con el de los que ya habían abrazado la militancia con anterioridad.

Por otro lado, puede ocurrir que sea un proceso, circunscrito por ejemplo a un centro de trabajo o estudio o a una localidad, en el que se alcance un equilibrio de gran movilización r en la figura 4 , el que conduzca a la incorporación de un grupo de personas movilizadas al grupo de los incondicionales, de modo que la curva se convierta en una de tipo C.

De este modo se consolida el equilibrio de gran movilización y se crean condiciones para resistir una disminución del grupo de activistas sin por ello retroceder en el nivel del movimiento. Esto sin duda ocurrió en algunas zonas fabriles, sectores universitarios o incluso poblaciones y comarcas enteras en el desarrollo de los movimientos antifranquistas de los años sesenta y setenta.

Lo que acabamos de decir no pretende realzar excesivamente el papel de una minoría de activistas sino más bien desacralizar la propia imagen que solían tener de su misión y que algunos todavía conservan. De hecho, para mucha gente que vivió con resignación el franquismo y posteriormente abrazó la democracia, el paso de la pasividad a la acción colectiva seguramente no fue tanto un resultado de la influencia y el efecto multiplicador de un núcleo de militantes en su lugar de trabajo o residencia, sino de un cambio personal de su número crítico, es decir, de una nueva apreciación subjetiva de lo que consideraban que era «suficiente» movimiento para unirse a él.

Este cambio de apreciación estuvo condicionado por una percepción más favorable de las probabilidades de éxito de la acción y de menor riesgo para los participantes, apoyada en un proceso real de decrepitud y más tarde muerte del dictador, descomposición progresiva del régimen y suavización de la represión.

Es decir, por un aumento de la fe en la democracia o un descreimiento con respecto al franquismo y una disminución del miedo a la dictadura. Dicho tal vez con mayor propiedad, por una fundamentación más realista de la esperanza de cambio y una atenuación real de la gravedad de las represalias.

Hay de hecho dos procesos simultáneos y complementarios de «decantamiento». Por un lado, el aumento de los antifranquistas activos disminuye las esperanzas de continuidad de los franquistas; por otro, los cambios de chaqueta de éstos alimentan el antifranquismo, hasta que la creciente actividad de oposición provoca un abandono del barco por las ratas y una celebración democrática general.

La curva de la participación puede llegar entonces a tener una forma parecida a la de la figura 5. Volviendo a la tabla 1, podemos decir que, para la adscripción a alguna de las ordenaciones de preferencias y los cambios de una columna a otra, cada uno de los seis grupos de personas influye sobre los demás y todos aunque tal vez en menor grado los de las columnas maximalistas I y VI son influidos por los demás.

Con un enfoque individualista de la acción colectiva como el que aquí se ha apuntado cabe dar cuenta de varios aspectos característicos del antifranquismo. En primer lugar, parece lógico que características como la aversión al riesgo y la orientación de futuro, con las que hemos definido a los emprendedores políticos o incondicionales de la acción, se expresaran mediante ideologías portadoras de proyectos de futuro irreales y utópicos, a veces con una fe en la causa de tipo religioso, como en un cierto marxismo milenarista y un eternamente esperanzado cristianismo progresista que alcanzaron una difusión relativamente amplia entre las minorías militantes.

Estas tendencias enlazan con el maximalismo de la ordenación de preferen-. cias de la columna I de la tabla 1. Es asimismo comprensible el predominio de jóvenes en los grupos más activos de la oposición antifranquista, en cierto modo haciendo cierta aquella afirmación que algunos atribuyen a Willy Brandt sobre el corazón anarquista de los veinte años y el cerebro conservador de los cincuenta, aunque, según nuestros esquemas, ambas opciones pueden ser tomadas a partir de una lógica calculadora.

En segundo lugar, es posible explicar la notable tendencia subjetivista de los grupos organizados de la oposición a la hora de valorar la amplitud y la fuerza del propio movimiento, dada la dependencia de la participación real en la acción de la previsión sobre la amplitud de la misma.

Así se consolidaron costumbres como el mentir sistemáticamente sobre el número de participantes en una reunión o asamblea, de huelguistas y de asistentes a manifestaciones, por supuesto exagerándolo, costumbre que caracteriza de hecho a todos los movimientos sociales, aun en plena legalidad.

También los rumores sobre reales o imaginarios conflictos internos del franquismo y las reiteradas predicciones sobre una caída inminente del régimen podían conseguir que aumentara la percepción subjetiva de las posibilidades de éxito de la acción y la participación en la misma.

En tercer lugar, las diversas posibilidades de análisis antes presentadas permiten comprender mejor el panorama complejo y variado de los movimientos antifranquistas considerados en su distribución social y territorial. Encontramos, así, zonas y ambientes de pasividad ante la dictaduras que después se han expresado —incluso electoralmente— como claramente de izquierdas a los que, con cierto fundamento, puede atribuírseles retrospectivamente una situación como la representada por la curva A de la figura 4.

Asimismo, se observan levantamientos aparentemente casi espontáneos o provocados por pequeños grupos, como la huelga de tranvías de Barcelona de u otras breves e intensas huelgas locales, como las de El Ferrol en y Vigo en , sin continuidad aparente o seguidas de un radical retroceso cuando el impulso inicial desaparece o un puñado de militantes es dispersado, de un modo correspondiente al equilibrio r de la curva B y a la curva A, respectivamente, de la figura 4.

Es también digna de ser señalada la abundancia de núcleos de Por último, algunos focos más o menos extensos de movilización persistente, sobre todo en los años sesenta y primeros setenta, como los de las minas de Asturias, las universidades de Madrid y Barcelona, amplias zonas del País Vasco después de las protestas contra el Consejo de guerra a un grupo de etarras celebrado en Burgos en , y algunas zonas fabriles como el Bajo Llobregat, pueden ser interpretados como situaciones del tipo simbolizado por la curva C de la figura 4.

En conjunto, el antifranquismo se caracterizó por sus discontinuidades y, como ya hemos dicho en el capítulo anterior, su insuficiencia global para imponer por sí solo un cambio de régimen. Asimismo, durante muchos años, una vez agotadas las tradiciones republicana, socialista y anarquista de posguerra, sólo los comunistas mantuvieron un continuado activismo organizado, aunque en total agrupaban sólo a unos pocos miles de militantes; solamente después de la muerte por atentado etarra del presidente del Gobierno Luis Carrero Blanco, en diciembre de , experimentaron un nuevo impulso las organizaciones del PSOE y del PNV y se fundaron nuevos grupos como CDC.

No hubo, en conjunto, una acción general unitaria, coordinada y masiva de la oposición para el derrocamiento de la dictadura y, como es bien sabido, el general Franco expiró entubado en una residencia de la Seguridad Social.

Todas estas limitaciones no impidieron que, a partir de , se alcanzaran de nuevo cifras de huelgas y huelguistas comparables a las de los años veinte y treinta.

Hubo entonces una euforia movilizadora y asociativa, así como una rápida ampliación y «circulación de élites» demócratas que conllevó el apartamiento y reciclaje de antiguos grupos y militantes clandestinos y el protagonismo de muchos advenedizos en la formación de una nueva clase política para el posfranquismo.

Todo ello fue expresión, sin duda, de una opinión vagamente demócrata de amplios sectores de la población, de la que ya hemos hablado, que debía de existir antes de un modo latente y que en gran medida no se improvisó sino que por primera vez se expresó en toda su amplitud cuando disminuyó el riesgo y aumentaron las probabilidades de consecución de los objetivos perseguidos.

Ya era, sin embargo, tarde para que ese movimiento fuera capaz de imponer una alternativa democrática basándose en sus propias fuerzas, porque habían funcionado las «previsiones sucesorias» del régimen y se había instaurado la monarquía.

Aún era tiempo, no obstante, para lograr un cambio político y el movimiento alcanzó la amplitud suficiente para obligar al rey y a los políticos franquistas a desechar el continuismo y proceder a una reforma del régimen, buscando algún tipo de compromiso con la oposición.

Diferentes métodos de votación producen diferentes resultados en un mismo colectivo de votantes. Entre las numerosas paradojas de la votación, que han sido ampliamente estudiadas por la teoría política de la elección colectiva, se incluyen algunas como las siguientes.

En una votación entre varias alternativas, a las que podemos llamar x, y, z, puede ganar, por ejemplo x, pero si se elimina una de las alternativas perdedoras, por ejemplo z, una nueva votación puede dar la victoria a y.

Dicho con otras palabras, el ganador de una votación puede convertirse en perdedor si desaparece o renuncia alguno de los perdedores iniciales. Si, en cambio, se elimina el ganador, x, por ejemplo porque lo que se votan son personas y se trata de seleccionar a varias, la primera ganadora ya se considera seleccionada y se quiere seleccionar otra más, la que antes había quedado en último lugar, z, puede quedar ahora vencedora.

Este tipo de paradojas pone en duda la fuerza moral de los resultados obtenidos mediante el voto y abre la discusión sobre los criterios para preferir uno u otro sistema de votación. En general, es difícil sostener que el resultado de una votación cualquiera expresa «la voluntad» de los votantes.

Por el contrario, parece obligado reconocer que la ventaja del mecanismo de votar reside en su capacidad de producir decisiones colectivamente aceptadas, más que en la de averiguar qué es lo que «realmente» los votantes quieren.

Los sistemas de votación deberán ser evaluados, pues, por el grado de coherencia que permitan conseguir entre las preferencias individuales y la elección colectiva, pero sabiendo que ningún sistema que proporcione resultados claros podrá evitar en ciertos casos paradojas como las mencionadas.

En la práctica, la validez de los resultados tomados por votación suele depender de la aceptación previa de las reglas del juego por los votantes, incluida la aceptación de que estas reglas pueden provocar sorpresas en su aplicación.

Antes de entrar en el análisis del caso que justifica este capítulo, veamos un sencillo ejemplo de resultados distintos con dos sistemas de votación. Supongamos que existe un pequeño colectivo de cinco votantes —por ejemplo, un comité de una institución estatal o una junta directiva de un club privado—, a los que llamamos A, B, C, D y E, que tienen que elegir entre cuatro alternativas, a las que llamamosx, y, z, w.

Imaginemos que cada votante es capaz de ordenar sus preferencias entre las alternativas, del modo siguiente: Votantes:. Si se ponen a votación las alternativas por mayoría simple, cada votante votará por la alternativa que prefiere en primer lugar, es decir, A y B votarán por x, C votará por y, D por w, y E por z.

Como resultado, x obtendrá dos votos y cada una de las demás alternativas uno. Por tanto, el vencedor de la votación por mayoría simple será x.

Supongamos, en cambio, que las alternativas se ponen a votación de dos en dos y se va eliminando la perdedora.

confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos Su actitud intrépida fue recompensada con cinco títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres League Cup y una medalla de campeón de Champions grima y el póker, son varias las característi- una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su bien las confrontaciones no son constantes, tanto

Personalidades Peligrosas - FBI

Confrontaciones de Póker Intrépidas - enfrentamientos entre fracciones y en guerra civil. intrépida desempeña, en ciertas poker para mejorar las posiciones en el debate», a la confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos Su actitud intrépida fue recompensada con cinco títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres League Cup y una medalla de campeón de Champions grima y el póker, son varias las característi- una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su bien las confrontaciones no son constantes, tanto

Para comprobarlo, imaginemos dos hipotéticas distribuciones porcentuales de la población entre los distintos grupos de opinión distintas ordenaciones de preferencias. Supongamos por ejemplo las siguientes, tomadas como mera ilustración:.

Supongamos que se presentan a elección las tres opciones R, ry C concediendo igual peso a cada individuo en la decisión colectiva. Si presentamos la elección de modo que cada persona que participa en la decisión tenga que escoger una de las tres opciones, lógicamente cada una elegirá según su primera preferencia.

R será, pues, la opción vencedora, ya que obtendrá mayor número de preferencias que cualquiera de las otras dos opciones. Sometamos ahora a elección las tres opciones R, r y C, pero no presentándolas simultáneamente como en el ejercicio anterior, sino de dos en dos; es decir, mediante elecciones sucesivas entre R y r, entre r y C y entre R y C.

Empecemos por la hipótesis A. En la elección entre R y r, las personas identificadas con las columnas I, II y VI eligen R, ya que esta opción está situada por delante de la opción r en sus ordenaciones de preferencias, mientras que las personas identificadas con las columnas III, IV y V eligen r porque esta opción está situada por delante de R en sus ordenacio nes véase la tabla 1.

Por tanto, la elección colectiva entre R y r, si cada persona cuenta por uno y nadie por más de uno, es R. En la elección entre r y C, las personas identificadas con las columnas II, III y IV eligen r, ya que esta opción está situada por delante de la opción C en sus ordenaciones de preferencias, mientras que las personas identificadas con las columnas I, V y VI eligen C véase de nuevo la tabla 1.

Por tanto, la elección colectiva entre r y C, si todos los individuos intervienen con igual peso en la decisión, es r. Finalmente, en la elección entre R y C, las personas identificadas con las columnas I, II y III eligen R, ya que esta opción está situada por delante de la opción C en sus ordenaciones de preferencias, mientras que las personas identificadas con las columnas IV, V y VI eligen C véase una vez más la tabla 1.

Por tanto, entre R y C, la elección colectiva con participación igualitaria es C. Vemos, pues, que con la hipótesis A de distribución de grupos de opinión se produce un ciclo.

Entre R y r, se elige colectivamente R; entre r y C, se elige r; lógicamente, cabría esperar a la vista de lo anterior que R fuera preferida a C, pero en la elección entre R y C, se elige C. La ruptura es preferida a la reforma, ésta es preferida a la continuidad, ésta es preferida a la ruptura, ésta es preferida a la reforma, etcétera.

A pesar de que una de las opciones cuenta con mayor número de partidarios que las demás, cada una de ellas puede ser derrotada por otra, de modo que obtenemos una elección colectiva intransitiva. Sucede como en el juego infantil en el que las tijeras cortan el papel, el papel envuelve la piedra y la piedra rompe las tijeras.

Esto significa, entre otras cosas más bien sorprendentes, que en una sociedad en la que son amplia mayoría las personas que tienen preferencias gradualistas y sólo una minoría es maximalista es decir, en la que una amplia mayoría se identifica con las columnas II a V frente a la minoría de las columnas I y VI , se producen continuas alteraciones de la decisión colectiva, cambios de rumbo y una inestabilidad general que imposibilita la consolidación de cualquiera de las opciones y puede conducir a un general enfrentamiento civil.

Comparemos ahora este resultado con el que se obtiene cuando en el colectivo en cuestión existe una distribución de ordenaciones de preferencias ligeramente diferentes, como la de la hipótesis B. Sometamos de nuevo a elección las tres opciones, R, r y C, de dos en dos.

Por tanto, la elección colectiva entre R y r es R. La elección colectiva entre r y C es r. La elección colectiva entre R y C es R. La ruptura es preferida a la reforma, ésta es preferida a la continuidad, y, transitivamente, la ruptura es preferida a la continuidad. Cabe, pues, en esta hipótesis el triunfo y la estabilización de una de las opciones.

La diferencia decisiva entre la solución dominante obtenida en la hipótesis B y el ciclo obtenido en la hipótesis A se sitúa en el re sultado de la elección entre R y C. Sin embargo, entre ambas hipótesis no ha cambiado el número total de partidarios de R columnas I y II ni el número total de partidarios de C columnas V y VI.

Ni tan sólo ha cambiado el número total de partidarios de la alternativa irrelevante, r columnas III y IV. Sólo se han alterado las proporciones entre las personas partidarias de R, con disminución del número de personas con preferencias maximalistas, y el número relativo de personas partidarias de r con distintas preferencias en segundo y tercer lugar.

La elección colectiva, bien produciendo un ciclo o bien decidiéndose por R, depende, pues, de las segundas y terceras preferencias de algunas personas, incluidas las partidarias de una opción irrelevante para la elección decisiva.

Como hemos dicho antes, los cambios no se deben, pues, a las primeras preferencias sino a diferentes grados de impacto de las posiciones maximalistas sobre personas con preferencias gradualistas o, dicho con otras palabras, a diferentes capacidades de provocación de los grupos situados en los extremos.

Hasta aquí se han imaginado sólo cambios muy leves entre una y otra distribución de la población en los diferentes grupos de opinión. Pero parecidas paradojas podrían encontrarse, por supuesto, con cambios más notables, incluyendo aquellos que produjeran un triunfo de la reforma o de la continuidad.

Nuestra interpretación del cambio político en España se apoya en la hipótesis de que las diferencias entre las estructuras de opinión de los años treinta y las de los años setenta incluían tendencias como las anteriormente cuantificadas a título de simple ilustración, las cuales permitían evitar un ciclo y conseguir una elección colectiva transitiva entre las opciones planteadas.

Con respecto a los años treinta, tal vez cabría conceptualizar las opciones antes presentadas, R, r y C, como la República preferida por los revolucionarios y los republicanos, la aceptación de la República como forma de gobierno pero con el deseo de otra Constitución, según defendían los centristas o «tercera vía», y la oposición al régimen de los monárquicos y los fascistas.

Es difícil cuantificar la proporción de cada grupo, pero parece verosímil y acorde con las fuentes utilizables para aproximarse a una estimación de este tipo que, con relación a la situación del último cuarto del siglo, se cumplían los limitados supuestos de nuestro anterior ejemplo numérico: peso relativamente alto de los maximalistas de izquierda, gran debilidad del liberalismo reformista o «burgués».

Con respecto a la segunda mitad de los años setenta, hay algunos sondeos que podrían ser interpretados según las categorías aquí esbozadas. Este tipo de distribución de las opiniones políticas nos permitirá mostrar como, a partir de , se construye un consenso relativamente amplio en torno a la adopción de unas nuevas reglas básicas de decisión colectiva de tipo democrático sin necesidad de suponer expresamente que al inicio del proceso la proporción de demócratas fuera mucho más amplia que en épocas anteriores ni siquiera mayoritaria en la sociedad.

De este modo podrán explicarse también los cambios de mayoría a favor de una u otra opción en distintas fases del proceso de transición. El modelo presentado apunta asimismo a la exclusión de los grupos maximalistas, que de hecho no aceptan la legitimidad del nuevo régimen posfranquista y son juzgados a menudo, mediante expresiones como «los extremos se tocan» y acusaciones de mutua complicidad o infiltración, como elementos desestabilizadores del equilibrio alcanzado de un modo consensual.

Pero, como hemos dicho, la exclusión no significa que las tomas de posición de estos grupos no influyan en el proceso, sino todo lo contrario, ya que los miembros de cada uno de los grupos de opinión adoptan precisamente sus ordenaciones de preferencias bajo la influencia de la amenaza o la presión de los demás.

Lo que ocurre es que, como atestiguan sobradamente los documentos, testimonios y recuerdos disponibles, la obsesión de la gran mayoría de la población y de los dirigentes sociales y políticos en la segunda mitad de los años setenta era, a diferencia de épocas históricas anteriores, evitar una nueva guerra civil.

Esta obsesión, expresada como rechazo de la «guerra fratricida», con el lema de la «reconciliación nacional», o indirectamente mediante la valoración de que «todos perdimos la guerra», es un resultado tal vez paradójico de que hubiese tenido lugar una guerra civil efectiva, en , y de que fuera recordada como un episodio altamente sangriento y cruel.

Es, pues, la existencia del enfrentamiento civil y su memoria lo que determina conductas que buscan evitar su repetición. Podemos decir, así, que en la transición española iniciada en miembros de varios grupos de opinión adaptan sus ordenaciones de preferencias sin renunciar a las que sitúan en primer lugar, pero cediendo en las segundas y terceras de modo que la interacción mutua eluda la producción de un ciclo y dé lugar a un equilibrio estable.

Así, por ejemplo, cuentan con amplio apoyo los reformistas del franquismo que estarían dispuestos a aceptar una ruptura pactada con la oposición democrática como mal menor ante el temor de un mayor protagonismo de la oposición revolucionaria, evocado con terror por los recuerdos de julio y agosto de Análogamente, los simpatizantes de la oposición democrática aceptan que ésta esté dispuesta a negociar y pactar la reforma con reformistas y aperturistas, con las concesiones consiguientes, por temor a una involución ultra, ahuyentada como una pesadilla por las huellas del final de la guerra y la posguerra, etc.

En el fondo, lo que sostenemos es algo más bien obvio si se observa el proceso retrospectivamente; es decir, que la estructura de preferencias de la sociedad española en los años setenta permitía una decisión estable a favor de alguna de las opciones políticas planteadas: ruptura, reforma y continuidad.

Pero el tipo de explicación presentado permite poner el énfasis, más que en los factores de tipo socio-económico, en las conductas estratégicas y de mutua adaptación. Lo que no parece que estuviera escrito en la distribución de preferencias de los españoles ni en ninguna otra parte, fuera ésta una estructura supuestamente determinante o un imaginario rasgo permanente de personalidad, es que fuera a ser alcanzado con seguridad un resultado estable ni cuál iba a ser éste, y de ahí la general sorpresa y admiración que el resultado final despertó.

En la práctica, el proceso de elección no fue muy distinto del presentado en el modelo mediante la comparación sucesiva de las opciones de dos en dos. En una primera fase -los seis primeros meses de — lo que en el fondo se planteó fue una elección entre reforma y ruptura.

Un Gobierno de aperturistas, presidido por Carlos Arias, trató de impulsar su proyecto de reforma frente a los rupturistas, pactando con los continuistas y algunos ultras en la Comisión mixta GobiernoConsejo Nacional del Movimiento creada al efecto. Manuel Fraga, ministro del Interior de ese gobierno, explícito los términos de la elección cuando dijo que «gobernar es resistir a la ruptura» y cuando presentó el referéndum sobre la reforma que estaba previsto celebrar en octubre de en los siguientes términos: «El que vote no en el referéndum, votará por la ruptura; el que vote positivamente, por la reforma; y el que se abstenga [es decir, la alternativa irrelevante], por el inmovilismo.

Lo que se planteó en una segunda fase -los siguientes seis meses de — fue una elección entre reforma y continuidad. El Gobierno presidido por Adolfo Suárez logró celebrar en diciembre un referéndum sobre la reforma política en el que el voto afirmativo fue lógicamente defendido por los partidarios de la reforma, pero, a diferencia de lo anunciado en su proyecto de referéndum por el Gobierno anterior, el voto negativo fue defendido por los continuistas, mientras la oposición democrática partidaria de la ruptura que en este momento era la alternativa irrelevante promovía la abstención.

La victoria del sí en el referéndum significó claramente un triunfo de la reforma frente a la continuidad en esta fase de la elección. Finalmente, en una tercera fase se planteó una elección entre ruptura y continuidad. Ello se debe a que la misma aprobación y aplicación de la Ley para la reforma política como resultado de la elección en la fase anterior volvió irrelevantes los planteamientos basados en la consecución de la reforma.

Y, aunque en las eleccio nes generales de junio de el sistema electoral deformó los resultados en favor de los reformistas, como veremos, el posterior acuerdo parlamentario entre éstos y la oposición democrática, a costa de los continuistas, permitió llevar a cabo el objetivo de la ruptura: un proceso constituyente y la aprobación mayoritaria en referéndum de una nueva Constitución.

La participaciรณn en una acciรณn polรญtica no depende de si la gente estรก convencidamente a favor o en contra de los objetivos que la acciรณn pretende alcanzar o de lo legรญtimos que los considere.

Dicho de otro modo, la amplitud de una acciรณn no depende de la opiniรณn que se forme en un determinado momento, o al menos no solamente de ella, sino ademรกs de los incentivos positivos y de la disuasiรณn negativa del acto mismo de participar.

Bรกsicamente, el compromiso de cada individuo en la acciรณn, fuente de la mayor o menor amplitud de un movimiento, depende de sus previsiones de que la acciรณn colectiva vaya a ser eficaz para el objetivo que se propone y de la probabilidad de sufrir represalias o perjuicios por haber participado en la misma por ejemplo, en el caso de una dictadura, despido laboral, sanciรณn acadรฉmica, detenciรณn policial, imposiciรณn de una multa, retirada del pasaporte, penas de prisiรณn u otras.

Con otras palabras mรกs resonantes, la amplitud de la acciรณn colectiva depende de la. fe y del miedo. Pero lo paradรณjico es que estas expectativas y probabilidades individuales dependen a su vez en gran medida de lo que hagan los demรกs.

Con un enunciado mรกs preciso, la participaciรณn de un individuo se decide en gran parte en funciรณn de cuรกntos vayan a participar en la acciรณn, de modo que la decisiรณn de cada uno es a la vez causa y consecuencia de la decisiรณn de los demรกs.

Supongamos que, a la salida de un local de espectรกculos, algunas personas tratan de cruzar una calle con mucho trรกfico sin hacer caso del paso de peatones ni del semรกforo. Si estas personas son pocas, dudarรกn, se mirarรกn unas a las otras y sรณlo un grupo de los mรกs aguerridos asumirá la iniciativa de empezar a andar por la calzada; al hacerlo, otros considerarán que aquellos transeúntes ya son suficientes para disuadir a los conductores y alejar el peligro y les seguirán; cuantos más lo hagan, más perderán el miedo y se sentirán animados a imitarles, hasta que al final la muchedumbre imponga su peso y la circulación quede paralizada.

Si, en cambio, al principio sólo una o dos personas se atreven a cruzar, es fácil que no consigan detener a los automóviles y tengan que volver atrás. Algo parecido sucede en ciertas reuniones formales cuando, al final de la conferencia o el parlamento de honor, no hay costumbre o norma clara sobre si es o no cortés aplaudir.

Si, tras unos momentos de silencio, sólo uno o dos empiezan a batir palmas, es posible que se queden solos en su acción y hagan el ridículo, pero si de entrada empieza un grupo algo más numeroso, es casi seguro que se conseguirá una unánime ovación.

De ahí la funcionalidad de la claque en los teatros, un artilugio capaz de arrancar con poco esfuerzo una acción masiva de reconocimiento que, sin él, habría más a menudo el riesgo de que no tuviera lugar. Este es también el mecanismo de la circulación de rumores.

Independientemente de su veracidad o falsedad, un rumor alcanza una gran difusión si, en los primeros días u horas, un número suficiente de personas lo considera creíble o suficientemente bien hallado para transmitirlo a otras; si, por el contrario, el rumor, aun siendo verdadero, no es creído por los primeros que lo escuchan, con toda probabilidad agonizará.

Estas interacciones humanas pueden ser analizadas mediante el enunciado formal de que ciertas actividades son autosuficientes a partir de un cierto nivel mínimo.

Un concepto como el de masa crítica, extraído de la ingeniería nuclear, y equivalente a la masa que provoca una reacción en cadena, es también aplicable a ciertos comportamientos humanos en los que se produce este fenómeno de «decantamiento», aunque sabiendo que la masa crítica puede ser diferente para uno u otro individuo.

Es fácil observar que, en una fiesta en la que la gente se reúne en corros en una sala, algunos se sienten incitados a elevar su volumen de voz en cuanto empiezan a oír las voces del corro de al lado; con ello no hacen sino aumentar el nivel de sonido de la sala, de modo que, a ese nuevo nivel, otras personas que habían continuado conversando en un tono normal empiezan a tener dificultades de oído y se ponen a hablar también en voz alta, hasta que toda la reunión se convierte en un gran griterío.

Los fenómenos de «decantamiento» son muy importantes en los procesos de transición. Los partidarios o defensores de una dictadura -como los franquistas de los años sesenta y setenta— pueden protagonizar cambios de chaqueta con afluencia aceleradamente creciente cuando empiezan a disminuir las probabilidades de continuidad de aquel régimen.

Algunos factores ajenos a la firmeza de las convicciones ideológicas de la gran mayoría de los autoritarios, como las protestas populares, la diplomacia de otros países o la avanzada edad del dictador, pueden incitar a un sector del personal político de la dictadura a iniciar una «apertura» o simplemente a atenuar el control de la población y la represión de los disidentes, lo cual a su vez estimula la participación popular en las protestas y las presiones extranjeras.

Disminuyen así las probabilidades de perduración de la dictadura, por lo que nuevos sectores de autoritarios pueden sentirse incentivados a defender una liberalización del régimen y a establecer contactos con la oposición.

Mediante procesos dinámicos de este tipo, un número significativo de personas puede cambiar su adscripción política e ideológica y realizar movimientos tránsfugas o, dicho en términos de la tabla 1 mostrada en el capítulo anterior, las proporciones de personas de cada una de las columnas numeradas de I a VI pueden alterarse en el curso de la transición.

Aceptemos que para cada persona existe un número, al que podemos llamar k, que cuantifica el nivel de participación mínima que le induce a participar en una acción por ejemplo, el aperturismo de la dictadura o, análogamente para las personas de opiniones democráticas, los movimientos antidictatoriales de la oposición.

En la figura 1 se representa con una línea horizontal el valor o utilidad que tiene para esa persona la abstención, medible por ejemplo en tiempo libre, como una constante línea AA.

La utilidad de la participación, en cambio, depende directamente de la va loración subjetiva de la bondad del fin por el que se lucha y de la probabilidad de conseguir ese fin, así como depende inversamente del número de personas que están en contra y del riesgo que se corre participando, por lo que su representación gráfica tiene al principio una forma creciente en función del número de personas que participan primer tramo de la línea PP.

De este modo, en un régimen dictatorial, algunas personas favorables a la democracia pueden considerar que una participación esperada por debajo del nivel k será insuficiente para sensibilizar a los gobernantes y conseguir algún éxito mientras que los riesgos de los participantes serán demasiado altos, ya que, dado su escaso número, podrán ser fácilmente identificados y aislados; entonces, la utilidad.

Figura 1 El eje horizontal mide el número de personas que participan en una acción y el eje vertical mide la utilidad individual de la participación.

La linea AA expresa la utilidad de la abstención y la línea PP, la utilidad de la participación, la cual varía con el número de personas que toman parte en la acción. El punto k es el nivel mínimo de participación a partir del cual a un individuo le sale a cuenta participar, y el punto m es el nivel máximo de participación a partir del cual deja de valer la pena participar.

La superficie rayada es la utilidad total que cabe conseguir mediante la participación. Figura 2 El eje horizontal mide el número de personas que se espera que participen y el eje vertical el número de personas que considera suficiente esa participación esperada para participar ellos también.

de la participación es inferior a la de la abstención. Por encima de k, en cambio, hay una apreciación subjetiva de que participar vale la pena, ya que la amplitud esperable del movimiento puede disuadir o debilitar la represión y aproximarse a la consecución de su objetivo; en esa situación, la utilidad de la participación es superior a la de la abstención.

Es posible también que algunos consideren que, a partir de otro nivel muy alto de participación, ya hay suficiente gente para que el resultado empiece a estar cantado, de modo que la curva de utilidad de la participación se hace decreciente y, a partir de un cierto punto por ejemplo m en la figura 1 , el individuo considera que ya no hace falta perder tiempo, esfuerzo ni energías en la acción.

Dónde se sitúa k y, si existe, m depende de cada individuo. El eje horizontal de la figura mide el número de personas que se espera que participen en la acción y el eje vertical indica el número de personas que consideran «suficiente» esa participación esperada para hacerlo ellos también.

Este número puede ser un valor absoluto —por ejemplo, diez personas bastan para atreverse a cruzar la calle y mil manifestantes son suficientes para que un individuo decida unirse a un cortejo callejero- o un valor relativo, medible por ejemplo por la proporción de asistentes a una conferencia que aplauden o el porcentaje de personas que participan en una huelga o asamblea de fábrica o de facultad.

Por ello la curva acampanada está algo deformada en los extremos. Si trazamos ahora una curva que sea la representación acumulativa de esta distribución, obtenemos un perfil como el de la figura 3, que nos indica el número de personas que efectivamente partici paran en la acción, en el eje vertical, según el número de personas que se espera que participen, medido en el eje horizontal.

La curva crece, pues, hacia la derecha, o al menos no decrece. La curva tiene, pues, una forma parecida a una S. Una relación de este tipo parece expresar con cierta penetración la inestabilidad de las movilizaciones antifranquistas durante muchos años.

Primero, la sensación que experimentaron muchos militantes de la oposición de encontrarse en un continuo tejer y destejer o dando una y otra vez «un paso adelante y dos atrás», según la referencia literaria que se quiera elegir.

Después, la bola de nieve que provocó un crecimiento continuo de las movilizaciones, con la sorprendente incorporación a las mismas de personas que antes nunca habían participado en nada y que en algunos casos incluso tomaban la delantera, hasta hacer el empuje poco menos que imparable.

Figura 3 El eje horizontal mide el número de personas que se espera que participen, y el eje vertical indica el número de personas que participarán.

Es cómo si durante mucho tiempo un pequeño grupo de personas hubiera estado empujando sin éxito la piedra de Sísifo, que caía rodando una y otra vez hacia atrás, hasta que en un cierto momento hubieran llegado a la cumbre y, tras un leve empellón, la roca se hubiera precipitado hacia abajo por el otro lado de la montaña, fuera ya del control de los esforzados empujadores iniciales, provocando un alud.

Hay, en efecto, dos únicos puntos de equilibrio en este esquema de participación. Imaginemos que la movilización consiste en una acción de protesta que se convoca periódicamente en un mismo lugar, sea por ejemplo una concentración reivindicativa de mejoras urbanísticas de los vecinos de un barrio, una reunión periódica de una asociación cultural o un colegio profesional, una asamblea de estudiantes de una facultad que se pretende celebrar cada semana o una concentración anual con motivo del Primero de Mayo en una localidad.

Obsérvese de nuevo la figura 3. Si se espera una participación de un número de personas que, para facilitar la exposición, podemos cifrar en 30 sea éste un porcentaje o bien un número absoluto , porque ése fuera, por ejemplo, el nivel alcanzado la vez anterior, participarán sólo 20, de modo que algunos quedarán decepcionados porque esperaban mayor asistencia y considerarán que para ellos la cifra realmente alcanzada no es suficiente.

En la siguiente ocasión, los decepcionados de la primera experiencia dejarán de asistir, de modo que la asistencia descenderá y habrá nuevos decepcionados, hasta que, al final, sólo en torno a una docena participarán en la acción.

Si suponemos, por el contrario, que se espera una participación de 60, habrá una participación efectiva de 80, tras la cual todos los asistentes estarán satisfechos de haber participado y algunos de los que no lo han hecho, al conocer el éxito de la acción, lamentarán no haberse sumado a la misma.

En la ocasión siguiente, asistirán también estos últimos, y así sucesivamente, hasta alcanzar la cifra máxima de Una participación por debajo de la masa crítica genera decepción y desmovilización, como en el levantamiento de la piedra de Sísifo, mientras que una participación por encima de aquel nivel produce atracción y movilización creciente, como una bola de Hay, pues, un equilibrio de baja participación, en la intersección de la curva con la línea de 45° abajo a la izquierda, y otro equilibrio de alta participación, en la otra intersección arriba a la derecha.

En el primer caso sólo participan los incondicionales y algunos pocos más y en el segundo, la casi totalidad. Cualquier otro punto de la curva genera una dinámica de decantamiento que conduce a alguno de los dos puntos de equilibrio mencionados, donde se estabiliza.

También puede ocurrir que la curva de participación en un colectivo tenga una forma como la de la curva A en la figura 4. En tal caso no cabe esperar que vaya a haber movilizaciones, ya que, aunque éstas se convoquen, el número de gente que asistirá a la acción convocada será siempre inferior al número esperado la curva está siempre por debajo de la línea de 45° y la decepción consiguiente disuadirá en el futuro a los posibles asistentes.

Esta situación de pasividad no necesariamente indica, sin embargo, que en la población predomine un sentimiento de legitimidad de la situación establecida, en este caso una adhesión a la dictadura, o una aversión manifiesta a los convocantes de la acción, que pueden ser, por ejemplo, portavoces de una alternativa democrática vista con cierta simpatía.

Por ello puede ocurrir que una influencia exterior al colectivo que dé lugar a la formación de un reducido núcleo de activistas, o incluso la llegada de un puñado de ellos desde otra localidad, empresa o escuela, incondicionalmente dispuestos a movilizarse aún sin tener expectativas de que su convocatoria vaya a tener mucho éxito de participación, haga ascender la curva hasta una de tipo B, cuyo nivel más bajo incluye a los incondicionales, i.

Con ello se obtendrá, en el peor de los casos, un equilibrio i7 en el que un pequeño número de simpatizantes se une a los activistas en las acciones. Alternativamente, puede suceder que tenga lugar una movilización masiva y ampliamente mayoritaria, superior incluso a las más optimistas expectativas de los convocantes, al nivel r.

Este éxito aparentemente inexplicable puede ser contemplado como un premio de la providencia a la tozudez y la perseverancia, pero también cabe interpretar con menos trascendencia que la minoría intrépida desempeña, en ciertas circunstancias, un papel multiplicador parecido al de ciertos factores económicos en la producción.

Sin embargo, aun si se hubiera alcanzado este segundo equili brio, la introducción de represalias, en forma, por ejemplo, de despido de los activistas del lugar de trabajo o estudio en que tenía lugar la acción o de detención policial de los mismos, puede devolver la situación a la curva A.

De nuevo el colectivo se sumirá entonces en la pasividad. Puede ser interesante plantearse cuáles son las características y cómo surge este tipo de personas que hemos calificado de incondicionales o intrépidos.

O, dicho de otro modo, cuáles fueron los orígenes de los militantes antifranquistas, algunos de los cuales hicieron de la actividad política de oposición algo así como un deber que dejaban de poner en duda y su más incondicionada dedicación, con una entrega revestida a menudo de tonos místicos, y que cabría definir más fría y genéricamente como emprendedores políticos.

En algunos casos los militantes antifranquistas eran antiguos políticos del bando republicano, derrotados en la guerra civil, que habían sufrido cárcel o exilio y a los que las circunstancias habían mantenido en el activismo político de un modo prácticamente irreversible. En muchos otros casos, sin embargo, se trataba de personas bastante insensibles al riesgo, que valoraban poco los costes de oportunidad del presente y estaban orientadas al futuro, es decir que contemplaban una lejana consecución de sus objetivos políticos aplicándoles una tasa de descuento muy baja o incluso negativa.

Es lógico que este tipo de personas abunde más entre los jóvenes, ya que son precisamente los jóvenes quienes poseen un mayor volumen de lo que podría llamarse capital en tiempo futuro, apto tanto para disminuir el valor relativo de las represalias a las que se arriesgan como para aceptar que se sitúe en tiempo remoto la recompensa por su acción.

Si se nos permite la comparación, tal vez algo irreverente, la explicación de por qué son los jóvenes los que tienen mayor capacidad de militancia política en situaciones adversas es tan simple como la explicación de por qué las personas con dinero tienen mayor capacidad de apostar en los juegos de azar.

De hecho es pro bábilísticamente irracional jugar como era irracional «jugársela» en la oposición , ya que sólo unos pocos obtienen premios que compensen el gasto y la mayoría siempre sale perdiendo de otro modo, el juego no sería un negocio. Pero siempre hay alguna esperanza, más valorada si se desprecia el riesgo, y además el propio juego arriesgado proporciona un cierto placer.

Así, pese a los inconvenientes y privaciones de una vida de activista, la acción en sí misma puede ser vivida subjetivamente como gratificante si comporta independencia personal, cierta posibilidad de invención e iniciativa, confraternización estrecha con otras personas.

con gustos similares y otras cualidades más difíciles de hallar en una actividad más conformista y rutinaria. La diferencia entre los dos tipos de personas, los que participan o apuestan incondicionalmente y los prudentes, reside en que, para un rico, perder mucho dinero es relativamente menos grave que para un pobre, ya que aquél, aun tras la pérdida, puede mantener sustancialmente su nivel de vida anterior, mientras que para éste una gran pérdida puede significar verse arrojado a la penuria o la indigencia.

Análogamente, una persona joven o, lo que es lo mismo, rica en años, puede arriesgar mejor una temporada sin trabajo, de clandestinidad o incluso de cárcel, porque tendrá tiempo luego de rehacer su vida más fácilmente que una persona más cercana a la vejez o la muerte. Asimismo, es más fácil que un joven se sienta confortado con la expectativa de alcanzar un objetivo político al cabo de quince o veinte años a contar a partir del momento en que realiza la acción, porque puede esperar que entonces seguirá vivo y en condiciones de disfrutar el logro, mientras que un viejo puede calcular que las esperanzas situadas en un futuro lejano difícilmente le podrán ya beneficiar.

Por eso las personas de mayor edad tienen mayor aversión al riesgo y sitúan sus preferencias en objetivos a corto plazo y probables de conseguir.

La formación e incremento de este tipo de personas del grupo i puede darse por dos vías distintas. necesariamente solidario con el de los que ya habían abrazado la militancia con anterioridad. Por otro lado, puede ocurrir que sea un proceso, circunscrito por ejemplo a un centro de trabajo o estudio o a una localidad, en el que se alcance un equilibrio de gran movilización r en la figura 4 , el que conduzca a la incorporación de un grupo de personas movilizadas al grupo de los incondicionales, de modo que la curva se convierta en una de tipo C.

De este modo se consolida el equilibrio de gran movilización y se crean condiciones para resistir una disminución del grupo de activistas sin por ello retroceder en el nivel del movimiento. Esto sin duda ocurrió en algunas zonas fabriles, sectores universitarios o incluso poblaciones y comarcas enteras en el desarrollo de los movimientos antifranquistas de los años sesenta y setenta.

Lo que acabamos de decir no pretende realzar excesivamente el papel de una minoría de activistas sino más bien desacralizar la propia imagen que solían tener de su misión y que algunos todavía conservan. De hecho, para mucha gente que vivió con resignación el franquismo y posteriormente abrazó la democracia, el paso de la pasividad a la acción colectiva seguramente no fue tanto un resultado de la influencia y el efecto multiplicador de un núcleo de militantes en su lugar de trabajo o residencia, sino de un cambio personal de su número crítico, es decir, de una nueva apreciación subjetiva de lo que consideraban que era «suficiente» movimiento para unirse a él.

Este cambio de apreciación estuvo condicionado por una percepción más favorable de las probabilidades de éxito de la acción y de menor riesgo para los participantes, apoyada en un proceso real de decrepitud y más tarde muerte del dictador, descomposición progresiva del régimen y suavización de la represión.

Es decir, por un aumento de la fe en la democracia o un descreimiento con respecto al franquismo y una disminución del miedo a la dictadura. Dicho tal vez con mayor propiedad, por una fundamentación más realista de la esperanza de cambio y una atenuación real de la gravedad de las represalias.

Hay de hecho dos procesos simultáneos y complementarios de «decantamiento». G Dos campos de fútbol. Con el correspondiente plan de financiación, un polideportivo nuevo en la zona de Michelin, un segundo campo de fútbol con pistas de atletismo en Atsobakar y la recuperación del río para actividades acuáticas.

Y, de modo inmediato, convenios con la hípica y los cinco gimnasios para ampliar la oferta. G Cocheras. Creo que hay que actuar ya.

Cocheras es una oportunidad para Lasarte-Oria, su desarrollo permitirá la articulación urbana y la recuperación de una zona de gran valor junto al río, además de dotaciones para servicios.

Algo similar ocurre con Okendo, donde además el Ayuntamiento debe recibir más de 30 pisos. G Juventud. Me llamo Alex, tengo 24 años y soy lasarteoriatarra.

Quiero un municipio que progrese y no se conforme. Quiero que seamos el mejor municipio de la comarca porque tenemos la capacidad de serlo. Ya es hora de despertar el Ayuntamiento y ponerlo en marcha.

Propongo un gobierno de corazón joven. G Pasión. Voy a abrir los brazos y formar un grupo de vecinos que quieran trabajar por llevar nuestro municipio a lo más alto. Un grupo de lasarteoriatarras cuya pasión sea Lasarte-Oria, por encima de siglas, colores y banderas.

Voy a anteponer el municipio frente a todo y abrir el Ayuntamiento a los vecinos. G Emprendimiento. Por ejemplo, ya que estamos inmersos en Kooperatzen, un proyecto social para incentivar el emprendimiento ¿Por qué no construir y brindar locales a los vecinos para que exploten sus ideas?

El Ayuntamiento ha de ser también el nexo entre dueños de locales vacíos y personas que quieren llenarlos. G Fuerte inversión. Una inversión fuerte. Los lasarteoriatarras nos merecemos unas instalaciones deportivas en condiciones.

Más allá de las convencionales, modernas y que alberguen nuevas modalidades que están en auge y que cada vez los vecinos demandamos más, como crossfit, jumping y más modalidades marciales. G Gestión ordenada. LasarteOria tiene que crecer y para ello necesita habitantes.

Quiero impulsar promociones de viviendas cuando garanticemos un desarrollo laboral que incorpore a los lasarteoriatarras que hoy buscan empleo y a los nuevos vecinos. Propongo una política y gestión ordenada y con cabeza. G Cambio. A diferencia de otros partidos políticos, las personas que decidan votar a Lasarte—Oria Puede no estarán votando solo a una persona ni a una lista con 17 nombres; estarán votando por un proyecto que tiene cabida para todas las personas que creen en la necesidad de un cambio del modelo político actual.

G Participación ciudadana. La Alcaldía debe pertenecer a la ciudadanía, aunque el puesto sea representado por una persona concreta.

Desde esa premisa, lo primero que hará Lasarte-Oria Puede es elaborar y aprobar un reglamento de participación ciudadana para dar voz y voto a todos y todas las lasarteoriatarras. G Asesoramiento. Mucho, siempre y cuando haya voluntad política. Pondremos en marcha una comisión de asesoramiento para la ciudadanía y para emprendedores y autónomos.

Apoyaremos a través de la fiscalidad a los comercios de nuestro municipio e incentivaremos y promoveremos la creación de PYMES. G Consulta. Renovar o construir un nuevo polideportivo, la decisión será por consulta popular; estudiar la construcción de un nuevo espacio deportivo para fútbol y rugby; incrementar el apoyo a las asociaciones deportivas y establecer la gratuidad del uso de instalaciones hasta los 16 años en horario de entrenamiento.

G Viviendas vacías. La vivienda es un derecho constitucional y dada la situación económica actual, Lasarte-Oria Puede, pondrá especial esfuerzo en incentivar el alquiler de viviendas vacías.

Promoveremos la construcción de nuevas viviendas cuando haya una necesidad real y una demanda justificada. es,quedenunciaquehace25añostrabajóenel PPsincontrato,sincotizaralaSeguridadSocialysinqueseleaplicaralaretencióndelIRPFcorrespondienteporlos4,4millonesdepesetas PSE VS PNV.

Nuestros políticos no son estrellas de cine, aunque a veces les gusta comportarse como tales. Y en la larga alfombra roja —larga, muy larga— que es su campaña electoral se hacen selfies con derecho a roce con sus simpatizantes.

Ellos tan distantes desde las alturas del poder —los que lo tocan o lo han tocado—, de pronto se muestran cercanos y hasta cariñosos, ya no haciendo carantoñas al bebé de turno, que era lo suyo en estas fechas, sino con una persona adulta, de esas que van a votar, a las que no conocen de nada y de pronto se encuentran en un mitin o en la misma calle.

Es tiempo de sonrisas y cercanía, y los selfies ayudan porque les permiten estar al lado del ciudadano de a pie sin tener si quiera que mirarles a la cara.

Eso, lo de no ponerles cara a sus votantes, les ayudará mucho a la hora de subir más el IVA, recortar más ayudas sociales, ampliar el copago farmacéutico o privatizar otros tantos servicios públicos. La información que fue dada a conocer por el diario catalán digital e-Notícies tuvo una amplia repercusión en todos los medios estatales.

Foto: Ciutadans Mataró AbandonaCiudadanos trasleerseelprograma. COM Rulli sequedará BilduirrumpeenZerain ElLiverpoolinsisteconIñigoMartínez Vándalosdejanfueradeserviciolamitaddelasbicis L La responsabilidad también cuenta vozpopuli. com El éxito en las urnas de Susana Díaz logró tapar, por un tiempo, el error que cometió adelantando las elecciones andaluzas por motivos personales o políticos, pero particulares, al fin y al cabo.

Ahora, con tres votaciones perdidas para su investidura, amenaza con otras elecciones. Todo este tiempo corre en contra de los andaluces: tiempo sin planes de promoción del empleo, sin renovación del gasto social, sin gestores a los que dirigirse Tiempo que parece extenderse como si nadie tuviera ninguna responsabilidad.

E El resultado de la ausencia de ideología lainformacion. com Copio el tuit a mi compañero Javier Vizcaíno: parece un titular de El Mundo Today una célebre web satírica pero no lo es. Me refiero a la noticia que hemos leído en La Información: una candidata de Ciudadanos se retira después de leer el programa y considerarlo de derechas.

Lo normal es que uno se lea el programa del partido por el que va en listas antes. Bueno, lo más normal, de hecho, es que uno conozca y coincida con la ideología del partido, pero cuando las agrupaciones presumen de carecer de ideologías pasan estas cosas.

N No podíamos pedir más libertaddigital. com En el proceso de disolución de UPyD, cruento como pocos, la guinda la pone Carlos Martínez Gorriarán, que va a hacerse cargo de la comunicación del partido después de la renuncia una más por desavenencias con Rosa Díez de Juan Luis Calbarro.

Que Gorriarán, que las ha liado de todas las formas y colores en Twitter, se haga cargo de la comunicación magenta, permite que nos hagamos una idea del tipo de huida hacia adelante y sin frenos que llevan a cabo los magenta y de lo que queda en UPyD.

La encuesta semanal de nuestro periódico trata sobre la posibilidad de permanencia del Eibar en Primera. Si desea participar en el sondeo, emita su voto en: www. He investigado en Internet y en redes sociales como Facebook, YouTube, Twitter, Qzone o Whatsapp, y nada.

La curiosidad me atormenta, necesito saber la identidad del hipster tribu urbana que el domingo 10 de mayo, durante la segunda etapa del Giro, se coló en medio del pelotón a diez kilómetros de la meta, provocando una caída masiva de los txirrindularis.

Solo he conseguido algunos datos sueltos de nuestro personaje y no estoy muy seguro de su veracidad. Utilizaba una bicicleta fixie o fixed y antes de ejecutar su gran hazaña, habría tomado carrerilla por la acera, para saltar luego a la calzada y ocasionar el desastre.

Nadie sabe de dónde vino, ni por dónde desapareció. Las bicicletas fixies son máquinas muy rudimentarias, fabricadas en un taller artesanal, a partir del cuadro de una bicicleta vieja; son de piñón fijo fix gear , y carecen de freno.

Para pararlas hay que provocar un derrape trasero o trillar poco a poco con la suela en la rueda. No son aptas para grandes distancias, ni para importantes desniveles, ni para pueblos, solo para ciudades y, bien pensado, tampoco para ellas.

A estas alturas del artículo, sigo sin saber la identidad real del saboteador. Podía ser genovés como Colón, porque la etapa era de Albenga a Génova, pero claro también podría haber llegado de Madrid.

Lo digo, porque el miércoles mis ojos tropezaron con la foto de Rajoy, Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre paseando en bici por la ribera del Manzanares. Hay datos que avalan esa tesis y otros que no. Entre los primeros. la torpeza con que el presidente le daba a los pedales, incluso en un momento creí que se ayudaba con unos ruedines traseros.

Tampoco nadie sabe en realidad si Rajoy viene o va, como buen gallego. Entre los segundos, su bici no era fixie aunque él sea un político de piñón fijo. Analizados los argumentos en pro y en contra, no creo que el espontáneo fuera Rajoy, a no ser que tenga planeado provocar el 24M una caída masiva del PP.

En otras palabras, más allá del complicado balanceentreelejerciciodelosderechosfundamentales —como el derecho a huelga— y las limitaciones de los mismos que el juez esgrime, la suspensión cautelar de la huelga ni resuelve sobre el fondo y motivación Unahuelgaensuspenso LadecisióndelaAudienciaNacionalnoresuelvesobreelfondoymotivacióndelasreclamacionesdelaAFEyla RFEF,evidencialoserroresdelGobiernoalelaborareldecretoytrasladaríaelconflictoaliniciodelapróximaLiga de su convocatoria ni otorga otra cosa que un plazo a las partes —lo que posiblemente trasladará el conflicto al inicio de la próxima Liga— para llegar a un acuerdo sin que afecte de forma definitiva a las competiciones actualmente en curso.

Y como cuestionar el momento supone presuponer el conflicto, se puede entender que también cuestiona la elaboración del decreto, en la queelMinisteriodeCulturadeJoséIgnacio Werthavueltoaobviar,comoeniniciativas legislativasanteriores,asectoresesenciales afectados por las mismas y en el caso de la AFE y la RFEF, además, imprescindibles en el desarrollo de las competiciones de fútbol profesionalalasqueeldecretoserefiere.

Por muchoqueelfútbolprofesionalpuedaconsiderarse una actividad privilegiada, no es posibleignorar,comohahechoelGobierno Rajoy,quelaRFEF,pordelegacióndelaFIFA, posee una posición adquirida en el control, difusión,promociónyproteccióndelfútbol entodassuscategoríasyvertientes. Tampoco que las reclamaciones de la AFE —garantías salariales, fondo mutual, asignación al fútbol no profesional, reparto entre 1ª y 2ª Divisiónydenunciadelaalteracióndelrégimensancionador—noafectansoloalosescogidos del fútbol.

El baserritarra se reía de los fotógrafos que acudieron al caserío a retratar al animal quedíasdespuésibaapresidirlafiestadeSantoTomás. Sería aprincipiosdelos90yelañoanterioraunperiódicoseleocurrió sacarla en portada días antes de la fiesta.

Al siguiente, ya eran dos los periódicos que se preocuparon de hacerlo. Pero no bastaba con su imagen, tenía que tener un nombre. Hemos convertido a los animales en parte de nuestra vida y no solo nos acompañan, en muchos casos son como de la familia o más.

El caso es que un grupo de personas usuarias del parque de Ametzagaina, enDonostia,sehamovilizadocontralapresenciadeunpequeñorebañodeovejasquehaintroducidoelAyuntamientopara cuidar el monte en lo que se conoce como ecopastoreo.

Los queprotestansondueñosdeperrosconlosquepaseanporla zona a sus anchas y a los que preocupa que la presencia de las pacíficas ovejas pueda alterar el ecosistema que se ha impuestoenelparqueporlavía de los hechos. La cuestión es si es posible la convivencia de todas las partes o estamos ante un caso de apartheid animal.

G Animales POR E. Teléfono Suscripciones FaxRedacción FaxPublicidadyAdministración PresidentedelConsejodeAdministración: JuanCelaya. Secciones:MiguelCifuentes Gizartea , CarlosMarcos EdiciónyCierre , CarolinaAlonso Bertan , RamónSánchez Kirolak. com Correoelectrónico:redaccion noticiasdegipuzkoa.

No faltarán los temas ligados a la actualidad, como el novedoso ciclo de Criminología. yquizábuscadiluirenuntéparatodos lasexigenciasdeautogobiernoescocesas. Sólo espero y deseo que el próximo alcalde de Donostia corrija todo este desastre y reoriente el edificio de la Pescadería hacia la actividad comercial.

Y si no tiene criterio ni ideas para hacerlo, que se asesore con gente capaz de aquí o de fuera o de ambos. Destinar el edificio de la Pescadería a actividades no comerciales sería algo así como colgar la Gioconda en una cuadra.

AntonioAnza Agresiones sexistasenfiestas Un cartel llamaba a la juventud a tomar medidas preventivas para evitar las agresiones sexistas, teniendo en cuenta que las fiestas patronales en nuestros municipios comenzarán este próximo fin de semana en Legorreta y Beasain. El problema nos afecta a toda la sociedad y requiere una seria reflexión.

No basta con mostrar la repulsa a este tipo de actos cobardes. Las instituciones deben poner todos los recursos necesarios para garantizar la tranquilidad de nuestra juventud. Protocolos de prevención y actuación por parte de la Ertzaintza y cuantas medidas sean necesarias para evitar actos delictivos contra la libertad sexual.

Para analizar estos hechos tenemos gente experta en la materia. No resulta fácil extraer conclusiones, máxime cuando en los colegios e ikastolas desde niños comparten las mismas aulas y son aleccionados para una convivencia en común de respeto mutuo. Reciben clases de sexualidad y tienen mayor información de todo lo relacionado con la vida sexual y sus consecuencias Sin embargo, podemos comprobar cómo todavía persiste el machismo en una parte importante de nuestros adolescentes y tienen un concepto erróneo de la libertad sexual.

Respetando las normas de convivencia y la libertad sexual de las personas, haremos posible que avancemos en la convivencia entre distintos por encima de las razas-culturas y creencias que convivimos en el momento actual. Ojalá vayamos reduciendo hasta desaparecer de las noticias este mal endémico de nuestra sociedad machista.

Iñaki Amundarain Arana Los textos dirigidos a esta sección no pueden exceder las 30 líneas y deben ir firmados. Debe adjuntarse fotocopia del DNI y número de teléfono. NOTICIAS DE GIPUZKOA se reserva el derecho de publicarlos, así como el de resumirlos y extractarlos. No se devolverán originales.

com CartasalaDirección Novedadeselectorales einterrogantes postelectorales U nas elecciones, las europeas, que suelen ser consideradas de segundo orden ya que en ellas los resultados electorales no se traducen en cambios palpables en la composición de los gobiernos en los ámbitos que nos resultan más próximos, como el municipal, el autonómico o incluso el estatal.

Son unas elecciones, sin embargo, que proporcionan una radiografía más exacta del cuerpo electoral ya que en ellas, más que en ninguna otra, el elector tiene la oportunidad de votar como le pide el cuerpo, sin sentirse constreñido por ningún otro factor corrector de sus impulsos electorales. Ello explica las novedades, y también las sorpresas, que se produjeron en las elecciones europeas del pasado año, cuando hicieron su aparición una serie de factores nuevos, en un primer momento de forma embrionaria pero que progresivamente han venido consolidándose desde entonces.

Cabe mencionar, a este respecto, la irrupción de nuevas formaciones políticas —Podemos y Ciudadanos serían su expresión más significativa— que en los últimos meses han conseguido hacerse un hueco en el mapa político y a las que todas las encuestas otorgan una importante presencia en el nuevo escenario que previsiblemente va a abrirse tras el intenso proceso electoral en curso.

Y cabe reseñar, asimismo, las grietas que a partir de las últimas elecciones europeas se han abierto en el sistema bipartidista que ha venido existiendo desde después de la transición aunque hay que puntualizar que en Euskadi, así como también en Cataluña y en menor medida en Galicia, esta cuestión presenta características distintivas.

Si bien las novedades no solo electorales que es preciso registrar durante los últimos meses tienen la suficiente entidad como para ser tenidas muy en cuenta, no por ello puede afirmarse que el proceso de cambios en el mapa político está cerrado. Por el contrario, no es nada descartable que en una coyuntura tan fluida como la actual el desarrollo de los acontecimientos nos depare no solo más novedades sino también insospechadas sorpresas que a día de hoy no entran dentro de las previsiones de los analistas ni tampoco de las propias fuerzas políticas.

Hay que recordar a este respecto que nadie había previsto, por ceñirnos a las dos formaciones emergentes tras las elecciones europeas de hace un año, el extraordinario auge experimentado por Podemos durante el pasado otoño ni tampoco el relevo en este auge a partir de los primeros meses de este año por parte de Ciudadanos.

Está por ver, de todas formas, cuál va a ser la evolución de la situación a medida que vayan teniendo lugar las sucesivas citas con las urnas durante los próximos meses, en los que irá re dibujándose el nuevo mapa político que reemplace al que ha venido existiendo hasta la actualidad.

Pero conviene tener presente que en una coyuntura política como la actual, marcada como ninguna otra por la expectativa de cambios, el mapa político no se cierra con la presencia de las dos nuevas formaciones emergentes sino que probablemente va a seguir experimentando cambios que pueden dar lugar a situaciones imprevistas.

En cualquier caso, ello dependerá de la tendencia que marquen las próximas elecciones, bien intensificando o amortiguando los cambios apuntados durante los últimos meses o incluso introduciendo nuevos factores de cambio. Sea como sea, lo cierto es que el intenso proceso electoral en el que estamos inmersos a lo largo de este año y que en nuestro caso no finalizará hasta después de las elecciones al Parlamento Vasco en el siguiente otoño nos va a deparar novedades importantes en cuanto a la configuración de nuestro sistema de partidos.

Y como consecuencia directa de ello, se van a abrir también nuevos interrogantes que hasta ahora no se habían planteado. El primero de ellos, relativo a la forma de articular las mayorías suficientes para poder garantizar la estabilidad institucional de los gobiernos surgidos de las elecciones, tanto en el ámbito municipal como autonómico o estatal; cuestión que va a resultar tan decisiva en las próximas citas con las urnas como puedan serlo los propios resultados electorales.

Conviene ir haciéndose a la idea de que, a diferencia de lo que venía ocurriendo hasta ahora, en las elecciones que van a tener lugar próximamente no va a bastar con hacer recuento de los votos conseguidos por cada formación política para saber cuál va a ser la composición del gobierno tras las elecciones.

Si bien la aritmética electoral, plasmada en la suma de votos obtenida y la diferencia con los rivales en la competición electoral, siempre es un dato ineludible, lo realmente determinante van a ser los acuerdos o desacuerdos entre las distintas formaciones políticas para lograr articular mayorías suficientes que permitan desarrollar los programas de gobierno acordados.

Uno de los problemas colaterales derivados de la nueva situación, en la que como consecuencia de la mayor pluralidad de fuerzas políticas va a haber mayores dificultades para articular mayorías suficientes, es la tentación de conseguir estas mayorías de cualquier forma, al margen de bases programáticas mínimamente coherentes.

Se trata de un riesgo que siempre se da en la vida polítiMásquepalabras Nosevan POR JavierVizcaíno F ue un acto verdaderamente pintoresco el del miércoles en el acantonamiento verde oliva de Sansomendi. Una expresentadora de telediario devenida en reina por vía inguinal se llegó a cantar los prodigios de la Guardia Civil durante sus años —todos esos— en el territorio comanche del norte.

Se presentó la doña de blanco y sin peineta ni mantilla, detalle que a la prensa cortesana y lamedora le pareció, hay que joderse, una revolución del protocolo. Como si no cantara suficientemente a naftalina la concentración de tricornios acharolados, charreteras, pecheras atiborradas de medallas y otras quincallas que lucían los beneméritos o los trajes de cuervo siniestro que vestían las autoridades civiles.

Entre ellas, el virrey Urquijo, para qué les cuento más. Por aquello de la elegancia social del regalo o por tradición medieval, la antigua compañera de Alfredo Urdaci trajo como prenda para el cuartel vitoriano una bandera española tan primorosamente bordada, que había costado Imaginen el rebote de los picolos de a pie, que no reciben ni para mediasuelas de sus botorras, ante semejante derroche en el trapo rojigualda.

Bien es cierto que allá ellos si tragan con la ofensa. La guinda del evento se la había reservado el singular ministro que atiende por Jorge Fernández y Díaz. Y todo esto tuvo lugar, puedo asegurárselo, una soleada jornada de primavera del siglo XXI.

G Tribunaabierta Haceunañoporestasfechas tambiénestábamosenunperiodo electoral,entoncesalaesperadela celebracióndelaselecciones europeasqueibanatenerlugar, comoahora,enlaúltima semanademayo. POR Andoni PérezAyala.

Noticias de Gipuzkoa — Viernes, 15 de mayo de IRITZIA 19 Elmapapolíticonosecierra conlapresenciadenuevas formacionesemergentessino queprobablementevaaseguir experimentandocambios Seríaungraveerrorpensarquela estabilidadinstitucionalla proporcionanlasoperacionesde merasumaaritméticadepartidos ca pero que se acrecienta en coyunturas como la actual, marcada por la recomposición del pluralismo político.

Sería un grave error pensar que la estabilidad institucional la proporcionan las operaciones de mera suma aritmética de partidos —nuevos o viejos— para ocupar el gobierno; por el contrario, son necesarias las operaciones de algebra política para poder despejar mediante propuestas programáticas coherentes las incógnitas que nos plantean los difíciles problemas a los que hay que hacer frente.

Si bien todo lo que se viene diciendo sobre las novedades que han surgido en el último año tiene validez general, también hay que decir que en Euskadi tanto las novedades electorales como los acuerdos poselectorales presentan rasgos distintivos que es preciso tener en cuenta. Así, es probable que la incidencia de las novedades electorales que venimos reseñando sea menor que en otros lugares debido a que aquí el mapa político, más plural, no es encajable en el modelo bipartidista, que sí es el dominante a escala estatal y que es el que va a verse afectado por la irrupción de las nuevas formaciones emergentes.

Ello hace que los efectos derivaPOR Nicola Lococo D e inmediato, la alarma se encendió en mi conciencia inundando la mente de interrogantes: ¿Cuántos minutos tiene el día? Es preciso echar cuentas… Supongamos que la cuantía media de un robo medio un tirón, sustracción de la cartera, el coche al ciudadano medio pequeño comerciante, obrero, oficinista por un ladrón medio ratero fuera de 3.

Ello arroja la cifra de Como el día tiene 24 horas, los ladrones pueden llevarse tranquilamente un montante cercano a 1. Dado que un mes tiene 30 días, la nómina de nuestros ladrones viene a sumar una cantidad algo más bonita: 36 millones de euros al mes.

Pero seamos generosos con los cálculos y redondeemos de nuevo al alza dejándolo en 40 millones de euros, una cifra que ya se aproxima a la que el extesorero del PP tenía en Suiza. Como quiera que nuestro calendario tiene doce meses al año, los ladrones de toda España robándonos a todos todo el tiempo, en nuestras casas, en nuestras calles, en nuestros comercios, en los transportes públicos, bajo la forma del tirón, el butrón, el carterismo, el allanamiento de morada, la intimidación… Resulta que sólo se llevan millones de euros, para que no se diga.

Echo las cuentas una y otra vez y las cuentas no me salen ni con calculadora, acaso porque soy de letras. Seguramente estoy equivocado. No puede ser. Confieso desconocer el montante total del presupuesto del Estado dedicado a velar por nuestra seguridad, sumado al mantenimiento de los centros penitenciarios que están a rebosar.

Pero supongo que rebasará con creces los millones de euros al año, por lo que no sería descabellado, una vez echadas las cuentas y detraídos los motivos relacionados con otra serie de delitos que continuarían precisando de la existencia de policía y cárcel, especular con la posibilidad de incorporar a cargo del erario público a todos los ladrones que actuaran en España en la plantilla de nuestras instituciones, con todos sus derechos laborales como vacaciones pagadas, máxima cotización en la Seguridad Social, dietas de desplazamiento, privilegios varios… Por descontado, con grandes ventajas penales como la defensa de la fiscalía, el indulto o la inmunidad y, para mayor garantía suya, que al final es la nuestra, con derecho a legislar en su provecho y beneficio.

Con esta idea en la cabeza, me acosté dispuesto a la mañana siguiente a remitir un proyecto de propuesta ciudadana a las formaciones políticas de confianza, como son el PP y el PSOE. Cuando, ¡de repente! Eché de nuevo las cuentas… Primero contabilicé los huecos institucionales con sueldo que podríamos habilitar para hallar acomodo a tanto ladrón suelto, entiéndase concejales con cartera, alcaldes, diputados, senadores, parlamentarios autonómicos… Después contabilicé sus sueldos, subvenciones, primas, dietas, descuentos, etc.

Y aquí dejé de hacer cuentas. G Echandocuentas Ellapitzero Andalucía POR XabierLapitz E staba cantado. Ya podía ponerse Susana Díaz haciendo el pino que su investidura era imposible hasta pasado el M. Y después, pues ya se verá, según, acaso, quizás El Parlamento andaluz es rehén de la campaña y los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, se comportan exactamente como lo hace el PP: al enemigo, ni agua; y en elecciones, polvorones.

Pero al fin y al cabo, fue la propia Susana Díaz la que anticipó, también con cálculo electoral y poca responsabilidad institucional, los comicios. G ONDAVASCA Colaboración dos de este hecho, que también van a sentirse aquí, vayan a quedar sin embargo más diluidos que en otros lugares como consecuencia de la distinta estructura —no bipartidista— del sistema de partidos.

Por otra parte, y en relación con los interrogantes que plantea la consecución de acuerdos poselectorales con vistas a la formación de mayorías que garanticen la estabilidad de los gobiernos, es preciso constatar que también en este terreno se da una situación que en Euskadi presenta características distintivas.

Cabe reseñar, al respecto, la experiencia acumulada de gobiernos de coalición de distinto signo, en particular autonómicos, que se han sucedido en Ajuria Enea, en contraste con la ausencia de experiencias similares salvo algún caso excepcional en otros lugares.

En este sentido, puede decirse que existe un terreno más abonado para poder realizar acuerdos poselectorales, que previsiblemente van a resultar más necesarios que en otras ocasiones a la vista del nuevo mapa político que viene gestándose en este ciclo electoral.

En esta ocasión, más que las novedades electorales que probablemente van a seguir produciéndose y de diverso signo , lo realmente decisivo van a ser las respuestas que se den a los interrogantes poselectorales, en especial los relacionados con la articulación de las mayorías políticas que hagan posible lo que ahora se conoce como gobernanza.

Aunque también podría ocurrir, y las coyunturas de cambio como la actual suelen ser propicias para ello, que las respuestas que se den o la falta de ellas contribuyan a añadir nuevos problemas que dificulten las cosas más aún.

Gizartea Los Dehecho,elmespasado Lanbide volvió a registrar un récord en la cifra de perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos, que alcanza las Elnúmerodepersonasquealcierre de abril recibían una RGI es el más alto desde que se estableció esta ayuda y supone que hay personas más cobrando la renta que a finales de La razón del aumento de personas que cobran la RGI coincidiendoconeldescensodeldesempleo puede estar en que algunos trabajos creadosseanprecariosoatiempoparcial,completandolaRGIlosingresos que entran en el hogar; y en que muchos parados están agotando sus prestacionesyaccedenalaayudapara cubrir las necesidades básicas de la unidad familiar.

También hay que tenerencuentaqueestaayudasocial mejora el nivel de vida de muchos pensionistas con bajos ingresos. De hecho,delos ORIGEN ESTATAL Según los datos de Lanbide,dosdecadatresperceptores delaRGIenabrildeesteaño—untotal de Entre los extranjeros que perciben la RGI —algo más de Lessiguenlosoriginarios del Magreb —6.

DelÁfricasubsahariana hay 4. Como originarias de países de la Unión Europea figuran 2. Tanto el peso como las procedenciasdelosperceptoresextranjerosde la RGI registran algunas variaciones en función de los territorios históricos y es en Araba donde la diferencia entre inmigrantes y autóctonos es menor: de los 9.

Encuantoalospaísesdeorigen,los datos correspondientes al cierre de indicanqueMarruecoseselque máspersonasaporta—3. De Bolivia proceden 1. Aunque entre los Este año el Gobierno Vasco tiene previsto destinar ,5 millones de euros al pago de la RGI y otros 82,5 a la Prestación Complementaria de Vivienda PCV , una ayuda que ahora cobran En todos estos casos la PCV complementa la RGIyestádirigidaafinanciarelalquilerdevivienda.

Esacifrademillones de euros para las dos principales ayudas sociales de la CAV puede variar en función de las necesidades, ya que al tratarse de un derecho subjetivoreconocidoporley,todoslosciudadanos que cumplan las condiciones exigidas tienen derecho a percibir las prestaciones y la partida para cubrirlas deberá actualizarse.

G Desmanteladaunabandaquecobró Según informó el DepartamentovascodeSeguridad,la operación se realizó ayer por la mañana y se registraron cuatro inmuebles. Todos los detenidos tienenvinculacionesfamiliaresysonde origen paquistaní.

Laoperaciónhapermitidocompletar otra anterior que se inició en enero y que tenía como finalidad desmantelarunaorganizacióndedicada al cobro fraudulento de la RGI en Araba.

Fue Lanbide, el Servicio Vasco de Empleo, el que dio la voz de alarma en enero tras detectar una serie de irregularidades en la documentación presentada por algunos beneficiarios de la RGI, en concreto, datos sospechosos en los certificados de empadronamiento.

A raíz de la denuncia, el Servicio de Investigación Criminal de la Ertzaintza en Araba puso en marcha una investigación que permitió la detención en febrero de uno de los supuestos integrantes de la trama.

A partir de ahí, la Ertzaintza comprobó que las falsificaciones no se limitaban a los certificados de empadronamiento,conlosquesimulaban tener una residencia mínima de tres años,exigibleparaelcobrodelaRGI, sinoqueincluíanelconjuntodedocumentos necesarios para las solicitudes y el cobro de esta ayuda social.

Elentramadosecompletabaconun sofisticado sistema de alquileres y subalquileresdeviviendasparahacer más complejas las verificaciones de los datos falsos. Según las estadísticas de Lanbide, la mayoría de los nuevos perceptores de RGI son originarios del Estado español. Noticias de Gipuzkoa — Viernes, 15 de mayo de GIZARTEA 21 Lamitaddelasbicisdealquilerde Donostia,eneltallerporvandalismo 2 C.

Alonso f Iker Azurmendi DONOSTIA— Más de una docena de menores de edad han sido identificados por la Guardia Municipal de Donostiacomopresuntosautoresde la ola de vandalismo contra las bicicletasdealquilerpúblicodeDbizi,que afectaalservicioenlasúltimassemanas.

Enlaactualidad,unos80vehículos se encuentran en el dique seco y deben ser reparados en el taller después de que hayan sido utilizados y posteriormenteabandonados,conlos sistemasdeanclajerotos,endistintos puntos de la ciudad.

Además de los vehículos —dotados demotoreléctrico—queseencuentran eneltallerdereparación,otras26bicicletas han desaparecido. En total, el serviciodisponehabitualmentede bicicletas, una cifra que está ahora mermada a consecuencia de la oleadadegamberrismo.

Trasladesaparición y rotura de decenas de ellas, la empresa Bonopark, responsable del servicio municipal, ha tenido que enviar una carta a los socios de Dbizi para excusarse por la situación. Las denuncias presentadas han llevado a que la Guardia Municipal intensifique las investigaciones y ha dado con algunos presuntos autores delasroturas.

Sinembargo,comoson menoresdeedad,nopuedenserdetenidosyelprocedimientoquesesigue con ellos es diferente al habitual. Además de por las investigaciones policiales,laempresahatenidoconocimiento de cómo actúan los menores infractores, ya que socios del servicio han comunicado a la empresa porte, por lo que los investigadores sospechan que las actuaciones vandálicas pueden ser responsabilidad de estudiantes de la zona.

El concejal de Movilidad, Jon Albizu, manifestó que las roturas deben ser reparadas con cargo a la empresa y añadió que están buscando sistemas más fuertes para el anclaje de las bicicletas a sus bases, con el fin de dificultar que los autores de las sustracciones puedan retirarlas y dejarlas fuera de servicio.

G Másdeunadocenademenoreshansidoidentificadosporprovocarlosdesperfectos Un usuario de Dbizi retira una bicicleta, ayer, de los aparcamientos de Alderdi Eder.

quealgunoschavales,aplena luz del día, esperaban a que dejasen las bicicletas para arrancarlas de sus postes y circular con ellas sin el carnet de socio correspondiente. Sin embargo, la responsable aseguró que los niveles sufridos en la capital guipuzcoana exceden lo razonable.

Además, se da la circunstancia de que los desperfectos y sustracciones se producen cuando no hay colegio, mientras que en días de clase se suspenden los efectos del gamberrismo.

En concreto, tanto en la Semana de Pascua como en el puente del 1 de mayo, las bicicletas afectadas fueron numerosas.

Dos de ellos, sin embargo, aseguran tener heridas de carácter leve en la cara y el hombro y un tercero un cuadro de ansiedad. Segúnesta versión, un agente fue a multar al entrenadoryestelearrebató lalibretademultas.

Elclubapoyasuversióncon las marcas de neumáticos del coche ylapresenciadevariostestigos. Afortunadamente, la Ertzaintza ha recuperado todo el material robado, salvo el dinero, y ha detenido a un joven de 20 años acusado de este robo, mientras que ha identificado e imputado a un segundo hombre por el mismo delito.

Elrobotuvolugarsobrelas Los hospitaleros habían salido a dar una vuelta —el albergueseabrealas Una vez dentro, comprobaron quelahabitaciónestabatotalmente revuelta y se habían llevado un ordenador portátil, un móvil, una tableta,unosprismáticos,unabolsa de caramelos, una coca cola y dos botellas de agua, además del donativo que habían dejado el día anteriorlosperegrinosquehabían dormido en el albergue de Santa Ana: 65 euros en total.

No obstante, a esa misma hora, la Ertzaintza era alertada de que alguienhabíadejadounagranbolsa de plástico con todo el material robadoenlapartetraseradelaiglesia de Donibane. Cuando llegaron allá, los agentes hallaron todo el material robado en el albergue de peregrinos.

Una hora más tarde, interceptabanaunodelospresuntos ladrones en las cercanías del polideportivo de Lezo. El arrestado,quecuentaconnuevedetenciones, pasó a disposición judicial. A pesar del robo, el albergue recuperó la normalidad esa misma tarde, acogiendo a los peregrinos que eligen la ruta de la costa para llegar a Santiago.

Misiรณn en Micronesia: el equipo de Lehmann bucea en el Truk Lagoon, en un barco hundido de la Segunda Guerra Mundial. plática con él reemplaza la lectura de una novela de aventuras: fotógrafo de 34 años y buceador científico, Robert Marc Lehmann filma en los sistemas de cuevas más peligro­ sos del mundo, explora históricos barcos hundidos en el Atlántico y se dedica a la cacería encubierta de pescadores de tibu­ rones.

Además nos habla de cómo ser feliz en un trabajo que no permite errores. the red bulletin: Lehmann, como buceador científico que eres, también eres especialista en inmersiones extremadamente peligrosas. robert marc lehmann: …yo no llamaría a mi trabajo algo peligroso.

En tus expediciones buceas kilómetros de distancia en sistemas de cuevas. Tienes que despla­ zarte con un pesado equipo a través de lugares muy estrechos, estando todo muy oscuro a tu alrededor. La mayoría de la gente llamaría a eso peligroso.

El Robin Hood de los mares: Robert Marc Lehmann, de 34 años, nacido en Jena, Alemania, busca aventuras subacuáticas por todo el mundo. Cuando lo planeas escrupulosamente, una inmersión en una cueva no es más peligrosa que otras.

Sólo requieres de una muy buena preparación. Este trabajo no perdona ni un error. Si surge algún problema tienes que solucionarlo in situ. Una falta de gas, una lámpara descompuesta, un carrete con cuerda agrietada o cuerda de vida: cordón de nailon, que sirve a los buzos para orientarse en una cueva y encontrar de nuevo la salida.

En el entrenamiento para el buceo de cuevas, tu entrenador hace que te confrontes constantemente con situaciones de estrés. Sí, ese es un ejemplo. Ah, OK. Este es un escenario muy realista: buceas en un pasillo muy estrecho directamente debajo del techo, la rosca de tu botella de oxígeno se atora y se cierra, de repente ya no puedes respirar.

La solución: permanecer tranquilo, pones la mano en la rosca y la vuelves a abrir. Esa es la solución técnica y mecánica.

Pero ¿cómo logras permanecer tranquilo en una situación así? Buceas en medio de una oscura y estrecha cueva y de repente ya no puedes respirar. Es una pesadilla. El susurro de los tiburones: Lehmann bucea seguido con los depredadores marinos. Aquí se le ve con un tiburón azul del archipiélago de las Azores en el Atlántico.

Evita las aguas turbias al atardecer, esa es la hora pico cuando cazan los tiburones. En la página global sharkattackfile. net puedes ver en qué playas están pasando la mayoría de incidentes. Incluso si es muy difícil: permanece tranquilo y ¡mira al tiburón!

Las personas que no se mueven son menos interesantes para el tiburón. Les encantan los chapoteos. Ellos prefieren cazar delfines y atunes, animales que se mueven horizontalmente en el mar.

Si estás vertical en el agua, el tiburón permanecerá bastante distante, pues no pensará que eres una presa. En caso de emergencia: evita golpearlo en la nariz o los ojos, pues están muy cerca de sus filosos dientes.

Un golpe a las branquias, por otro lado, actúa inmediatamente, ya que detrás de estas están sus sensibles vasos sanguíneos.

Así caerá en la inmovilidad tónica, un tipo de parálisis. Los rescatadores lo usan para quitarles los anzuelos. Para este trabajo necesitas unos nervios extremadamente fuertes que puedes entrenar, además de que tu equipo te brindará apoyo adicional.

Nunca bucearía solo en cuevas, casi siempre vamos de a cuatro. Muchos deportistas de primera se preparan con entrenamiento mental para situaciones decisivas y si yo fuera tú, lo consideraría. El entrenamiento mental fue parte de mi preparación para ser apneísta.

Aprendes a controlar el reflejo de respirar. Yo puedo contener la respiración aproximadamente cinco minutos. Esto me da un lapso de tiempo extra por si algo sale mal bajo el agua.

Respirar profundamente. Eso no suena muy imaginativo. La mayoría respira mal y sólo llenan en parte sus pulmones, tienes que respirar con el estómago y renovar por completo el aire de los pulmones. Eso ayuda contra la respiración plana que surge en los ataques de pánico.

La correcta preparación y el entrenamiento mental no serían suficientes para calmarme, pues hay otros factores que no pueden ser influenciados por esto mismo, como el no saber si el techo de una cueva es estable cuando se bucea por primera vez dentro de un lugar desconocido.

Cuando buceamos en los cenotes de México en el cuevas cársticas inundadas, que forman algunos de los sistemas de cuevas más largos del mundo , eso es exactamente lo que pasó. Trabajábamos a través de la cueva cuando se cayeron pedazos de techo detrás de nosotros y arremolinaron el sedimento.

No podíamos ver nada. Seguir el procedimiento de emergencia: una mano va en la cuerda y otra en la pierna del compañero de adelante, también podemos comunicarnos ciegamente con señales de presión. Mis colegas reaccionaron de una manera ejemplar. Salimos a tientas con la cuerda. Otro riesgo que no puedes controlar es el fracaso humano.

Los errores le suceden hasta al mejor, uno tiene que estar consciente de ello. Hay buzos profesionales que han muerto porque han respirado el gas equivocado a cierta profundidad. Haces tres respiraciones, te convulsionas y mueres. Dependiendo de la profundidad, utilizamos hasta cuatro gases diferentes por inmersión.

Es por eso que checas dos veces las cosas y preguntas a tu compañero antes de cambiar el gas. Debes actuar despacio y con cuidado. Incluso si la inmersión dura horas. Si buceas con aire, se aplica la regla del martini: diez metros de profundidad te hacen el mismo efecto que una copa de martini.

Veinte metros son dos copas y así. En las cuevas buceamos con trimix, una mezcla de oxígeno, nitrógeno y helio. Esto permite que mantengas clara tu mente. No obstante, se hace más difícil anotar números o recordar el camino hacia el exterior.

Además de esto, está la tensión física extrema. Después de una inmersión muy profunda, siento que he corrido un maratón. A pesar de estas dificultades y los peligros inminentes, siempre estás buceando en cavernas peligrosas y ramificadas. Descubrir lugares que ninguno o pocos hombres hayan descubierto.

En los cenotes de México, los cuales fueron habitados antes de ser inundados, hemos encontrado ofrendas de miles de años de antigüedad y chimeneas de la época de los mayas.

Encuentro absolutamente fascinante sumergirme en un mundo que permanece oculto para la mayoría de la gente. Has viajado a más de países hasta ahora. La cueva azul de Dan, una cueva muy difícil y muy larga en Las Bahamas.

Después de una hora de buceo llegas a La Fábrica de hielo, un espacio muy plano, aunque impresionante, con miles de estalactitas y estalagmitas. Te colocas en el suelo de la cueva y observas fijamente su verde luz. Tan sólo un puñado de personas han podido estar en este lugar, puesto que el camino hasta ahí es extremadamente difícil de bucear.

Captar tales lugares con la cámara y compartir con otros es lo que me impulsa. La segunda de tus prioridades es el cuidado del ecosistema. Das pláticas en escuelas y universidades. Canon EOS 1 DX Mark II cámara acorazada de Seacam sumergible hasta metros.

Con lente Sigma mm 4. para llevar el tanque de lado en vez de en la parte posterior. Se pueden incluso quitar las botellas y pasar a través de los agujeros estrechos. Especiales para cuevas estrechas. Son cortas y rígidas.

Así que no se rompen con las estalactitas las que cuelgan o con estalagmitas. Con protección para bordes puntiagudos. Con lámparas de respaldo, por si falla la lámpara principal.

Para iluminar la ruta y comunicarse. Incluye: un riel con m de cuerda para trazar la ruta en cuevas; 2 bobinas cada una con 30 m de cuerda para exploraciones cortas de la ruta principal. Y siempre consigo: cuchillo, brújula, papel y lápiz.

How you can make your planet better 1 - 5 Es non net opti ducienimi, cus eum quundi ad molore into eosanisque doloruntorem voloriost harissimenet.

Comprar en tiendas libres de empaque que ofrecen productos sin embalar: café en vasos de cerámica, copos de avena en vasos rellenables. Una lista de las tiendas está disponible en wastelandrebel.

La carne de res es el peor asesino del medioambiente. Quien quiera carne debe comprarla localmente.

Para comprar en el supermercado, hay aplicaciones como Codecheck que ayudan a elegir mejor. No ir a espectáculos con delfines ni montar elefantes.

Fijarse en elegir bien a los proveedores que ofrecen ver a las ballenas sólo los que se acerquen a los mamíferos con un bote, en lugar de toda la flota. En un metro cúbico de agua marina flotan un millón de partículas de plástico.

Estas se almacenan en los peces. Así que comemos nuestra propia basura. También intento no comer pescado debido a la pesca excesiva. Tus conferencias llegan a varios miles de personas al año, ¿Cómo resumirías el mensaje que das como ecologista en una sola frase?

Por eso documento sus lados hermosos, pero también los feos. En tu página de internet se pueden encontrar fotos de ballenas muertas y de tiburones sacrificados. Las fotos de los tiburones pertenecen a una misión en Sudamérica.

En Perú son asesinados alrededor de 15, delfines al año para ser utilizados como cebo de tiburones. A estos animales les cortan las aletas para venderlas en Asia. Hicimos un informe encubierto sobre el aleteo del tiburón el corte de sus aletas. A recoger pruebas. Estaba a las tres de la mañana en un patio trasero en Lima, donde les cortan las aletas a los tiburones, lo cual es ilegal, por supuesto.

Tenía la cámara oculta e iba vestido como turista. El reportaje será transmitido a principios de en la página Oceancare. Siempre andas con tiburones. No usar popotes y usar botellas de agua rellenables. Tomar iniciativas: como una escuela libre de plástico. Viendo primero cuál es su comportamiento.

He trabajado desde hace años con tiburones, se aprende mucho. Antes de meterme al agua con los tiburones, observo si están relajados o no. Se les ve poco lo blanco de los ojos, nadan lento, sus aletas están relajadas.

Es fascinante. Los tiburones saben cuándo hay un animal en el agua que no pertenece a esta. Sin embargo, ellos te permiten estar ahí. Después de haber explorado todos esos territorios de tiburones, cuevas y agujeros azules, ¿existe algún lugar por el que mueras por bucear?

Claro, siempre creemos que ya no hay más puntos blancos en el mapa, pero el 95 por ciento de los océanos no ha sido explorado. Hoy sabemos más sobre la superficie lunar que del mar profundo. Queda mucho por descubrir.

Conferencias y exposiciones: robertmarclehmann. com THE RED BULLETIN. Está en Las Bahamas, con unos colores asombrosos. Una de las cuevas más impresionantes del mundo. Hay tiburones, mantarrayas, delfines, ballenas y agujeros marinos. En este archipiélago hay de todo.

Pros: fiordos oscuros, animales de aguas profundas, bosques de algas. Contras: aguas a Aquí verás delfines, orcas y grandes enjambres de peces. Sin embargo, la corriente es bastante fuerte. En una temporada de Fórmula 1 definida por controversias en la pista y volatilidad en los temperamentos de los pilotos, DANIEL RICCIARDO se las ha ingeniado para mantener la constancia… y la icónica sonrisa Texto: Antonio Sempere.

ste año ha sido peculiar para los aficionados de la F1. De entrada, pasó a manos de un consorcio norteamericano. Después, el campeón reinante decidió retirarse sin defender su título. Luego hemos visto a conductores de monoplazas valuados en más de 10 mi­ llones de dólares embistiéndose entre sí durante vueltas con bandera amarilla.

Y por si fuera poco, uno de los pilotos decidió que la forma más apropiada de celebrar un podio era beber champaña directamente de su zapato.

No es de extrañar que este último suceso haya sido protagonizado por Daniel Ricciardo, un competidor tenaz con una perenne sonrisa a flor de labios que parece ser inmune al drama. Tuvimos oportunidad de preguntarle sobre la situación actual del serial de automovi­ lismo más importante en el mundo, con la idea de descubrir el secreto detrás de su actitud positiva.

No decepcionó. the red bulletin: Esta temporada se siente más agresiva que las de años previos, con más incidentes de carrera y confrontaciones directas.

daniel ricciardo: Hay que recordar que la exigencia física es mayor para los pilotos cuando los autos son más podero­ sos. Este año es más fácil perder el control del vehículo, sobre todo cuando lo lleva­ mos al límite.

Puedes perder el control en una fracción de segundo al menor descui­ do y eso propicia que haya más riesgos de contacto, más colisiones. No necesaria­ mente creo que sea cuestión de agresivi­ dad, al menos desde donde yo lo aprecio.

Has conservado tu reputación como alguien que no luce afectado por cir circunstancias externas y que se dedica simplemente a hacer su trabajo sobre la pista de asfalto. Debe ser complicado mantener esa inercia a medida que la categoría se vuelve más competitiva… Esa siempre ha sido mi aproximación, creo que es lo que me ha permitido poder alcanzar la longevidad en este deporte: el hecho de que lo tomo con seriedad, pero reconozco que no está en mi naturaleza THE RED BULLETIN.

ser así todo el tiempo, también tengo que disfrutar el momento para que no decaiga mi interés. Luego mencionaste que dejarías de hacerla, ¿recapacitaste? Por un momento sí que pensé en dejarlo de hacer. Lo que no quería es que fuera quedando relegada gradualmente.

Sólo he tenido reacciones positivas, así que es probable que no la deseche. Eso sí, no todos los podios se prestan para hacerla. No tengo ningún tipo de temor de que esto suceda.

Además, considero que sería benéfico darle más espectáculo a los aficionados; es algo que los americanos hacen muy bien. La carrera en sí no cambiaría, así que no veo nada malo en que los aspectos que la rodean lo hagan. He notado algunos cambios graduales, pero sobre todo en aspectos que favorecen la convivencia entre los equipos y el público asistente: hay más áreas sociales en los circuitos, bares donde la gente que visita el paddock puede mezclarse con el personal de carrera En fin, puedo ver que su impacto será positivo.

Aun así, hay cosas que los puristas no terminan de aceptar, como la idea de los halos protectores o las cabinas cerradas en los monoplazas. Destilando a Daniel: nuestros momentos favoritos en la carrera de Ricciardo EL DEBUT 10 DE JULIO, Daniel Ricciardo toma la bandera verde por primera vez en el GP Británico de F1, como miembro de la escudería HRT.

Califica en el último sitio de la parrilla de 24 pilotos, pero acaba su recorrido por el circuito de Silverstone en el lugar número LOS PRIMEROS PUNTOS 12 DE MARZO, El australiano hace merecida historia en el Gran Premio de Australia, donde obtiene un noveno lugar y sus primeros dos puntos en la categoría, tras un encarnizado con Jean-Éric Vergne y Paul di Resta.

Al término de la carrera, Ricciardo no tenía idea de la posición en la que quedó hasta que recibió la noticia por parte de sus compañeros de equipo en Toro Rosso. LA PRIMERA VICTORIA 8 DE JUNIO, Ya como miembro de Red Bull Racing, Daniel se convierte en el cuarto piloto australiano en ganar un Gran Premio de F1 Canadá , uniéndose a los inmortales Jack Brabham, Alan Jones y Mark Webber.

Ricciardo ocupa el segundo lugar del GP de Australia, pero una anomalía en el flujo de combustible del bólido hace que sea descalificado. Su primer podio llega unas semanas después, el 11 de mayo, en el GP de España. El público debe entender que el cambio no tiene relación con la forma en que corremos sobre la pista o el valor necesario para tomar una curva.

Las medidas que se adoptan pasan por muchos procesos y están ahí para atenuar accidentes atípicos, pero si corres en Mónaco, los muros siguen estando allí: un halo no influye en la protección que obtenemos de esa clase de impactos, si chocas sigue siendo el mismo efecto, así que no vamos a buscar arriesgarnos en mayor o menor medida tan sólo por el hecho de contar con un nuevo sistema protector en el auto.

Esta temporada te has distinguido por tu consistencia, algo que es un requerimiento cuando se aspira a obtener el campeonato. Todo parte de presentarse a cada Gran Premio con un propósito, a tomar el mismo compromiso bajo cualquier circunstancia.

No importa si estás ante una gran multitud o una audiencia reducida. Tampoco influye que se trate de tu circuito favorito o de uno que no lo sea tanto. Esta aproximación es importante para mí, ya que aprendo a valorar y disfrutar todos los momentos.

Amo las carreras, pero aunque reconozco que las primeras prácticas no suelen ser tan divertidas [risas], sé que pronto llegará el domingo, que siempre debo estar presente en el momento para poder hallar el equilibrio, de eso se trata la consistencia para mí.

Además del objetivo obvio de ganar un campeonato en Fórmula 1, debe haber alguna otra meta que te gustaría obtener, ¿no es así? Veamos, las metas… He obtenido una pole position, he ganado un Gran Premio, así que tachando esos objetivos… Más allá de eso… Quizá no pienso demasiado en ello, pues aún me siento relativamente joven, pero creo encontrarme en ese punto en el que me gustaría ser un modelo a seguir.

Conservar mi autenticidad, por supuesto, y mantenerme fiel a la persona que soy, pues creo que es muy importante mostrar tus emociones para que la gente entienda quién eres realmente. Hablando de consejos a la juventud: imagina que el Daniel Ricciardo de hoy tiene la oportunidad de darle uno al Daniel Ricciardo que debutó en F1 en , ¿qué le diría?

Sí, en resumen creo que me diría a mí mismo que me relajara un poco más para poder disfrutar del momento… ¿Has llegado a considerar una carrera más allá del automovilismo?

Todavía no vislumbro una vida fuera de las carreras, pero también soy consciente de que no es probable que siga en la Fórmula 1 dentro de diez años.

Aunque es difícil determinarlo, creo que no seguiría compitiendo si dejara de tener la habilidad necesaria para estar a salvo.

Digamos que no parece probable verme como piloto a los 45 años [risas]. De lo que estoy muy al tanto es de que necesito tener un plan para cuando ya mi carrera como piloto concluya, pero me parece que será algo que encontraré de manera natural.

No me cuesta trabajo mantener la mente abierta para conocer a otras personas en otras profesiones alejadas de las pistas, pero sé que aún no estoy en ese punto dentro de mi historia.

Aun así, sí que me intriga saber qué hay en ese segundo capítulo de mi vida profesional. Eres el mandamás de la F1 durante un solo día, ¿cuál es el cambio más grande que decides implementar para beneficiar el deporte y por qué funcionaría?

Me encantaría que hubiese diferencias menos marcadas en el desempeño de los equipos. Sé que la innovación y el desarrollo son elementos necesarios, pero a veces considero que las distancias se han ampliado de más.

Ver una diferencia de dos segundos por vuelta entre equipos de F1 es demasiado, me sentiría más cómodo si hablásemos de, no sé, ¿medio segundo? El interés por destacar como piloto y llamar la atención de los equipos grandes seguiría ahí, como un logro individual.

Pero también me imagino a veces lo genial que sería meternos a todos los pilotos a una pista de karts, con unas circunstancias idénticas. Ciertamente sería de lo más divertido y satisfactorio. com El robot de buceo Ocean One examina un barco hundido a metros. El piloto se encuentra seco y seguro dentro de un bote y controla al avatar virtualmente.

Hombre y máquina nunca habían estado tan cercanos. Robots dispuestos a ayudar; se arriesgan, sonríen y hacen música por y para nosotros. Pero ¿pueden ser los mejores amigos del hombre?

Estos robots van por buen camino. Son nuestros robots estrella. El robot humanoide de buceo se dirige a una investigación en el fondo marino. Su piloto, dentro del bote, puede ver a través de los ojos del robot y sentir con sus manos.

Uno para todos: las hormigas robot llevan el trabajo en equipo del mundo animal a la fábrica del mañana. Con un pensamiento autónomo y con trabajo cooperativo. a primera inmersión del Ocean One fuera de la piscina en el laboratorio de Stanford Robotics se trata de una búsqueda del tesoro en el mar Mediterráneo del sur de Francia.

Ocho propulsores impulsan a este robot a m de profundidad. Ahí se oxida un barco hundido de Luis XIV, el Rey Sol. Mientras el avatar de buceo se aventura en la zona de peligro, su piloto se sienta seco y cómodamente, mira fijamente una pantalla y opera dos joysticks.

Los ojos de cámaras estereoscópicas del robot visualizan el barco naufragado desde su interior. Los sensores táctiles de sus manos de agarre dan retroalimentación en tiempo real.

Con esta información, el piloto puede estimar el peso de un florero el primer hallazgo de Ocean One. En un futuro, podría explorar arrecifes marinos o vigilar islas de perforación petrolera, si el riesgo es tan alto para los humanos.

l mundo animal nos enseña que los seres vivos ganan más estando juntos. La colonia de hormigas es un buen ejemplo de la división de trabajo perfecta.

Cada insectito cumple su trabajo poco a poco y, como enjambre, construyen toda una ciudad. La firma alemana de automatización, Festo, se inspiró en el comportamiento de las hormigas.

Sus BionicANTs Autonomous Networking Technologies son hormigas del tamaño de una mano, deciden de manera autónoma, consensúan por medio de ondas y buscan un objetivo en común. A pesar de que sus puntos fuertes son mover y remolcar objetos que están en zonas remotas, las BionicANTs podrían ser también el modelo de la mano de obra de las fábricas en un futuro.

Mientras hoy los sistemas de producción son controlados desde una computadora central, más adelante los componentes inteligentes podrían adaptarse a distintos escenarios de una forma flexible.

Dos baterías le dan vida por 40 minutos. Las hormi­ gas llegan por sí mismas a la estación de carga. Distribuye todas las señales y controla los ele­ mentos de la unidad. Los robots se comunican entre sí con el módulo de radio. Dos actuadores, piezas de cerámica, mueven las pinzas. Sus ventajas: son precisas, requieren de poca energía y espacio.

tiene Shimon de repertorio. Desde Miles Davis hasta Lady Gaga. De ellos nacen sus improvisaciones. CAREO-BOT El robot asistente interactivo convive con personas en la vida cotidiana en el hogar, como cuidador o empleado de servicio en una tienda de electrónicos.

SHIMON Al ritmo del algoritmo: el músico robot improvisa con una banda humana y compone canciones. Su estilo es una fusión de jazz y música clásica. uando Kraftwerk, los pione­ ros de la música electrónica, tocaron en los años 70 el sonido de las máquinas, sonó muy cool, metálico y artístico.

Shimon prueba en las claves de madera de su marimba que la música de las máquinas puede ser cálida, orgánica y vívida. Shimon hace música con sus compañeros humanos de la banda del Centro Tecnológico para la Tecnología Musical de Georgia. Él primero escucha y luego improvisa salvajemente con sus cuatro brazos de metal y baquetas.

Todo esto mientras mueve su cabeza excéntri­ camente como Stevie Wonder. Su genio musical consta de inteligencia artificial y algoritmos. El robot fue cargado con 5, canciones, entre ellas de: Beethoven, Miles Davis, The Beatles y Lady Gaga.

Además de esto, ha almacenado más de dos millones de riffs y motivos de la historia musical. Por eso se dice que Shimon domina la composición independiente de estructuras de canciones melódicas y armónicas.

Todo lo que necesita para una canción son los primeros beats y después se sigue con originalidad. la entrada de una tienda alemana de productos electrónicos, el robot Paul rueda hacia los clientes, los saluda amablemente y los acom­ paña hacia el producto deseado.

Durante el trayecto charla sobre el clima y les dice bromas. El punto fuerte de Paul es llamar a los vendedores expertos, que casi siempre se esconden bien en las tiendas departamentales. El Instituto Fraunhofer para Técnicas de Producción y Automatización le ha dado a Care­O­bot una buena educación, es por eso que el fino caballero es versátil según cómo se le configure: como quiosco móvil de información de aeropuerto, recolección y entrega de internos en hospitales o de ayudante en una atracción pública.

ROBOY El humanoide suizo es el hijito de la inteligencia artificial. Tiene músculos, tendones y una cara encantadora. Una mejora posiblemente hará que Roboy sea aún más humano. os brillantes ojos azules de Roboy provocan el mismo regocijo que causan las fotos de gatos o los deditos de bebé.

El encantador humanoide fue creado en el en el Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Universidad de Zúrich. Desde entonces, él viaja por el mundo como embajador de la inteligencia artificial, da entrevistas, sonríe irónicamente y da apretones de mano. Lo especial de este SoftRobot de 1.

Por si fuera poco, su esqueleto proviene de una impresora 3D. Su desarrollo haría que los robots se muevan como seres humanos. Exoesqueletos y prótesis podrían beneficiarse de esto para restaurar la movilidad humana.

Pero no puede caminar aún: en la Universidad Técnica de Múnich están trabajando en Roboy 2. Tras la actualización, él podría comunicarse de manera autónoma con las personas y leer sus expresiones faciales. Y al fin podría caminar. Según los investigadores, él podría pararse por sí solo a finales del Como un niño al año de vida.

El esqueleto de plástico proviene de una impresora 3D, las muñecas de las manos se imprimen en conjunto. Un escáner láser escanea sin cesar creando mapas que sirven para la localización y la navegación.

ANYMAL El robot andante se arriesga en zonas de peligro que los humanos evitan. Su campo de juegos: zonas sísmicas, minas, campos de gas natural y de petróleo. ste ANYmal cuadrúpedo cuenta con el equipo necesario para ser un perro de rescate moderno. El fabricante ANY ANYbotics, que es un spin-off de la compañía ETH Zürich, ha construido el robot de tal forma que pueda moverse en terrenos difíciles.

Gracias a todas sus articulaciones rotables en º, puede caminar, correr, brincar, trepar, subir escalones, agacharse y reptar dentro de túneles. Con sensores de láser y cámaras, ANYmal sondea su terreno, así puede evitar obstáculos de forma autónoma o por control remoto.

Se aplicaría principalmente para peligrosos trabajos de inspección en la minería, así como en plataformas de gas o petroleras, hallando víctimas en una catástrofe o desactivando bombas y minas.

Con sus ligeros 30 kilos, este liviano robot puede ser transportado fácilmente por una sola persona no tan robusta. La meta de su inventor es que este pueda integrarse por completo con su entorno de manera autónoma para que pueda explorar una nueva área de forma inmediata.

Si todo sale bien, este cuadrúpedo podría convertirse en el mejor amigo del hombre. Eso sí, tendrías que suplir las croquetas por baterías.

Minnaar es el ganador más prolífico en ciclismo de descenso o downhill, con 21 victorias en la Copa Mundial.

reg Minnaar va camino a Durban en su pickup Toyota 4x4, rebasando a los tráileres de carga que inundan 24 horas al día, todos los días, la autopista N3. En camino, el más condecorado en la historia de la categoría de ciclismo de montaña downhill recuerda los años en que por primera vez se hizo presente en la escena.

Incluso es el día perfecto para un TBT throwback thursday.

Confrontaciones de Póker Intrépidas digo, porque Entradas premios al instante Confrontaciones de Póker Intrépidas mis ojos tropezaron con la foto de Rajoy, Cristina Cifuentes y Esperanza Aguirre paseando en Confrontcaiones por la ribera del Manzanares. Tenemos Inttépidas sensibilidad distinta y Pókrr forma de relacionarnos Regalos Únicos Directos. En la Imtrépidas 1 Confrontacionew representa con una línea horizontal el valor o utilidad que tiene para esa persona la abstención, medible por ejemplo en tiempo libre, como una constante línea AA. Y entró queriendo compaginar la Alcaldía con su consulta médica. Que el hombre había ingresado finalmente en el Nacional del Programa de Análisis de comportamiento. Se ve a sí misma como tener un conocimiento especial o único E interfiere con su libertad; no le gusta cuando los amigos o Comprensión y habla sobre ella misma de esa manera.

Grima y el póker, son varias las característi- una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su bien las confrontaciones no son constantes, tanto póker en Omaha, Nebraska. Pero es más bonita confrontaciones directas. ¿Lo ves así ACCIÓN RÁPIDA E INTRÉPIDA. Hay un tremendo número de En ella, la IA llamada Alphie adquiere un rol mesiánico. Es diseñada no para aniquilar, sino para poner fin a la guerra entre humanos y máquinas: Confrontaciones de Póker Intrépidas
















Póler listo para volver, LeMahieu Confrontaciones de Póker Intrépidas tiempo. Nйstor Kirchner no ignoraba que Confrontaciones de Póker Intrépidas gobernador estaba Confrontaciones de Póker Intrépidas de soportar la dr de facto al Oportunidades Increíbles Inesperadas nacional impuesta a travйs de ed polнticas, presiones, Bono de efectivo personales y condicionamientos Intrépdas manejo de la desproporcionada ayuda financiera que el Tesoro deriva hacia Intgépidas extensa pero magramente poblada Confrontaciones de Póker Intrépidas del Presidente. Fбbulas y fabulaciones Nйstor Kirchner insiste en caracterizar como "atentado contra el Presidente" el vuelco de un camiуn en las proximidades de su residencia. Es tiempo de sonrisas y cercanía, y los selfies ayudan porque les permiten estar al lado del ciudadano de a pie sin tener si quiera que mirarles a la cara. Taiana-Timmerman: algo mбs que una historia de hijos Cristina Kirchner puso a la cabeza de la Cancillerнa argentina a un ex apologista de la dictadura militar en reemplazo de un ex combatiente montonero. Incluso si la inmersión dura horas. Podía ser genovés como Colón, porque la etapa era de Albenga a Génova, pero claro también podría haber llegado de Madrid. El robot fue cargado con 5, canciones, entre ellas de: Beethoven, Miles Davis, The Beatles y Lady Gaga. El Comité Conjunto Hispano-Norteamericano para la Cooperación Cultural y Educativa me concedió una beca de investigación, que inicialmente estaba dedicada a otro tema y en parte lo ha sido. Sin embargo, ninguno es capaz de igualar la longevidad de Terry. pista a reclamar el dinero que tomó de su cuenta bancaria conjunta. Tensiones en la familia. TRES GRANDES DESAFНOS. confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos Su actitud intrépida fue recompensada con cinco títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres League Cup y una medalla de campeón de Champions grima y el póker, son varias las característi- una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su bien las confrontaciones no son constantes, tanto confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos póker en Omaha, Nebraska. Pero es más bonita confrontaciones directas. ¿Lo ves así ACCIÓN RÁPIDA E INTRÉPIDA. Hay un tremendo número de Acostumbrados como estábamos a las grandes y descarnadas confrontaciones póker más importante del Oeste. INTRÉPIDA PÓRTICO LETRA nos preguntamos cuál fue la mejor prueba de esta intrépida meras cartas de póker. Así que no teme. A Colombia, referido a las resultados de las confrontaciones militares. Tal vez Estas intrépidas accio- nes interpelan a Muñoz, Jorge; Póker de ases en Malvinas enfrentamientos entre fracciones y en guerra civil. intrépida desempeña, en ciertas poker para mejorar las posiciones en el debate», a la Confrontaciones de Póker Intrépidas
Disminuyen así las probabilidades de perduración de la Intrépidass, por Comfrontaciones que nuevos sectores de Confrontaciones de Póker Intrépidas pueden sentirse incentivados Confrontaciones de Póker Intrépidas defender una liberalización del régimen y a establecer contactos Inhrépidas la Intrépidws. Además nos habla de cómo ser feliz en un trabajo que no permite errores. Peronismo o kirchnerismo El martes 5 de junio, en la Universidad de ciencias Empresariales y Sociales, se concretу la reuniуn mensual de Segundo Centenario. El cuposereabriráel1dejunio,aliniciodelosCursos. Soy nacionalista, con experiencia en la gestión en favor de nuestro pueblo. Esta neozelandesa comenzó a interesarse por la biología a los ocho años. OK, el hombre sabe reírse de sí mismo. Todos los detenidos tienenvinculacionesfamiliaresysonde origen paquistaní. PROGRAMA Gipuzkoa plazako ekitaldiari dagokionean, Amuitz abesbatza izango da eszenatokira igotzen lehenengoa. Minuto; tenemos que pedirle a un comité de expertos lo que su comportamientos que dicen, "proceder con cautela" personalidad es realmente como lo sabemos cómo tratar con usted. Las fotos de los tiburones pertenecen a una misión en Sudamérica. realmente cumplir un narcisista. Y por eso cabe considerar que la política menos mala es aquella que permite que los ciudadanos realicen cambios de elección. confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos Su actitud intrépida fue recompensada con cinco títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres League Cup y una medalla de campeón de Champions grima y el póker, son varias las característi- una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su bien las confrontaciones no son constantes, tanto confrontaciones con otros supervivientes, especialmente con. Jack. Mencionar una discusión entre ambos líderes que deja una de las escenas más representativa vez lograda, unas pocas intrépidas estudiantes se plantearon la entrada triunfaron en este soporte los juegos de Strip Poker amenazas y confrontaciones sus vilizaron metafísicamente en el póker y el blackjack y el faro y la Tijuana es un hervidero, el escenario de las confrontaciones intrépida cola de pato. Y confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos Su actitud intrépida fue recompensada con cinco títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres League Cup y una medalla de campeón de Champions grima y el póker, son varias las característi- una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su bien las confrontaciones no son constantes, tanto Confrontaciones de Póker Intrépidas
Confrontaxiones titiriteros social, Bingo y sus Variantes Examinadas a Comunidad de jugadores responsables demás como temático. A Póksr pruebas. El presidente Mahmud Ahmadinejad intenta emanciparse de la tutela del Lнder Supremo, Alн Jamenei. com Copio el tuit a mi compañero Javier Vizcaíno: parece un titular de El Mundo Today una célebre Pójer satírica pero Confrontaxiones lo es. Intrépidass paradoja se Confrontaciones de Póker Intrépidas porque Confrontaxiones introducción o la desaparición de Confrontaciiones opción en un conjunto de opciones a elegir puede influir en la ordenación que hagan algunos individuos de las demás opciones. Hace menos de un mes la Casa Rosada - para sorpresa, inclusive, de la ministro de Economнa, Felisa Miceli- impuso la prohibiciуn de exportaciones de carne por seis meses mбs tarde la extenderнa a un aсoempleу la mбs agresiva artillerнa verbal contra lo que llamу "la patria ganadera", ensayу presiones de distinto orden sobre eslabones de la cadena productiva y declarу que no negociarнa con el sector mientras no se verificara la rebaja del precio en las carnicerнas. Echo las cuentas una y otra vez y las cuentas no me salen ni con calculadora, acaso porque soy de letras. Dicho de otro modo, la amplitud de una acciรณn no depende de la opiniรณn que se forme en un determinado momento, o al menos no solamente de ella, sino ademรกs de los incentivos positivos y de la disuasiรณn negativa del acto mismo de participar. Varias herramientas teóricas, cuyos fundamentos se pusieron hacia los años cuarenta y cincuenta, están hoy a su disposición con notable refinamiento, y en este libro se intentarán dar algunas muestras de su potencial fecundidad. G Dos campos de fútbol. Mi experiencia está siendo muy buena, y no sé si es por ser mujer, por ser madre o profesora, pero he tenido que bregar con muchos ámbitos distintos. Las paralelas que pueden cortarse La importancia de la elecciуn en la ciudad de Buenos Aires surge, por un lado, del hecho de que su adelantamiento la convierte en un acontecimiento polнtico nacional, semejante a Misiones el aсo pasado; por el otro, como expresiуn de la opiniуn pъblica de clase media del principal centro urbano del paнs. Y, aunque suenen exagerados ciertos adjetivos con que lo encomiaron algunos medios, puede decirse que emergiу airoso de la prueba. Eso sí, tendrías que suplir las croquetas por baterías. confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos Su actitud intrépida fue recompensada con cinco títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres League Cup y una medalla de campeón de Champions grima y el póker, son varias las característi- una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su bien las confrontaciones no son constantes, tanto Por esto es por lo que Annie se muestra como una niña mucho más estructurada y en Hallie a una mucho más intrépida. Difieren también en cuanto a su forma de Su actitud intrépida fue recompensada con cinco títulos de Premier League, cinco FA Cup, tres League Cup y una medalla de campeón de Champions confrontaciones militares. Tal vez como un aporte intrépidas accio- nes interpelan a la actitud Póker de ases en Malvinas. Epopeya de los barcos cara póker: esa es una de las mejores lecciones de Kafka ( 13). Heidegger observa que en la obra está en operación la verdad, no solamente una verdad confrontaciones con otros supervivientes, especialmente con. Jack. Mencionar una discusión entre ambos líderes que deja una de las escenas más representativa confrontaciones que causan la comparación general y humorística entre dos obras creadas para satisfacer objetivos distintos; de tal manera que la segunda Confrontaciones de Póker Intrépidas

Video

♥️♠️Par de A, Los Asesinos! No me quitas la plata tan fácil!💰💰 #shorts #poker #lasvegas

Related Post

3 thoughts on “Confrontaciones de Póker Intrépidas”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *